Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Ripley: ¿qué vemos realmente al observar a Tom Ripley?

Escrito el 18 abril, 2024 @BadLuckCharls

Disponible en: Netflix.

Dirección: Steven Zaillian.

Guion: Steven Zaillian, basado en el libro The Talented Mr. Ripley de Patricia Highsmith.

Elenco: Andrew Scott, Dakota Fanning, Johnny Flynn, Eliot Sumner, Margherita Buy, Maurizio Lombardi.

País: Estados Unidos.

Duración: 8 capítulos de entre 46 y 76 minutos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt11016042

Ripley. Dir. Steven Zaillian. Netflix. 2024.

¿Quién es Tom Ripley? Esta es una pregunta que la nueva adaptación de la novela de Patricia Highsmith deja al aire, así como otras cuestiones alrededor del personaje interpretado por Andrew Scott. Mientras que en otros proyectos algo así podría verse como una falla – en especial si el personaje no consigue un nivel de interés para el espectador –, aquí este vacío personal es lo que hace de este falsificador un protagonista tan interesante.

Desde los primeros minutos de la serie, justo después de un prólogo in media res, entramos al mundo de Ripley: una Nueva York en los años 60, llena de ruido, música, edificios y personas, espacios que contrastan con la naturaleza del personaje, un hombre reservado, callado y, sobre todas las cosas, solitario. Este mundo está repleto de vida y actividades, las cuales faltan en la existencia de Tom, quien pasa sus tiempos libres a solas, vagando por barrios desamparados y buscando maneras de ganar dinero fácil por medio de fraudes y robos de identidades.

Ripley muestra la división y el vacío del protagonista a través de su fotografía. Robert Elswit, quien en algún punto fue el director de fotografía preferido de Paul Thomas Anderson, ilustra la separación y oscuridad absorbente alrededor de Tom al mostrarlo por partes o completamente aislado de sus alrededores. Sea en una Nueva York llena de personas o bellísimas localidades italianas caracterizadas por glamour y elegancia, estos escenarios suelen ser demasiado grandes para Ripley.

Cuando Ripley llega a Atrani, Italia con la orden de buscar a Dickie Greenleaf (Johnny Flynn) y comienza a interactuar con él y su novia Marge Sherwood (Dakota Fanning), comenzamos a ver su verdadera naturaleza. Tom es un agujero negro que absorbe todo a su alrededor. Su falta de personalidad se debe a que construye una identidad a partir de varias divisiones y abstracciones de otros individuos que captan su atención. Andrew Scott se da a la labor de interpretar a esta figura enigmática a través de la falta de humanidad. Balancea el fino acto de interpretar a alguien tan vacío como Tom y no quedar como un actor con carencias interpretativas.

Steven Zaillian, fungiendo en labor doble como director y guionista, construye un mundo frío y distante con tonos en blanco y negro, absorbiendo parte de la belleza de sus escenarios. Los pueblos y ciudades de Italia lucen atípicas, aún más pérdidas en el pasado, como si la presencia de Ripley incrementara su necesidad de ser identificadas por algo más que simple nostalgia o belleza superficial. En un principio, el mundo es presentado como algo idóneo hasta que hay una pérdida de identidad a través de la presencia del protagonista, aunque en ocasiones pareciera más un robo.

Los personajes que circulan alrededor de Ripley representan distintas facetas de una posible vida para él. Dickie tiene el estilo de vida – privilegio económico y social – que Tom añora, Marge tiene ciertas cualidades literarias y Freddie Miles (Eliot Sumner), el amigo de Dickie y Marge que él inmediatamente desprecia, es abiertamente queer (o al menos lo más abiertamente posible tomando en cuenta la época en que la historia transcurre). Incluso el Inspector Ravani (Maurizio Lombardi) vive de una carrera detectivesca en la cual constantemente cambia de roles para resolver sus casos. Cada uno de ellos son obstáculos para Ripley en lograr su objetivo, pero ¿cuál es este exactamente?

Andrew Scott convierte a Tom Ripley en una persona con solamente un instinto, el de sobrevivir. A pesar de no contar con una narración que nos permita saber lo que está pensando, la serie tiene más que suficiente para descifrar a su personaje al dejar a Scott en control total delante de la cámara. Sus miradas vacías, su leve inocencia detrás de sus actitudes siniestras, su desdén y sus anhelos crean a un falsificador más complejo de lo que aparenta en un principio. Detrás de cada acción hay una razón, aunque no siempre una reacción o una justificación. Sus actos son tenebrosos, mas no tan calculados como parecen serlo. Se tratan de acciones de un hombre desesperado. Scott ofrece una representación de lo que es vivir bajo ningún ideal donde la única regla es mantenerse en pie. Ver al actor irlandés ponerse bajo la piel de Ripley es como ver a Anthony Hopkins como Hannibal Lecter: se trata de esa actuación sobre la que no se deja de pensar y la cual marca tanto al actor como al personaje.

Ripley encuentra su fortaleza centrándose casi exclusivamente en el papel titular. Zaillian crea en ocho episodios un nuevo mundo en el que Tom Ripley habita, un lugar lleno de contradicciones, seducciones y peligros, construyendo escenarios donde la mentalidad de Ripley –llena de paranoia y delirios– florece e infecta elementos de realidad. Scott carga con el peso completo de la serie al traer a luz la verdadera insignificancia y soledad de este personaje en una actuación que traga todo lo que está a su alrededor hasta que solo queda él, un hombre que se cree dios entre los mortales a pesar de ser solamente otro ser humano del montón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.