Babyteeth – un debut directoral con corazón y muchas lágrimas

Escrito el 18 junio, 2020 @alessandra_kr

En dónde la puedes ver: pago por evento.

Directora: Shannon Murphy

Elenco: Eliza Scanlen, Toby Wallace, Ben Mendelsohn, Essie Davis, Emily Barclay.

País: Australia

Palomómetro

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt8399664/

Babyteeth inicia como una comedia alegre y luminosa, y a pesar de que se mantiene positiva y brillante a lo largo de su duración, el tema que aborda no podría ser más depresivo y oscuro. Mitad comedia de crecimiento de adolescentes, mitad drama de enfermedades terminales, esta cinta es una pequeña gema adorable.

Milla (Eliza Scanlen), una joven adolescente está muy enferma de cáncer. Más allá de estar en cama o sufriendo por esto, intenta vivir el día a día de manera normal. Cuando se siente bien va a la escuela y toca el violín; siempre acompañada de sus padres amorosos, pero deprimidos. Por un lado, está Henry (Ben Mendelsohn con el bigote más horrible del mundo que aun así logra lucir), el terapeuta sereno; y por el otro, Anna (Essie Davis), la pianista prodigio que tiene crisis nerviosas de manera habitual. Puede que en la superficie todo esté bajo control, pero en el mundo individual de cada uno, todo está a punto de derrumbarse.

La cosa se complica para los padres, pero mejora para Milla, cuando ésta conoce a Moses (Toby Wallace), un veinteañero, bueno para nada, adicto y sin prospectos para el futuro. Creando un misterio para todos, incluido para el mismo Moses, Milla se encapricha y enamora desesperadamente de él.

Marcando el debut directoral de Shannon Murphy, esta pequeña cinta presenta mucha confianza y aptitud a la hora de desarrollar la historia. Esto se debe en gran parte al excelente guion de Rita Kalnejais, quien adaptó su propia obra de teatro; así como a los actores que se encuentran en excelente forma y dan todo de sí en sus interpretaciones.

Eliza Scanlen, después de voltear cabezas como la hermana psicópata de Amy Adams en la serie de HBO Sharp Objects, presenta a un personaje más digerible y mucho más simpático. Mientras que en la serie crea sospecha y reprobación, aquí es adorable y entrañable. Su necesidad por crecer y experimentar todo rápidamente es empática.

Esto nos lleva a sus padres, quienes a lo largo de la película toman decisiones cuestionables para hacer feliz a Milla. Decir que quieren a Moses es una exageración, pero la influencia en la salud mental y emocional que tiene sobre Milla es innegable. Por esto, Henry y Anna harán cosas impensables para alimentar la relación y codependencia entre los jóvenes, incluso si esto significa vivir con más ansiedad y reprobación interna. Tanto Ben Mendelshon como Essie Davis están desgarradores en la película, proveyendo la parte realista de la enfermedad. Ambos saben que su hija se irá pronto, por lo que hacen lo necesario para mantener un poco de cordura entre ellos y al mismo tiempo, hacerla feliz.

La primera parte de la película funciona principalmente como una comedia, auxiliada por pequeños subtítulos que anuncian los principales temas de cada escena (y en lo personal, lo único molesto de la película), mientras que Milla y Moses desarrollan una relación complicada e intensa. Durante estos momentos se presentan los típicos momentos de alguna comedia de crecimiento de adolescentes, aunque nunca se olvida que la protagonista está lidiando con una enfermedad. No queda claro si de verdad Milla ama a Moses o si lo está utilizando para vivir todo aquello de lo que se perderá, o a lo mejor un poco de las dos.

El hecho de que Toby Wallace sea tan agradable y vulnerable hace entendible la obsesión que Milla desarrolla por su personaje. Igual de necesitado y perdido que ella, ambos crean una pareja dispareja idónea. Lleno de explosiones, cambios de parecer y varias acciones intolerables, Wallace hace milagros al presentar a un Moses que termina ganándose la aceptación de la audiencia y, a regañadientes, de los padres. El hecho de que Milla lo haya escogido, para sorpresa de los demás, ya lo vuelve especial.

La segunda parte de la película coquetea peligrosamente con convertirse en un melodrama; sin embargo, el humor y la fortaleza de los personajes hacen que se mantenga a salvo. Aun así, las lágrimas están garantizadas. Ya sea un concierto privado entre familia y amigos, o una tarde en la playa en la que el papá Mendelsohn nos rompe el corazón, esta película los hará sentir cosas.

Con Babyteeth, vemos la llegada de varias artistas con mucha promesa. Por un lado, Shannon Murphy ofrece una película segura de sí misma con una nueva perspectiva en el tan común genero de comedia de adolescentes y drama de personas enfermas. Por el otro lado, Eliza Scanlen demuestra por qué es una de las grandes estrellas en ascenso, hecho fortalecido por su próxima presencia en Mujercitas de Greta Gerwig. Enriquecida por excelentes actuaciones por parte de Mendelsohn, Davis y Wallace, esta película dejará sus emociones a flor de piel.

*Esta reseña es una reimpresión de la reseña original publicada como parte de nuestra cobertura especial del BFI London Film Festival 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.