Spider-Man 3 (2007): un asunto sobre venganza

Escrito el 30 noviembre, 2021 @ECinematografo
(Spoilers de Spider-Man de Sam Raimi)
En ocasión del estreno de Spider-Man: No Way Home en Palomita de Maíz preparamos una retrospectiva de esta franquicia, empezando por la trilogía de Sam Raimi hasta las últimas apariciones en el MCU.
Spider-Man 3
Tobey Maguire en Spider-Man 3, Dir. Sam Raimi, 2007. Columbia Pictures.

Ni siquiera Walter White de Breaking Bad es tan desagradable como Peter Parker (Tobey Maguire) en Spider-Man 3. La película que despide la trilogía de Sam Raimi ha sido criticada por la mediocridad inherente a su estructura, aunque haya realizado un estudio de personaje difícil de encontrar en los esfuerzos más recientes de DC y Marvel. Esta tercera pieza estudia cómo la arrogancia y la sed de retribución de su protagonista amenazan con destruir todo lo que logró en las cintas anteriores, como su sentido de responsabilidad y el cariño de sus seres queridos.

Spider-Man 3 abre con Peter habiendo triunfado en todos los aspectos de su vida personal. Tiene una relación estable con MJ (Kirsten Dunst) y, su alter ego Spider-Man es amado y aceptado en toda la ciudad. Ni siquiera el jefe de Peter, el editor J. Jonah Jameson (J. K. Simmons), es capaz de arruinar la opinión que tiene el público del héroe enmascarado. Todo parece estar bien.

¡Pero no! El conflicto surge de la estabilidad de Peter y, por orden de los ejecutivos vende-juguetes de Sony, Raimi se vio obligado a insertar no solo un villano, ¡sino tres! Raimi y su equipo de guionistas enfrentaron esta tarea con muchos tropiezos. Cada nuevo personaje cumple una finalidad clara dentro de la historia, pero la película sufre al comprometer la atención del espectador cuando utiliza artilugios de telenovela para resolver y avanzar la trama.

Peter ha desarrollado un egoísmo tenaz. Cuando su examigo Harry Osborn (James Franco) aparece para asesinarlo como venganza por la muerte de su padre, Peter le causa un accidente tan grave como para dejarlo amnésico. Pudiendo decirle la verdad apenas sea pertinente, Peter decide simplemente olvidar el trauma que ha generado en alguien ama.

Spider-Man 3
Thomas Haden Church, James Franco y Topher Grace en Spider-Man 3, Dir. Sam Raimi, 2007. Columbia Pictures.

La relación con Mary Jane empieza a irse por el sifón. Muchos criticones tratan a la Mary Jane de Spider-Man 3 como desagradecida e infiel, entre otras cosas, cuando los desagradecidos e infieles fueron los guionistas. Ella no es solo una damisela en peligro que sirve para ser secuestrada, es una actriz que lucha por encontrar estabilidad en su carrera, cuyo novio le da consejos desde su propia vanidad poco después de besar a otra mujer para entretener a un público. Todo su desarrollo es arrojado a la basura cuando queda en medio de un triángulo amoroso, conspirativo e innecesario entre Harry y Peter.

Sumado al egoísmo con Mary Jane, Peter se reencuentra con la ira. El recuerdo de la muerte de su tío Ben (Cliff Robertson) regresa para causarle más dolor cuando se entera de que su verdadero asesino está suelto. Flint Marko (Thomas Haden Church), caracterizado como un típico matón, asesinó al tío debido a una carrera desesperada para salvar la vida de su propia hija. Marko termina atrapado en un accidente científico que le otorga los poderes de convertirse en un monstruo de arena a voluntad. Confundido por su nueva forma, parece como si jamás pudiera regresar a tener un cuerpo, y el recuerdo de su hija lo hace levantarse de nuevo. Peter jamás entiende la situación de Marko y solo quiere vengarse del sujeto.

Peter, en realidad, jamás entiende nada. No dimensiona lo que necesita Mary Jane y tampoco controla su enojo. Como complicación adicional, una gelatina intergaláctica se aprovecha del estado emocional del protagonista. Este simbionte se adhiere a Peter, aumentando sus poderes y capacidad para la violencia. Su traje rojo y azul adquiere un tinte completamente negro. La sensación que siente Peter es inmensa y prefiere no quitarse algo que solo potencia su arrogancia. Este Peter Parker es el mismo hombre de siempre, solo que incapaz de inhibirse, de dejar de herir a los demás… y de tener un corte de cabello y una apariencia aceptables.

Esta película podrá tener varios supervillanos como obstáculos para su protagonista, pero el verdadero malvado es el mismísimo Parker. Incapaz de medir sus reacciones, Peter humilla a MJ, arruina físicamente a Harry, y derrota a Marko, esperando que su tía May (Rosemary Harris) sienta satisfacción porque su esposo fue vengado. Por suerte, Peter es consciente de su culpa y el efecto que el traje negro está generando sobre él, por lo que se purga del simbionte, el cual se adhiere a Eddie Brock (Topher Grace), un compañero de trabajo recientemente humillado por Peter.

Spider-Man 3
Tobey Maguire, Kirsten Dunst y James Franco en Spider-Man 3, Dir. Sam Raimi, 2007. Columbia Pictures.

Peter inicia el último acto de Spider-Man 3 sintiéndose miserable y con May visitándolo para invitarlo a perdonarse a sí mismo. Spider-Man no alcanza a hacer esto porque es llamado a la acción cuando Marko y Brock secuestran a Mary Jane (¡OTRA VEZ!). Este último segmento es un espectáculo que no llega al nivel de los clímax de las películas anteriores, al estar lleno de efectos hoy envejecidos y circunstancias trilladas. No obstante, es satisfactorio. Harry regresa para ayudar a Peter, entendiendo que el amor por sus amigos es más poderoso que el rencor que heredó de su padre, Marko pide perdón a Peter de forma personal y Brock es el único que prefiere no renunciar a su odio y ambición.

Lo triste de Spider-Man 3 es lo vacía que queda como final de la trilogía. No todos sobreviven a la batalla final y la relación con Mary Jane parece estar perdida para siempre. Todos quedan en un limbo emocional; pero, así las cosas, el final de la trilogía de Raimi es adulto. Intentó desafiar la estabilidad de Peter Parker mostrándolo como un ser humano capaz de cometer errores graves y parecer valiente ante las adversidades, incluso cuando su culpa es muy abrumadora para soportar. Esa es la complejidad emocional que permite que esta cinta sea digna de servir, junto a las otras dos, como una trilogía esencial para el género de superhéroes.

Un abismo quedó con la conclusión de una trilogía carismática, graciosa y cursi. Marc Webb intentaría llenar este espacio con las películas de Andrew Garfield como Peter Parker…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.