Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Shōgun: intriga, amor y guerra en el Japón Feudal

Escrito el 2 mayo, 2024 @cinematictalk

Disponible en: Star Plus y Hulu.

Creadores: Rachel Kondo y Justin Marks.

Elenco: Hiroyuki Sanada, Cosmo Jarvis, Anna Sawai, Tadanobu Asano, Takehiro Hira, Tommy Bastow, Fumi Nikaido y Moeka Hoshia.

País: Estados Unidos.

Duración: 10 episodios de 60 minutos cada uno.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt2788316/

Shōgun. Creadores: Rachel Kondo y Justin Marks. FX. 2024.

Shōgun es una miniserie de FX, basada en la novela histórica escrita por James Clavell, que narra la historia de John Blackthorne (Cosmos Jarvis), un marinero inglés que naufraga en las costas de Japón en el siglo XVII. Él, protestante, es apresado por los católicos portugueses del lugar, quienes lo entregan al señor de esas tierras, Toranaga (Hiroyuki Sanada), entrando de esa forma en interacción con el mundo samurái. Eventualmente, Blackthorne se enreda en la trama política local cuando Ishido Kazunari (Takehiro Hira) y Ochiba (Fumi Nikaido), la madre del heredero, planean excluir a Toranaga de la regencia.

Como Toranaga y Blackthorne no hablan el mismo idioma, Lady Mariko (Anna Sawai), esposa de uno de los samuráis de Toranaga, es designada como traductora. Tal vez acá tenemos el mayor problema de la serie, pues los diálogos no son en portugués, sino en inglés, a pesar de que dicen hablar aquel idioma en todo momento. La presencia de Mariko, representada magistralmente por Anna Sawai, representa el equilibrio entre la tradición japonesa y la influencia extranjera. Su carácter reservado y astuto refleja las tensiones entre el deber y el deseo personal en una sociedad demasiado estructurada. La atracción entre ella y Blackthorne es evidente, dando paso también a una “necesaria” trama romántica que sirve como alivio de las artimañas políticas centrales, incorporándose de forma armónica y haciendo cómplice al espectador de este “romance prohibido”.

Los 10 capítulos de la serie están bien narrados, con dirección de lujo. Si bien el aspecto técnico de la serie es destacable, el vestuario y el diseño de producción merecen mención especial. La armonía de todas las tramas y la manera en que se desarrollan los episodios son mérito casi absoluto del matrimonio de Rachel Kondo y Justin Marks, creadores de la serie y coescritores, pues sus guiones tienen una profundidad y delicadeza al explorar a los personajes que pocas veces observamos en series épicas.

La dirección, compartida entre Jonathan van Tulleken, Emmanuel Osei-Kuffour. Hiromi Kamata,  Takeshi Fukunaga, Charlotte Brändström y Frederick E.O. Toye, es una anomalía en esta época, pues las series de alto perfil suelen buscar a directores de prestigio. Aquí no es el caso, pero permite el lucimiento de nuevas promesas, especialmente Toye, a cargo de los mejores episodios (4,5, 9 y 10) de la serie, al combinar los clímax de acción con los dramáticos.

Otro aspecto que eleva a la serie aún más son las espectaculares actuaciones, encabezadas por Sawai, como ya se dijo, y que alcanza su cima en el noveno episodio. Por su parte, Hiroyuki Sanada como Toranaga ofrece un trabajo sobrio y elegante que transmite la fuerza y determinación del personaje, además de una ambigüedad que impide al espectador saber si sus intenciones son buenas o no. Su interpretación en los episodios 7, 8 y 10 es espectacular.

Fumi Nikaido como Ochiba es enigmática y tampoco permite leer bien sus intenciones, y Moeka Hoshi, como la inocente, pero determinada Fuji, consorte de Blackthorne, son las otras mujeres fuertes del reparto. En parte son una inmensa razón del por qué la serie es tan amena, pues sus historias son esenciales, pero a la vez se sienten lejanas a la trama principal. Para finalizar, destacan Tadanobu Asano como Kashigi Yabushige, la mano derecha de Toronaga, y Cosmos Jarvis, quien brilla en el último episodio.

Hay críticos que han llamado a Shōgun la serie épica más significativa desde Game of Thrones, apreciación  acertada, pero con menos sangre innecesaria y guiones más pulidos. Asimismo, tiene un ritmo más lento, trata los tema de manera más elegante y se siente más fiel a las relaciones interpersonales en tiempos feudales. Shōgun se siente como una serie indispensable para los fanáticos del género épico, así como para aquellos que disfrutan las tramas políticas. Simplemente es lo mejor que hemos visto en televisión este 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.