El lugar sin límites: la apertura del cine homosexual en México

Escrito el 20 abril, 2021 @Kriss_Navarro

Es innegable que el cine mexicano de la Época de Oro grabó en la memoria del mundo la imagen del hombre varonil, valiente, fuerte, arriesgado, mujeriego, cantante de cantinas, jinete experimentado, buen mozo y bebedor empedernido. En pleno 2021, vemos películas en donde aparecen Pedro Infante, Jorge Negrete, Luis Aguilar, Joaquín Cordero, entre otros actores que alcanzaron el cielo, y suspiramos con la idea de recibir serenatas bajo el balcón y las estrellas como testigos de un amor apasionado. Sin embargo, los tiempos van cambiando y es necesario dar voz a los sectores que durante tantos años permanecieron en las sombras, siempre con los papeles chuscos y hasta denigrantes.

En 1978, las pantallas de México se vieron sacudidas con el estreno de uno de los filmes más hermosos de la cinematografía nacional: El lugar sin límites. Basada en la novela homónima del chileno José Donoso, con el guion elaborado por José Emilio Pacheco y bajo la dirección de Arturo Ripstein, la cinta nos presenta la historia de “La Manuela” (interpretado por el gran Roberto Cobo) un travesti que, junto a su hija, “La Japonesita” (una increíble Ana Martín), dirigen el prostíbulo del pueblo. “Don Alejo” (el inolvidable Fernando Soler), es el dueño del pueblo y quiere comprar el burdel; sin embargo, cuando regresa su ahijado, “Pancho” (Gonzalo Vega), todo se complica.

“La Manuela” es un excelente bailarín de flamenco, lo que le da renombre en el pueblo y le permite forjar una amistad con “La Japonesa” (Lucha Villa), la primera dueña del prostíbulo y madre de su hija. La actitud jacarandosa y el desparpajo de “La Manuela” tientan a los varones del pueblo y atraen irremediablemente a “Pancho”, con quien tiene cuentas pendientes que parecen quedar saldadas en un baile muy íntimo. La tragedia llega cuando “Pancho”, totalmente alcoholizado, besa a “La Manuela” y es visto por su cuñado, quien cuestiona su sexualidad, provocando la persecución y posterior asesinato del padre de “La Japonesita”.

Antes de los años 70, los únicos personajes gays que aparecían en los filmes tenían la función de hacer reír a los espectadores y verse “pícaros”. Es de 1970 a 1976 cuando surge el Nuevo Cine Mexicano, cuyas películas más conocidas son las de ficheras. Así, El lugar sin límites se convirtió en la primera película mexicana en donde el personaje principal es homosexual y que muestra la lucha del hombre que se siente atraído por los varones, pero se ve limitado por el grupo social al que pertenece. La cinta de Ripstein ahora es un filme de culto que ganó cuatro Premios Ariel: Mejor actor (Roberto Cobo), Mejor actor de reparto (Gonzalo Vega), Mejor actriz de reparto (Lucha Villa) y el Ariel de Oro para su director.

Como una muestra de la homofobia imperante en México, Roberto Cobo y Gonzalo Vega recibieron cientos de críticas por El lugar sin límites, principalmente por haber mostrado el primer beso homosexual en las pantallas mexicanas. Mientras “La Manuela” hizo de Cobo un actor de renombre, Gonzalo Vega fue criticado por abandonar su papel de macho y besar a otro hombre; años más tarde, Vega triunfaría en el teatro con la comedia La señora presidenta. Afortunadamente, con el pasar de los años, nuestro país ha aceptado la idea de un cine en donde la comunidad homosexual tiene cabida sin necesidad de caer en lo grotesco o vulgar.

Algunos críticos de cine señalan que la virtud de Arturo Ripstein es mostrar ese México que no queremos ver porque nos incomoda, ese país en donde la pobreza y la inmoralidad son cosa de todos los días, aunque incomode a las clases altas. El lugar sin límites rompe con la idea de pueblos habitados por hombres y mujeres que tienen bien definidos y aceptados sus roles, con casitas llenas de plantas y construidas con adobes. En esta cinta la vida pueblerina está forjada con el baile de “La Manuela”, con el deseo frustrado de “Pancho”, y con la doble moral de quienes gustan de lo prohibido en la intimidad y reniegan de lo mismo a los ojos de los demás.

El lugar sin límites está disponible en MUBI.

 

 

Nota de la editora: en la primera edición del artículo se omitió el Ariel a mejor actriz de reparto para Lucha Villa. La redacción se modificó el 21 de abril de 2021 para reflejar que la película ganó cuatro Premios Ariel y no tres como se había publicado originalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.