Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Napoleón: la desnudez del emperador

Escrito el 23 noviembre, 2023 @bmo985

Dirección: Ridley Scott.

Guion: David Scarpa.

País: Estados Unidos.

Elenco: Joaquin Phoenix, Vanessa Kirby, Tahar Rahim, Rupert Everett, Paul Rhys, Marc Bonnar, Ben Miles.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt13287846/

Napoleón. Dir. Ridley Scott. Sony Pictures. 2023.

Una película extraña y difícil de definir sería una de las formas de describir Napoleón. Por momentos se ajusta a las expectativas de lo que estamos acostumbrados en las películas biográficas (o biopics si usted es anglófilo), pero por otros se articula como una visión irreverente y francamente cómica sobre el emperador de los franceses.

Dentro de lo convencional, encontramos la crónica de un hombre en su ascenso y descenso desde el poder absoluto: entre 1794 y 1815, el oficial nacido en Córcega ascendió a través de los rangos militares hasta el puesto de emperador apenas unos años después de la Revolución Francesa. Su matrimonio con Josefina (Vanessa Kirby fascinante), sus campañas por toda Europa y el norte de África, y sus encuentros con los dignatarios de las naciones con las que se enfrentó son episodios que forman parte del tejido que Ridley Scott, director, y David Scarpa, guionista, elaboran a lo largo de sus casi 140 minutos de duración. Lo que escapa a la costumbre es, sin duda, el mejor elemento de la película: la concepción que hace de Napoleón un tipo excéntrico, grave y dramático en ocasiones, pero, la mayor parte del tiempo, extraño, incómodo, inseguro y torpe.

Joaquin Phoenix –tristemente consagrado por sus símiles por aquel esperpento cinematográfico llamado Joker (Todd Philips, 2019) –, quien trabaja con Scott más de 20 años después de Gladiador (Ridley Scott, 2000), no rescata la arrogancia y desdén del usurpador que interpretó en aquella ocasión, pues su Cómodo debía mantener las apariencias, escondiendo su ego maltratado bajo una sonrisa a la vez que planeaba su venganza. Napoleón según Napoleón, en cambio, explota sus debilidades al colocarlas bajo la lupa, utilizando estos momentos para la comedia, la cual es plenamente intencional. El casi fallido golpe del 18 brumario, por poco arruinado por su propia mano, o la caricaturesca noción que tenía para pedirle relaciones conyugales a su mujer muestran al líder francés como un bobalicón. Sí, un genio estratega, pero un hombre aniñado al que no siempre le resultaban las cosas.

Atrás queda el rostro amable e inteligente que pintó Jacques-Louis David del líder pétreo y carismático y da un paso adelante el rostro compungido de Phoenix haciendo pucheros. A pesar de esto, la interpretación no cae en la caricatura ni en la grotesca sátira, es tan solo que se desnuda uno de los grandes mitos históricos de Occidente: el del gran seductor de la nación que apenas unos años atrás había ejecutado a su propio rey.

El acento de este retrato, que a pesar de su duración me ha parecido apresurado, se coloca en la relación entre Josefina y Napoleón. Como la aristócrata venida a menos, Vanessa Kirby es fantástica, una bellísima mentirosa que toma las riendas de su matrimonio y establece su dominio tan pronto como puede. Su voz, estentórea; su porte, exquisito; su mirada, severa; su escote, profundo. La presencia de Kirby es fundamental para el filme y su química con Phoenix –quien es mucho mayor que ella, cuando en realidad Napoleón era más joven que ella– consolida uno de los ejes narrativos ideados por Scarpa. Su relación era estridente, pero queda la impresión de que ambos conocían quién era el otro en realidad, quedando esto al descubierto en una secuencia de confesiones mutuas.

A pesar de esto, la sensación que deja Napoleón es de disparidad. Su ascenso meteórico y sus dos exilios son abordados, al igual que su vida privada con Josefina y dos batallas en clave épica, con miles de extras. No obstante, hay algo que hace falta allí, pues todo el conjunto se siente apresurado.

Me parece que los creadores han puesto esmero en colocar una palomita en todos los eventos que deberían incluirse en una película biográfica de Napoleón, pero aún así se han quedado cortos en su exposición. No hay una idea del hombre más allá de sus acciones. Los personajes secundarios van y vienen a cuadro, ninguno dejando una impresión palpable. Napoleón solo va de situación en situación como por inercia y nunca parecemos saber lo que quiere o desea (más que ser respetado por los reyes de Europa). La devoción a su madre aparece como un motivo temprano, al igual que su anhelo por ser respetado como se merece por Josefina, pero no son hilos que se extiendan por más que un par de escenas. Es mostrado en su intimidad, pero esta no produce ninguna novedad que permita apreciar al emperador en nuevas perspectivas más que en su comportamiento errático.

Se entiende la necesidad de destruir el mito que se construyó en torno a su figura, pero entonces, ¿cómo explicar su atractivo para las masas? ¿Cómo aclarar que los hombres añoraban morir en su nombre? Tal vez esto sea pedirle peras al olmo, pues no es nada más que una película y haría falta la lectura de incontables biografías para comprender cabalmente a este militar corso convertido en emperador, pero no hay nada que apunte hacia el misterio de la seducción política, hacia el sueño de grandeza de un hombre que lo consiguió y lo perdió.

A pesar de su épica reconstrucción de las batallas clave de su vida y del retrato de su vida privada –en el que brillan Phoenix y Kirby–,su humor intencional y, ante todo, su larga duración, Napoleón poco puede hacer para aportar novedades sobre uno de los personajes más conocidos de la historia occidental. Es otra película de época que, por cierto, palidece por su horrenda falta de color. Una pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.