Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Vive L’Amour: la soledad en un departamento

Escrito el 28 marzo, 2022 @mariana_ferfab

Disponible en: Metrograph.

Dirección: Ming- liang Tsai.

Guion: Ming- liang Tsai, Yi- chun Tsai y Pi-ying Yang.

Elenco: Chao- jung Chen, Kang- sheng Lee y Kuei-Mei Yang.

País: Taiwán.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt0109066/

Vive L’Amour. Dir. Ming- liang Tsai. 1994. Metrograph.

El amor guarda una serie de complejidades que, en muchas ocasiones, es difícil expresarlas, comunicarlas o incluso transmitirlas. No obstante, la posibilidad de su vivencia termina por definir el curso de la existencia humana. En Vive L’Amour (1994), el director Ming- liang Tsai centra su atención en la soledad como el estado emocional que define una cotidianidad.

May Lin (Kuei-Mei Yang) es una agente de bienes raíces que utiliza uno de los departamentos de su agencia como lugar para entablar encuentros sexuales. Uno de los hombres con los que mantiene una relación casual es Ah- Jung (Chao- Jung Chen). Tras encontrar la llave del lugar de manera inesperada, Hsiao- kang (Kang- sheng Lee) lo utiliza para residir de manera clandestina.

Los protagonistas cargan con respectivas soledades que marcan sus existencias. El guion del propio Ming- liang Tsai enfatiza en un lugar que sirve no solo para ejercer la sexualidad, sino también para albergar una narrativa en la que dominan los silencios, el cruce de miradas, los planos fijos y los travellings. El relato adquiere una naturaleza contemplativa en la que se observan los estados emocionales que esconden los personajes ante la sociedad. May Lin recurre al sexo para llenar su vacío personal. El extrovertido A- Jung se masturba y se refugia de la clandestinidad que representa la venta de ropa en tianguis. Hsiao- kang, tímido por naturaleza, contempla el suicidio, utilizando el departamento no solo para morar en él, sino también para expresar una homosexualidad reprimida.

De manera paulatina, los tres personajes intercalan sus momentos solitarios que oscilan desde la venta de viviendas vacías, las visitas al cementerio de cremación y el bullicio de las calles de Taipei hasta coincidir de manera gradual e inadvertida en el departamento. Ninguno de ellos se conoce a fondo ni entabla entre sí conversaciones profundas. Solo despliegan una frialdad que obstaculiza los intentos por mostrar una conducta romántica. Sus soledades afianzan un refugio personal y una renuencia por conocer el amor a pesar de contar con posibilidades para afianzar relaciones formales de pareja.

Viviendo una aparente vida social durante el día, la noche también se convierte en testigo de los verdaderos sentimientos de los personajes con respecto a sus existencias personales, siendo el aislamiento el medio con el que Ming- liang Tsai despliega los verdaderos sentimientos de sus protagonistas, quienes no encontran una posibilidad de amar a causa de la comodidad que les representa la alineación individual.

Vive L’Amour es un contraste entre introversión y extroversión. Se trata de una de las películas más emblemáticas tanto del director oriundo de Malasia como del cine oriental de los 90, en compañía de propuestas sobre la soledad mucho más estilísticas como la filmografía de Wong- Kar Wai o la contemplación naturalista del director Hou Hsiao- Hsien. Se trata de un relato que abraza a la soledad como un estado intermitente, existencialista y que provoca una opresión que acompaña a May Lin, A- Jung y Hsiao- kang.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.