Alléluia: una experiencia fundamentalmente francesa

Escrito el 20 octubre, 2021 @bmo985

Disponible en:  MUBI (Estados Unidos).

Dirección: Fabrice Du Welz.

Guion: Fabrice Du Welz y Vincent Tavier.

País: Francia.

Elenco: Lola Dueñas, Laurent Lucas, Helena Noguerra, Stephanie Bissot, Edith Le Merdy.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt3218580/

Alléluia
Alléluia. Dir. Fabrice Du Welz. 2014. MUBI.

Los límites del deseo, usualmente hallados en la carne, pueden extenderse más allá, capturando la totalidad de las partes, sin importar que este sea correspondido. Es entonces que la razón se orienta hacia un solo objetivo: permanecer junto a aquél o aquella, justificando toda acción que cumpla con esa meta.

En Alléluia, Gloria (Lola Dueñas), una española y madre soltera de más de 40 años, se enamora perdidamente de Michel (Laurent Lucas), un embustero de poca monta quien seduce a mujeres maduras y usa sus encantos para sacarles dinero. Para la mala fortuna de Gloria y su familia, el deseo se apodera de ella: se compromete a acompañarlo y ayudarle a llevar a cabo sus engaños para el beneficio monetario de ambos. ¿Podrá cumplir su promesa, a pesar de que contradice los anhelos monogámicos de su corazón?

Durante los primeros minutos de la historia queda la impresión de un romance sumamente jodido, similar al mostrado en la segunda mitad de Phantom Thread (Paul Thomas Anderson, 2017). Sin embargo, el mundo de Alléluia es mucho más siniestro y salvaje que aquel de Alma y Reynolds, pues Michel pronto se da cuenta que sus dotes de brujo y seductor son más efectivas e impredecibles de lo que había pensado.

Gloria no es una amante dócil como ha prometido y sus celos amenazan con destruir el mundo que Michel había construido: seductor de pacotilla cuyas ambiciones no apuntaban más allá del placer sexual inmediato y la obtención de dinero fácil. A lo largo de cuatro actos, vemos tambalear su relación, desbordando su desenfreno erótico hasta mutar en una fiebre asesina que ninguno de los dos tiene la capacidad de detener.

Alléluia
Alléluia. Dir. Fabrice Du Welz. 2014. MUBI.

Fabrice Du Welz presenta la historia de Gloria y Michel en la acostumbrada cámara temblorosa del cine francés de los últimos años. En este caso, la fotografía tiene el efecto no solo de realismo, sino de reflejar la perpetua confusión interna del personaje de Gloria, cuyas emociones contradictorias guían su exagerada impulsividad pasional.

Lola Dueñas, actriz española mejor conocida por su participación en las cintad de Pedro Almodóvar, la personifica no como la locura encarnada, aunque por momentos alcance el paroxismo de esta, sino como una mujer cuyos instintos la abruman e, incapaz de detenerse, sigue adelante con la fuerza de una locomotora. “Mira lo que me hiciste hacer,” le espeta a Michel en una escena violenta, como diciendo “si ya sabes cómo me pongo, ¿para qué me invitas?” Sin embargo, nos preguntamos, ¿se trata de una incapacidad de detenerse o de una voluntad de continuar?

La dominación es uno de los temas que Alléluia pone en la palestra, pues la primera escena en que Michel sale a cuadro lo vemos invocando a los espíritus para que le ayuden a conquistar a Gloria. Presentado con esta casualidad, a menudo nos encontramos preguntando si Gloria es responsable de sus acciones, si se trata de una mujer llevada por el deseo o si, al contrario, es conducida por la mano invisible convocada por Michel, aunque uno también podría preguntarse si no es que Michel se embrujó a sí mismo para quedarse al lado de Gloria.

Los desplantes de De Welz, que de repente rompe su esquema naturalista con un solitario e inquietante momento que debe disfrutarse sin ningún tipo de conocimiento previo, hacen que Alléluia eluda la clasificación. Sus hilos conductores, el erotismo y la violencia brutal apuntan hacia el terror, mientras que la locura de Gloria sugiere terror psicológico; sin embargo, me ha recordado bastante a otros retratos franceses de la pasión desbordada (La Vie de Adèle de Abdellatif Kechiche, 2013) y la frustración amorosa de dos personas que no son compatibles, pero se niegan a afrontarlo (Mon Roi de Maïwenn, 2015).

Ofreciendo pocas respuestas al comportamiento de esta pareja siniestra, patética, ingenua, embaucadora y lujuriosa, Alléluia mantiene los pelos de punta, pero también las emociones de sus protagónicos a flor de piel. Me ha parecido frustrante, violenta y bastante cachonda (es decir, una experiencia 100% francesa). La actuación de Dueñas como una madre soltera aburrida, despertada por el placer a una vida de caprichosa crueldad frente al diminutivo comportamiento de su talentoso amante, bien vale la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.