Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

El astronauta: odisea perdida en el espacio

Escrito el 8 marzo, 2024 @BadLuckCharls

Disponible en: Netflix.

Dirección: Johan Renck.

Guion: Colby Day, basado en Spaceman of Bohemia de Jaroslav Kalfař.

Elenco: Adam Sandler, Carey Mulligan, Paul Dano, Kunal Nayyar, Isabella Rossellini, Lena Olin.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt11097384

El astronauta. Dir. Johan Renck. Netflix. 2024.

El cine de ciencia ficción ha permitido la exploración de diferentes estados de la humanidad a través de la vastedad del espacio. Desde la ambición y fantasía en Viaje a la luna (Georges Méliès, 1902), pasando por el terror sobre el rol del ser humano ante el espacio de 2001: Odisea del espacio (Stanley Kubrick, 1963), hasta casos más recientes que exploran la pérdida como Gravedad (Alfonso Cuarón, 2013), el género ha evolucionado en sus interpretaciones del espacio exterior y los temas que abarca. El astronauta, película más reciente de Johan Renck, continua con la tradición de exploración humana a partir de nuestra relación con el Universo.

Jakub Procházka (Adam Sandler) se encuentra en una solitaria misión espacial buscando respuestas sobre una misteriosa nube interestelar que apareció cerca del Sistema Solar. Mientras tanto, en la Tierra, su esposa Lenka (Carey Mulligan) abandona su matrimonio en medio de su embarazo. A la vez que la vida doméstica de Jakub se cae a pedazos, este encuentra a un polizonte en su nave, un arácnido alienígena (con la voz de Paul Dano) al que le da el nombre de Hanuš. A través de esta criatura, Jakub revive recuerdos de su vida, provocándole una epifanía espacial.

El astronauta, por medio del trabajo de cámara dentro de la nave, mantiene una atmósfera y un ritmo degenerativo durante gran parte de su inicio. La manera en la que la cámara trabaja con la claustrofobia y soledad del personaje, así como el montaje, ofrecen elementos de paranoia que apoyan a la debilitada psique del explorador. Renck aleja esta odisea de cualquier perspectiva romántica o positiva sobre la exploración espacial. No hay momentos de asombro o sentido de importancia ante el viaje; más bien, todo es aburrido, burocrático, banal y depresivo. Jakub refleja los resultados de esta misión en la decadencia de su cuerpo y su mente al estar alejado de cualquier contacto terrestre.

Sin ser una copia exacta, El astronauta recorre temas explorados previamente en otros filmes y de mejor manera. ­Ad Astra (James Gray, 2019) es quizá el ejemplo más obvio. Cuando la cinta de Adam Sandler intenta inyectar algo de originalidad a su narrativa, se encuentra a la deriva, tal y como su protagonista, quien pierde sentido de su propósito y misión.

Cabe destacar que el trabajo actoral de Sandler le hace un favor al filme, pues ofrece una actuación honesta que facilita la conexión entre el personaje y el espectador. Sandler se asienta en la piel del astronauta abrumado por su tiempo en el espacio y su soledad, ayudado por el trabajo de maquillaje que representa la cara decrépita de un ser humano que ha pasado más allá de su tiempo límite aislado en el espacio. El actor veterano tiene un magnetismo fascinante porque se siente el cansancio, dolor y agonía del personaje con cada gesto, sonrisa, palabra y manera en que flota sin rumbo, una habilidad no desconocida, pero siempre bienvenida en sus trabajos serios.

De hecho, la mejor parte de la película son los primeros minutos en donde vemos al actor casi exclusivamente interactuando con su sentimiento de abandono. La mundanidad y las obstrucciones en su rutina, aquellas que definen su experiencia como un astronauta tan cansado que trabaja todo el tiempo en modo piloto automático, dan la oportunidad de demostrar lo poco saludable y sumamente autodestructiva que es esta vida para él. El problema llega cuando el filme externaliza los conflictos internos del protagonista por medio de una trama paralela en la Tierra.

Esta subtrama, enfocada en Lenka, explora la separación de Jakub. Lo que podría ser una propuesta interesante –dos perspectivas que ahondan la deconstrucción de un individuo– se hunde por la caracterización del personaje Mulligan, el cuan nunca se define como un individuo independiente fuera de su matrimonio. Sus conflictos provienen de su matrimonio, de la falta de contacto, de las diferencias entre ellos y la ausencia de él.

La situación empeora con la llegada de Hanuš, usado para explorar el pasado de Jakub al tener la habilidad de ver recuerdos y mostrar la vida del protagonista por medio de viñetas de momentos de su infancia, adolescencia y casamiento. Esto es algo parecido a lo hecho en La llegada (2016, Denis Villeneuve), pero aquí la exploración de la vida del personaje revela muy poco de este, y lo que muestra se desarrolla superficialmente, dejando solamente imágenes inconclusas e ideas sin conexión.

Consecuentemente, parece que la película usa una travesía en el espacio y todo lo que esta conlleva como una excusa metafórica. Me refiero al uso del espacio exterior de manera similar a lo que se presentó en Gravedad. En aquella cinta, el personaje de Sandra Bullock tiene momentos que desarrollan a su personaje. Entendemos quién es, cómo era antes de estar varada y cuál es su razón para estar en ese lugar tan vasto y alejado de la humanidad. En el caso de Jakub, todo se siente desbalanceado, fuera de lugar y forzado. El hombre que sufre está en ese lugar porque así es él, así lo formó el mundo, y el mundo lo formó así porque es un hombre que sufre.

El astronauta es una película que recuerda a filmes de ciencia ficción recientes con mejor ejecución y con ideas más vibrantes. A pesar de que Sandler muestra la suficiente fuerza actoral para protagonizar un show de un solo hombre, la película se pone el pie una y otra vez al alejarse de su trama principal, pero sin dejar de girar alrededor de su protagonista. Al tener las tramas de la nave espacial y la Tierra, la historia no solo corta la atmósfera y el ritmo construido meticulosamente en sus escenas iniciales, sino que también debilita su mensaje final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.