Tokyo Vice: thriller periodístico sobre el submundo criminal nipón

Escrito el 17 mayo, 2022 @bmo985

Disponible en: HBO Max.

Creador: J.T. Rogers.

Directores: Michael Mann, Josef Kubota Wladyka, Hikari y Alan Poul.

País: Estados Unidos, Japón.

Duración: 8 capítulos de 50 minutos.

Elenco: Ansel Elgort, Ken Watanabe, Rachel Keller, Rinko Kikuchi, Shô Kasamatsu, Ella Rumpf

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt10448786/

Tokyo Vice. Creador: J.T. Rogers. HBO Max. 2022.

Michael Mann, el excéntrico cronista de la masculinidad criminal, y quien nos regaló ese inigualable encuentro entre Al Pacino y Robert De Niro en la entonces infravalorada Heat (1995), es el productor ejecutivo y director del primer episodio de Tokyo Vice (cuyo título trae memorias de aquella otra serie en la que estuvo involucrado y que hizo época en la década de 1980, Miami Vice), nueva serie del servicio de streaming HBO Max.

Desarrollada para la pantalla chica por el dramaturgo J.T. Rogers (guionista de la cinta de HBO, Oslo) y basada en las memorias del periodista estadounidense Jake Adelstein, quien trabajó durante doce años para uno de los periódicos más importantes de Japón, la serie de ocho capítulos sigue las aventuras ficticias de Adelstein (Ansel Elgort) mientras navega el submundo criminal de la zona metropolitana más grande del mundo, Tokio.

Es fácil ver los motivos por los que el cineasta –un autor, dirían los insufribles de Film Twitter– se involucraría a tal grado con una serie de televisión, algo que no sucedía desde Luck (2012), de funesta memoria equina. Por mucho tiempo, los hombres, el crimen y sus emprendimientos han ocupado a Mann, desde su espectacular debut Thief en 1980 hasta su último largometraje Blackhat (2015), pasando por la ya mencionada Heat. Tokyo Vice recuerda más al rescate del cine negro y sus temáticas ensayado en su ópera prima, no solo porque la capital nipona con sus noches neón se presta para ello, sino también por el arco dramático de personajes que habitan un mundo sin reglas, donde cada acto tiene consecuencias, el amor está condenado al fracaso y nadie sabe en quién confiar.

No obstante, a pesar de que pueden hacerse estas conexiones con la obra de Mann, es claro que es la serie de Rogers, quien estaba vinculado con la adaptación de la obra de Adelstein desde al menos 2013.

Son Rogers y su equipo de escritores quienes se merecen el reconocimiento de sacar adelante la adaptación de una memoria cuya veracidad ha sido cuestionada recientemente, pues de forma inteligente han sabido hacer que el personaje de Adelstein no sea el centro de su universo televisivo, evitando caer en la trampa del salvador blanco que por momentos se avizora en el primer capítulo. Más bien introducen y retratan a personajes que lenta, pero seguramente, se hunden cada vez más en el miasma de inmoralidad y corrupción de Tokio. (Respecto a los argumentos sobre la falsedad de su material base, podríamos argumentar que, al igual que en el caso del libro en el que se basó The Irishman [Martin Scorsese, 2019], la veracidad no importa tanto como los méritos de la puesta en escena.)

Tokyo Vice. Creador: J.T. Rogers. HBO Max. 2022.

Ken Watanabe interpreta al detective Katagiri, un hombre rudo de escasa paciencia quien introduce al personaje de Elgort, Jake, al mundo de los Yakuza, los clanes criminales que cobran derecho de piso y se reparten el control de la vida nocturna de la ciudad. Katagiri es un hombre recto, pero de pocas palabras y amigos que tiene su mayor preocupación en mantener la paz entre los clanes rivales de Chihara-kai y Tozawa.

Rachel Keller da vida a Samantha Porter, una hostess en un club nocturno al que Jake llega por casualidad. Esta rubia de gran inteligencia es básicamente una geisha moderna, cuya conversación y atención es codiciada por los asistentes del lugar, quienes compran botella tras botella de licor para mantenerla en su mesa. De un pasado turbio, Samantha y sus planes cuidadosos se irán al traste una y otra vez mientras la ciudad la engulle.

Sato, interpretado por el actor japonés Shô Kasamatsu en su debut angloparlante, es una de las revelaciones del elenco, pues su extraordinario rostro, de prominentes ojos y peculiares ángulos, da vida a un exterior frío de irresistible atractivo en cuyo interior arden los fuegos de la inmadurez, de alguien que no se sabe capaz hasta que llega el momento en que tiene que probarse.

Las figuras que se colocan en los márgenes como los poderosos jefes Yakuza, Shun Sugata como Hitoshi Ishida y Ayumi Tanida como Shinzo Tozawa, apuntan hacia el poder fácilmente subestimado que Marlon Brando estableció como la norma en El Padrino (Francis Ford Coppola, 1972), si bien uno está en ascenso y el otro en la dirección opuesta. Ambos actores encajan perfectamente en este mundo de hombres serios para quienes el poder es una cuestión de vida o muerte, cuyas voces y decisiones provocan la pérdida de una vida. Por último, mención especial merece Rinko Kikuchi como Emi Maruyama, la editora de Jake que sabe apreciar su talento.

La libertad con que Tokyo Vice se acerca a sus personajes nos permite conocerlos a fondo, como lo hiciera Lost (2004-2010) en sus mejores temporadas. Es en su intimidad, cuando los vemos despojados de las máscaras que se ven obligados a usar en público, que se nos revelan como seres humanos de carne y hueso, con historias tortuosas y ambiciones desmedidas. Llega el momento en que Elgort ya no es el centro de nuestra atención, pues tan bien escritas y desarrolladas se encuentran estas figuras, tan interesantes son sus arcos dramáticos, tan excelentes las interpretaciones, que la serie se convierte en un ensamble de múltiples focos de atención, al igual que ocurrió en Mad Men (2007-2015).

Tokyo Vice. Creador: J.T. Rogers. HBO Max. 2022.

Este último punto puede jugar a favor respecto a una de sus decisiones más controversiales: la contratación de Ansel Elgort como protagonista después de que fuera acusado de abuso sexual y de mensajear con mujeres menores de edad. Elgort, quien parece haber extraviado el carisma que lo colocó como un ídolo adolescente tras su papel en The Fault In Our Stars (Josh Boone, 2014), ahora demuestra una encomiable dedicación al oficio, recitando diálogos en japonés y haciendo espacio a los demás personajes. Más que ser el líder del elenco, su Jake Adelstein funge como un elemento que sostiene la serie, pues si bien es a través de sus ojos que nos introducimos a la colorida y sórdida noche tokiota, se conforma con ser un miembro más de la tripulación.

Los episodios 5 y 6 probablemente se coloquen entre los mejores en la televisión de este año, pues manejan de forma hábil el suspenso en sus distintos arcos dramáticos, perfeccionando su retrato del mundo criminal en clave de cine negro.

Por otra parte, el episodio 1, único dirigido por Mann, se distingue como una rareza en el sentido estético: cámara en mano, movimientos caprichosos, planos contrapicados y forzadísimos, formas innovadoras de introducir nuevos espacios (primeros planos que dan pie a planos generales) y un uso expresivo del paisaje denotan el peculiar estilo visual del director, quien aprovecha la ligereza de la imagen digital para darnos la perspectiva de su protagonista en su primer día como el primer reportero occidental en un periódico japonés. Este capricho visual desafortunadamente no se replica en los capítulos subsecuentes que, si bien puede extrañarse para el segundo episodio, lo más seguro es que uno ya esté bastante compenetrado con la trama y solo ansíe conocer lo que pasa después, lo cual debería apreciarse como un logro.

En conclusión, el mayor acierto de Tokyo Vice es meterse de lleno al mundo criminal de aquella ciudad de la mano de un puñado de personajes que intentan una y otra vez controlar aquello que siempre acabará por rebasarlos. La puesta en escena nocturna y de vívidos neones es agradable, y la arrogancia y tozudez iniciales de Elgort, así como su errática búsqueda de guía en una ciudad que ansía comprender, encuentran balance en los demás personajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.