Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Despertar del duelo: evitando la tristeza y el amor

Escrito el 8 enero, 2024 @CesarAndreZzZ

Disponible: Netflix.

Dirección: Daniel Levy.

Guion: Daniel Levy.

Elenco: Dan Levy, Ruth Negga, Himesh Patel, Luke Evans, Celia Imrie, Arnaud Valois, David Bradley, Mehdi Baki.

Países: Estados Unidos, Reino Unido.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt19887550/

Despertar del duelo. Dir. Dan Levy. Netflix. 2024.

El duelo es uno de mis temas favoritos, no solo en el cine, sino en la experiencia humana en general. La psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross planteaba que la experiencia de perder a un ser amado no se “supera”, sino que se aprende a vivir con esa ausencia, reconstruyendo un nuevo mundo en función de ella. Creo que Kübler-Ross estaría orgullosa de una película como Despertar del duelo porque su intimidad y simpleza sintetizan de manera acertada la agonía de reimaginar una vida sin alguien amado y la belleza de dejar fluir los sentimientos más devastadores y contradictorios, ya que no hay formas correctas o incorrectas de vivir el duelo.

Marc (Daniel Levy) y Oliver (Luke Evans) son esposos artistas. Marc es un ilustrador estancado laboralmente después de la muerte de su madre y Oliver es un escritor de novelas fantásticas, cosechando éxito en poco tiempo. Lo laboral no es la única disparidad de la pareja, Oliver pide una relación abierta y Marc simplemente lo complace, guardándose su postura y preguntándose si hay toda una vida que su esposo le oculta.

Celebrando junto a sus amigos las fechas decembrinas, la cámara observa una casa londinense resplandeciente, con los enérgicos y atractivos amigos de la pareja cantando y tomando. En el centro del jolgorio Marc y Oliver se despiden, ya que Oliver viajará a París por motivos laborales. Una tragedia arruina las festividades cuando Oliver muere en un accidente automovilístico camino al aeropuerto. Marc está devastado y se apoya en sus amigos Sophie (Ruth Negga) y Thomas (Himesh Patel) para lidiar con un dolor que lo consume física y psicológicamente.

Resulta curioso observar el juego de tres caras de Levy desempeñando como director, escritor y protagonista de la película, destacando particularmente en los últimos dos papeles. Gradualmente, la historia evoluciona mostrando cómo el paso del tiempo podrá frenar el llanto, pero nunca llenar el vacío que deja la muerte de un ser querido.

Después de un año en duelo, Marc y sus amigos viajan a París, un MacGuffin que avanza la trama a un terreno necesario. Desde antes del viaje, la cinta aflora secretos de la relación de Marc y Oliver que complican la dinámica del duelo; ahora hay rabia y frustración de por medio que Marc no puede confrontar directamente con nadie.

Al contrario de lo que podría parecer, Despertar del duelo no es un drama lacrimógeno que fuerza el llanto en el espectador a través de la manipulación y los golpes bajos. Es una película madura que se inspira de directores como Nicole Holofcener para exponer con sobriedad facetas incómodas de las relaciones humanas, neurosis saliendo a la luz a partir de eventos detonantes y la naturaleza contradictoria de nuestros vínculos y deseos. El personaje de Levy transmite de manera sensible la compleja gestión del duelo complicado, desde el reajuste de las actividades cotidianas en pareja, hasta el resentimiento acumulado en su relación por el dispar éxito que tenían como artistas. También se cuestiona la idealización del dolor como “herramienta” de inspiración para el arte en general.

Sin proponer algo nuevo, la película ahonda en el concepto de “aprender a vivir con la pérdida” de manera realista. El guion entiende que la percepción del tiempo es ambigua cuando muere alguien cercano; igual ha pasado una semana o tres meses, pues el letargo emocional hace difusa nuestra concentración y los días se pasan o muy rápido o muy lento.

Levy escribe diálogos reflexivos sobre sentimientos culturalmente reprochables respecto al duelo. Toda la represión que Marc guardó en un matrimonio fracturado sale a flote y, con ello, emociones que podrían parecer hirientes para terceros, pero necesarias para su proceso de duelo. Al mostrar el egoísmo de Marc se humaniza su búsqueda de sanación y se entiende aún más su frustración por quedarse solo, sin respuestas por los actos desconsiderados de su esposo.

A Levy lo acompaña un elenco notable que debió tener más protagonismo y desarrollo. Negga es fantástica como Sophie, amiga caótica y desajustada que no encuentra el ritmo de su vida personal y romántica, pero que da el apoyo más incondicional que se puede conseguir. Patel es agradable como un amigo mucho más crítico y receloso, aunque la película falla en comprender el origen de sus actitudes.

La dirección de Levy resulta modesta, limitada por una estética más televisiva que cinematográfica y un ritmo irregular que inicialmente se siente apresurado. Su contención le juega en contra, ya que en comparación con otros dramas gays sobre duelo como A Single Man (Tom Ford, 2009) y Spoiler Alert (Michael Showalter, 2022) se siente emocionalmente distante.

No obstante, hay un encanto pasajero en el trabajo de Levy, quien consigue la difícil labor de que una película dirigida, escrita y actuada por la misma persona no se sienta un ejercicio ególatra. Despertar del duelo es una película triste, dulce y cómica que humaniza el proceso de duelo y muestra que las relaciones son más complicadas de lo que resguarda un portarretrato, ahondando en la belleza de apoyarse en amistades sinceras en tiempos de crisis y de la tortuosa improvisación de la vida adulta, fingiendo que estamos sanando hasta que se hace realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.