The County: una mujer se enfrenta al Goliat económico islandés

Escrito el 1 mayo, 2021 @alessandra_kr

Disponible en: cines virtuales.

Director y escritor: Grímur Hákonarson.

Elenco: Arndís Hrönn Egilsdóttir, Sigurður Sigurjónsson, Sveinn Ólafur Gunnarsson, Hinrik Ólafsson, Hannes Óli Ágústsson, Edda Björg Eyjólfsdóttir, Hinrik Ólafsson.

País: Islandia.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt8390612/

Después de su éxito internacional Rams (2015), Grímur Hákonarson está de regreso con The County, otra película islandesa que se enfoca en la vida rural de aquel país idílico europeo. En esta ocasión, Hákonarson se centra en Inga (Arndís Hrönn Egilsdóttir), una mujer recién enviudada que descubre cómo es que la cooperativa local mantiene un monopolio en su pueblo y decide hacer algo al respecto, volviéndose el perfecto ejemplo moderno de la historia de David vs Goliat.

Inga y su esposo Reynir (Hinrik Ólafsson) representan la vida normal de la zona. Conformada únicamente por granjas, esta parte de Islandia sobrevive a base de la autoconservación, alejada de las atracciones turísticas y resistiendo la competencia amenazante de Reikiavik. La economía del lugar está apoyada por las granjas locales, las cuales compran las materias primas de la cooperativa local (co-op) para luego vender sus productos al mismo lugar.

Este raquítico y monopólico sistema es preservado y protegido por los mismos locales, cansados y embotados como para cuestionarlo. Más allá de esto, para aquellos ilusos que se atreven a hacer negocio con otro proveedor, la misma cooperativa aplica métodos de intimidación y boicoteo para aislarlos. Reynir es uno de los informantes, forzado a trabajar como soplón ante amenazas de perder su granja, la cual tiene miles de coronas en deuda a la misma co-op.

Además de esta presión, las cosas en casa están complicadas por el peso de la deuda y la frustración de solo vivir para trabajar, pues como bien lo comenta Inga, hace tres años que no toman una vacación. Precisamente es ella quien comienza a exponer en privado el abuso económico al que están sometidos, comentarios recibidos con molestia por parte de su esposo.

Esta incómoda existencia llega a su fin cuando Reynir muere en un accidente automovilístico. Sola y con el corazón roto, Inga debe hacerse cargo de una granja que la tiene desde hace tiempo insatisfecha. Conforme se adapta a su realidad, va enfrentando el involucramiento incesante e inoportuno de Eyjólfur (Sigurður Sigurjónsson), líder de la cooperativa, quien toma decisiones que no le corresponden.

Así, Inga debe lidiar con la muerte de su esposo, la invasión de Eyjólfur y ese sentimiento de molestia hacia el monopolio incisivo de la co-op. En un arrebato de furia, Inga inicia una pequeña, pero decisiva revolución para exponer la “mafia” local, hecho que es visto con malos ojos por los dóciles y fieles miembros de su comunidad. No obstante, Inga está decidida.

Con esta historia, el director y escritor Grímur Hákonarson ofrece una exposición amigable y entendible sobre un problema existente a diestra y siniestra que afecta la calidad de vida de millones de personas. La corrupción y avaricia de algunos terminan sometiendo a la clase trabajadora, quienes nunca descansan y no ven los resultados de su ardua labor, ¿suena conocido? Hákonarson ofrece una realidad distinguible, incluso si nuestras vidas no se desarrollan en uno de los países más impresionantes y desarrollados del mundo (demostrando que el abuso existe en todos lados).

Al centro de la película está la interpretación de Arndís Hrönn Egilsdóttir, quien comanda con una actuación honesta y prosaica. Inga se siente como una persona real que debe pasar por un torbellino de emociones. Incluso se divisa que la misión que emprende es más por una cosa de justicia que por el bienestar propio, pues como lo comenta en algún momento, su plan siempre fue vender la granja e irse al sur con sus hijos.

Inga es un personaje que está harta de su existencia mísera abusada por un ambiente machista. Su decisión es admirable, pues decide actuar, incluso si esto implica la reprobación y acoso de muchos de los hombres del pueblo. Y es que, en esta historia, el género de la protagonista y sus antagonistas es importante, agregando una capa adicional de relevancia y actualidad.

El machismo de Islandia también hay sexismo, expuesto en The County en la manera en que Eyjólfur toma decisiones sobre la granja de Inga, o la forma en que la cooperativa cierra su cuenta porque su esposo murió, o las constantes ocasiones en que Inga es reducida a caprichosa, o las ofensas sexistas de las que es víctima por sus intentos por exponer a la cooperativa. Inga se enfrenta tanto al monopolio local, como a la comunidad que no quiere ver la manera en que son abusados, incluso si la alternativa implicaría una mejor calidad de vida.

La producción de Hákonarson es práctica y sencilla. La fotografía de Mart Taniel y la música de Valgeir Sigurðsson son discretas para enfocar toda la atención en la batalla de Inga. Además, podemos apreciar las vistas planas, cascadas y colores drásticos de la Islandia del norte que funcionan como fondo abrumador para las luchas incesantes de nuestros sujetos.

A pesar de que el clímax de The County es memorable, su final es quizá lo mejor, asentado en la realidad, lejos de algún desenlace hollywoodense limpio y feliz. Lo que atestiguamos es más bien algo que bien podría pasar y que, a su cierto modo, es justo lo que la protagonista y el pueblo necesitan. Con una historia agridulce y un final sensato, The County presenta la historia titánica de una mujer que decide ir en contra del sistema intimidante que marcó y cambió su vida por completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.