Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Io Capitano: maratón de augurios y resistencia

Escrito el 7 marzo, 2024 @ECinematografo

Dirección: Matteo Garrone.

Guión: Matteo Garrone, Massimo Ceccherini, Massimo Gaudioso.

Elenco: Seydou Sarr, Moustapha Fall, Issaka Sawadogo.

Países: Italia, Bélgica, Francia.

Palomómetro:

Io Capitano. Dir. Matteo Garrone. 01 Distribution. 2023.

¿Han escuchado sobre la figura del “Africano Volador”? En el folclor afroamericano existía la creencia de un pasaje que permitía que los Negros esclavizados regresaran a África. Como sus cuerpos estaban encerrados en un continente extraño, sus almas podrían regresar a su hogar volando. La imaginación resulta no solo ser el alivio de un desventurado, sino la última riqueza de una persona que resiste.

En una escena de Io capitano, de Matteo Garrone, un grupo de migrantes caminando por el desierto del Sahara abandona a una mujer que ya no puede caminar. Seydou (Seydou Sarr), un joven senegalese de 16 años que espera llegar a Italia junto a su primo Moussa (Moustapha Fall), no soporta la idea de dejar una persona atrás. Sin embargo, no puede hacer nada. De repente, esta mujer puede flotar, segura de que no saldrá volando porque Seydou la toma de la mano. Se trata de la imaginación de Seydou corriendo a su rescate en el momento más inesperado.

Semanas atrás, el orgullo de Seydou consistía en su sueño de llegar a Europa para encontrar estabilidad económica. En su ingenuidad, Seydou falló en reconocer que su hogar le estaba rogando para que no saliera del país. El primer acto de Io capitano es un lienzo de colores puros, sólidos y cómodos. Una repisa de rostros persisten risueños pese a la pobreza que los rodea. Su madre, vecinos y hasta los pájaros locales intentan disuadir a Seydou y su primo de sus planes, advirtiendo las penurias que pasarán durante su viaje hacia Europa.

Desde que Seydou y su primo dejan Senegal, su viaje incluye estaciones donde la crueldad es la moneda que recompensa su esperanza. Los colores de su infancia siguen ahí, pero empiezan a deteriorarse por el polvo, el sudor y la sangre. Basada en las experiencias de varios senegaleses que sobrevivieron al desierto y el Mar Mediterráneo, Io capitano no solo es un espectáculo que hace énfasis en los peligros geográficos inherentes a esta odisea, sino que también informa sobre las bestias que ocupan estos terrenos y que, independiente de su credo religioso o afiliación política, demuestran indiferencia por la dignidad física y espiritual de estos jóvenes.

Io capitano argumenta que la desesperación de millones de migrantes en África los coloca en la posición de esclavitud en pleno siglo XXI. Seydou y Moussa son sobornados y asaltados por policías en Mali, abandonados a su suerte en medio del desierto por traficantes humanos en Níger, y vendidos y explotados como mano de obra por las fuerzas militares en Libia. La película detalla que la condición de derecho de cualquier inmigrante es inválida por el simple de hecho de ambicionar un mejor futuro.

Aquí es donde el realismo mágico se utiliza como forma de resistencia. Seydou es protagonista de varios interludios en los que su mente viaja a través del continente y aprecia lo que perdió, la comodidad de un techo y el calor de un hogar. Io capitano tiene su propia variación del mito del Africano Volador. Un mensajero espiritual se ofrece a aliviar las preocupaciones de la madre de Seydou. Mientras este vuela, Seydou lo sigue por tierra. Su imaginación le permite regresar a casa por el camino en el que vino con el terrible entendimiento de que su espíritu es el que está regresando y no su cuerpo.

A lo largo de la película, Seydou es dotado de una perseverancia impresionante. Después de ser torturado y explotado, reconoce que tiene que terminar su viaje si quiere dejar sus desventuras en el pasado. El clímax caótico tiene al joven actor Seydou Sarr gritando discursos de aliento y esperanza cuando su personaje debe ser responsable no solo de su vida, sino de un grupo de humanos encerrados en un bote con él. En este momento, el realismo mágico no puede rescatarlo, solo la perseverancia que logre transmitir a aquellos que llegaron tan lejos como él.

Io capitano es sobrecogedora, no obstante, comete una omisión que inspira ambivalencia respecto al producto como comentario social. Seydou es escrito como un adolescente que, en medio de su tortura en Libia, no cuestiona de dónde vienen los recursos que permiten que su humanidad sea lesionada. Si bien el chico es inocente de su ignorancia, esta cinta italiana toma grandes esfuerzos para señalar con nombre propio a los países norafricanos que vulneran sus derechos, pero se esconde detrás de esta conveniencia para evitar dirigir la atención a la complicidad del país que produjo la película. Italia es simplemente mencionada como la aspiración de su protagonista y la historia termina antes de que su protagonista ponga pie en suelo europeo, evitando mostrar la experiencia de un migrante dentro de Italia.

Este atajo que toma Io capitano revela la incomodidad de los cineastas para detallar la responsabilidad de Italia de crímenes de lesa humanidad cometidos en contra de los inmigrantes, incluso antes de que toquen sus playas. Italia y la Unión Europea. Reportes de las Naciones Unidas declaran que los migrantes han sido asesinados, desaparecidos de forma forzada, torturados, esclavizados, abusados sexualmente y detenidos de forma arbitraria, todo con apoyo de múltiples países europeos. Casi toda la experiencia de Seydou está informada por la realidad, pero no se aborda la negligencia ni la complicidad de estos países.

Io capitano es un texto cinematográfico complicado. La experiencia de Seydou es desgarradora y de vital revisión para las audiencias internacionales al presentar modalidades de crueldad que merecen señalarse, cuestionarse y condenarse. Sin embargo, su sinceridad debe apreciarse con un gramo de sal cuando varios componentes de la historia parecen intencionalmente manufacturados para disuadir nuestra atención de la responsabilidad que tienen los estados europeos sobre las miles de personas que fallecen cruzando el Mediterráneo para encontrar un santuario en su territorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.