Los lobos: una historia de esperanza

Escrito el 23 junio, 2021
Por
@AleStardustMx

Disponible en: cines.

Dirección: Samuel Kishi.

Guion: Samuel Kishi, Luis Briones y Sofía Gómez Córdova.

Elenco: Martha Reyes Arias, Maximiliano Nájar Márquez y Leonardo Nájar Márquez.

País: México.

Palomómetro:

Más informacion de la peliula: https://www.imdb.com/title/tt9057808/

La migración por falta de oportunidades es un fenómeno que conocemos bien en México, un país de emigrantes. Estados Unidos, quizá por su cercanía o reputación de tierra de las oportunidades, es el receptor más importante de la actualidad, no solo de México sino de todo el mundo.

El cine se ha encargado de acercanos a las historias de aquellos que cruzan la frontera en busca de mejores oportunidades. Son muchas las historias sobre migración – Ya no estoy aquí (2019), Llevate mis amores (2014), Te llevo conmigo (2020) – que casi siempre observan la misma cara: el viaje y los altibajos de encontrarse solo en un lugar que no se siente como hogar. Son pocas las propuestas que regalan una vision optimista.

Optimista es como calificaría a Los lobos de Samuel Khisi, una película que aborda la migración y la maternidad desde otro ángulo. La cinta nos acerca a Lucía (Martha Reyes Arias), una madre soltera que viaja a Estados Unidos acompañada de  sus hijos Max y Leo (Maximiliano y Leonardo Nájar) buscando mejorar su calidad de vida. Esta familia, como muchas otras, emprende el viaje con poco dinero, sin dominar el inglés, y apostando todo por el sueño y la esperanza de vivir mejor.

Mientras sus hijos juegan en el departamento que Lucía acaba de alquilar con los pocos ahorros que lleva consigo, ella sale a trabajar y regresa “cuando el reloj marca las 7”. Así es como Max y Leo identifican los horarios de su madre. Esa es la rutina.

Max y Leo pasan sus días acompañados de las grabaciones que su madre les dejó con lecciones de inglés. Viven con la ilusión de ir a Disney y la misión para cumplir ese sueño es aprender a pedir un boleto. Para ellos todo el día es un juego, dibujan en las paredes y sueñas que son ninjas.

El retrato de Lucía es el de una madre soltera llena de fuerza que no cae en la dramatización. En ningún momento la vemos llorar desconsolada por su situación, tampoco es una madre abnegada y perfecta. Comete errores, necesita un cigarro por las noches o un día encerrada en el baño para dormir. Esa es una de las virtudes de la cinta: su reflejo tan allegado a la realidad. La realidad de dejar a los niños encerrados mientras te vas a trabajar, de no tener con quién dejarlos, de estar en un lugar dónde no conoces a nadie.

Los lobos también da importancia a la manera en que Max y Leo viven esta situación, pues su historia es como la de muchos hijos de madres solteras. Pasan las horas encerrados en busca de diversión, con miedo de que algo o alguien pueda hacerles daño mientras están solos, mirando a los vecinos a través de la ventana y quizá molestándolos porque a veces se requiere una dosis extra de entretenimiento.

Para realizar la cinta, Khisi se basó en sus recuerdos de infancia. Cuando él, su madre y hermano migraron a Estados Unidos, ella se valió de una grabadora con instrucciones y lecciones para hacer más llevadera su ausencía, así ellos la extrañarían menos. Estos recuerdos le aportan más valor a la película.

Los lobos es una ficción, pero una basada en los recuerdos de alguien que se asemejan a las experiencias de otras personas. Mucho ayuda las actuaciones de los pequeños, las cuales resultan naturales, cándidas y llenas de inocencia. El compromiso de Martha Reyes es latente, quien se comprometió tanto con su rol de Lucía que incluso vivió unos meses cuidando de sus coprotaginistas.

Kishi hace uso de elementos de animación que ayudan a que la historia fluya mejor. Es como entrar en la mente de los pequeños y ver las cosas como ellos las ven. La mezcla de lenguajes y el retrato del entorno son otros elementos que aportan realismo al filme. Situada en un barrio de la ciudad de Albuquerque, Nuevo México, aquí la droga y la pobreza son más comunes de lo que uno quisiera.

Conforme la historia avanza, los hermanos entran en contacto con su nuevo entorno, lleno de gente de diferentes nacionalidades, pero con los mismos sueños. Poco a poco, Max, Leo y Lucía encuentran la empatía de sus nuevos vecinos e incluso la comprensión de aquellos que habitan a su alrededor. La manada ha sobrevivido y ha llegado para quedarse.

Con Los lobos queda demostrado que el cine mexicano pasa por un momento increíble. Esta historia se suma al esfuerzo de muchos otros cineastas por realizar cine de calidad, con historias reales que reflejan verdaderamente a su población y aportan una reflexión. No es solo un drama sobre la migración, la cinta da rostro a los números y estadísticas al hablar sobre la resiliencia, la esperanza, la unión, la fuerza y el amor familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.