Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Tops Palomita de maíz: nuestras 10 películas navideñas favoritas

Escrito el 20 diciembre, 2023 @cinematictalk

Ya estamos en plena época decembrina en donde el espíritu navideño se siente en todo lugar y momento. Las calles están adornadas de verde y rojo, las personas salen a las calles en busca del regalo y aquellos lejos de casa se apresuran para volver y pasar tiempo en familia. Aunque es el momento perfecto para celebrar, comer y disfrutar a los seres queridos, también es el momento idóneo para ver películas, y qué mejor que revisitar aquellas que, por su escenario o espíritu central, ya son clásicos navideños.

En Palomita de maíz reunimos a nuestro equipo para seleccionar nuestras películas navideñas favoritas. La tarea no fue sencilla, de hecho, fue inevitable que algunos clásicos y favoritos personales quedaran fuera. No obstante, a continuación pueden encontrar 10 recomendaciones navideñas que definitivamente tienen un lugar especial en el corazón de este equipo cinéfilo. Si el plan es pasar el 25 de diciembre en la flojera y pegados a la televisión – como buena tradición – ¿por qué no hacerlo en compañía de alguno de estos filmes?

 

10. While You Were Sleeping (1995)

Esta comedia romántica, dirigida por Jon Turteltaub, ofrece una narrativa encantadora y llena de calidez. Sandra Bullock interpreta a Lucy, una joven solitario que vende boletos para el tren en Chicago. Su vida cambia cuando se “enamora” platónicamente de Peter (Peter Gallagher), un hombre guapísimo que le compra un boleto todos los días. El filme se sumerge en un torbellino de eventos cuando este hombre sufre un accidente, y Lucy, de manera accidental, es identificada como su prometida. La trama, enmarcada en la mágica atmósfera navideña, teje una red de situaciones cómicas y románticas.

La película destaca por su entrañable exploración de la familia y las relaciones humanas, con momentos nostálgicos que evocan la esencia de las comedias románticas clásicas. La química entre los personajes, las peripecias divertidas y el toque festivo hacen de While You Were Sleeping una experiencia cinematográfica que perdura en la memoria con una sensación acogedora y entrañable. – Julia Andrade

 

9. The Green Knight (2021)

Con The Green Knight, David Lowery se alzó como una de las voces más intrigantes y cerebrales del cine independiente estadounidense. Con una evolución difícil de predecir, que abarca distintos géneros, rangos y temas, desde lo existencialista con Ghost Story (2017), lo familiar con Pete’s Dragon (2016) y lo melancólico con The Old Man & the Gun (2018), The Green Knight se distingue como una propuesta ambiciosa, inventiva y, de nuevo, existencialista.

Iniciando en la mañana de Navidad, la película sigue al caballero Gawain (Dev Patel) en su vida superflua. Cuando acepta el reto del caballero verde y espera no enfrentar consecuencias, su vida cambia lentamente a lo largo de un año, enfrentando, por fin, el deber que viene con la gloria que celebró sin merecerla. La película presenta el camino de maduración de un hombre que se niega a crecer, acobijado en la seguridad y el confort de una vida privilegiada. La fábula, que finaliza en Navidad del año siguiente, es una en donde el valor, la moral y la integridad se enfrentan al privilegio, el conformismo y la superficialidad. Aunque quizá pesada en su reflexión, precisamente su moraleja la hace una buena excusa de reflexión de fin de año. – Alessandra Rangel

 

8. Little Women (2019)

En 2019, la novela Mujercitas de Louisa May Alcott tuvo su última adaptación cinematográfica, dirigida por Greta Gerwig. A pesar de la presión inherente al recrear un clásico que ya contaba con adaptaciones notables, Little Women se reveló como una joya moderna indispensable. La visión única de Gerwig destaca por su ingeniosa estructura narrativa no lineal que aporta una capa adicional de profundidad a la historia familiar de las hermanas March, captando la esencia atemporal de una de las novelas más famosas del mundo.

Aunque no es inherentemente una película navideña, la incorporación de elementos festivos de manera significativa resalta la importancia de la unión familiar y la generosidad en momentos especiales. A esto se suma la ambientación invernal, la cual añade un toque de magia y nostalgia navideña. – Julia Andrade

 

7. Rise of the Guardians (2012)

La primera película de Peter Ramsey (Spider-man: Into de Spider-verse) cuenta la historia de Jack Frost (Chris Pine), la personificación de la nieve, en su búsqueda por saber quién es y por qué fue elegido por “el Hombre en la Luna” para ser un Guardián. Cuando el Coco (Jude Law) amenaza con convertir los sueños de los niños en pesadillas, Jack Frost emprende una misión para proteger la inocencia de la niñez en equipo con Norte (Alec Baldwin), el Hada de los dientes (Isla Fisher), el Conejo de pascua (Hugh Jackman) y Meme, los otros Guardianes.

A pesar de que el diseño de los personajes es inconsistente, la película es llamativa por la belleza de su animación y sus pequeños detalles, incluyendo un tatuaje temporal en el dorso de la palma de la mano de un niño o las flores que crecen en las grietas de la acera cuando se cierra un túnel por el que viaja el Conejo de Pascua. Estos abonan a la profundidad de las tradiciones en las que los personajes están basados y al mundo en el que ocurre la historia. Aunque la historia no transcurre en Navidad, Rise of the Guardians es una película navideña perfecta acerca del asombro, los recuerdos, la esperanza, los sueños y el poder de creer. – Andrea Marín Serrano

 

6. Tokyo Godfathers (2003)

En la víspera de Navidad, tres vagabundos de Tokio descubren un bebé abandonado en la basura. Entre los pliegues de su ropa hay una nota que le pide a quién lo encuentre que lo trate con amor. El desventurado trío, en una serie de caóticas situaciones, se dispone a encontrar a la madre del bebé, o en su defecto, dejarlo con alguien que se haga responsable de su cuidado. Con esta simple premisa, el director Satoshi Kon crea Tokyo Godfathers, uno de los animes más electrizantes, cómicos y emotivos de todos los tiempos.

La película brilla por sus personajes: Gin, un tosco y vulgar vagabundo que terminó en la calle por endeudado por su ludopatía, abandonando a su familia en el proceso; Hana, una enérgica mujer trans vagabunda, ex drag queen, que rápidamente se ilusiona con la idea de criar al bebé; y Miyuki, una belicosa estudiante de secundaria que huyó de su familia disfuncional. Los personajes no podrían ser más dispares, en constante conflicto, pero Kon los construye con tanta nobleza que sus imperfecciones los hacen encantadores.

Tokyo Godfathers es un claro exponente de la famosa frase de Guillermo del Toro: la animación es cine. Es un relato extraordinario y solemne sobre la indigencia, confrontando la desigualdad de clases en un Tokio consumista que mira de reojo a los que encuentran en las plazas una cama temporal. Ahonda con tanta firmeza en los traumas de sus personajes que es inevitable conmoverse por su desenlace y los lazos que crean con la experiencia común de la soledad, el trauma y la marginación social. Pocas cosas impactan más en las épocas decembrinas que la introspección en temas como familia, hogar y esperanza. Kon ambienta la historia en Nochebuena para reflexionar sobre el valor de las conexiones humanas, cuestionar la manera en que el consumismo nos separa y aliena de dicha humanidad, y mostrar la belleza de escoger nuestra familia en el caótico camino de la vida. – Cesar Guedez

 

5. The Holiday (2006)

Nada dice más Navidad que una buena comedia, familiar o romántica, pero comedia al fin y al cabo. Nancy Meyers lo sabe mejor que nadie. La realizadora se fue ganando la fama de poner en el centro a personajes políticamente incorrectos y con una notoria mala suerte, quienes se manejan con ideas que al grueso de los mortales le parecerían demencia.

The Holiday no es la excepción a la regla Meyersiana. En medio de las vacaciones de invierno en el norte del globo, sigue a un inverosímil cuarteto de mediana edad con poco para festejar y poca suerte en el amor. Todo comienza con Iris (Kate Winslet), una columnista londinense enamorada de su ex tóxico, y Amanda (Cameron Diaz), una productora estadounidense en medio de una ruptura sentimental. Ninguna con muchas ganas de pasar las fiestas en sus respectivos hogares, cambian casas por dos semanas a modo de borrón y cuenta nueva. Lo que parece destinado a ser una catástrofe termina siendo un mal necesario, una nueva oportunidad.

El filme es una invitación hacia lo desconocido, a los comienzos, a la valoración personal sobre todas las cosas. Es que en el camino ambas se cruzan personajes carismáticos que solo un cambio de aires hicieron posible sus presentaciones. The Holiday es de esas cintas donde el futuro es incierto, pero el presente es un regalo para cualquier escéptico, a entender que el sufrimiento es, a veces, el resultado de la inacción y el miedo a romper las propias estructuras. – Valentina Starcovich

 

4. Die Hard (1988)

Die Hard es uno de los clásicos navideños más inusuales al permitir que predomine la acción en lugar de una átmosfera plenamente festiva. Estrenada en 1988, cuenta la historia John McClain (Bruce Willis), un detective de Nueva York que viaja a Los Ángeles con la intención de reparar su matrimonio. Mientras se celebra la fiesta navideña de la compañía de su esposa, un grupo de terroristas convirtie su visita en una situación de rehenes.

El debate sobre si debe considerarse una película navideña o no ha estado presente por años. Lo cierto es que presenta elementos que caracterizan a este tipo de cintas: el personaje que viaja para reparar las relaciones familiares usando la Navidad como una excusa, los decorados, la música y ese extraño sentimiento de esperanza de que en Navidad las cosas pueden terminar bien. Llena de escenas icónicas como la caída de Hans Gruber (Alan Rickman) o un Bruce Willis en los ductos de ventilación, Die Hard es la dosis exacta de espíritu navideño y acción, perfecta para pasar las fiestas. – Brenda Garrido

 

3. Tangerine (2015)

Cada generación tiene el John Waters que se merece. Con humor ácido, personajes caóticos y ausencia de miedo a ser catalogado como vulgar, Sean Baker es un prodigio del cine independiente actual que calza en la vibra de irreverencia y celebración del mal gusto que Waters estableció con tanta inteligencia. En Tangerine, su mejor trabajo hasta la fecha, Baker creó un clásico navideño no intencional que no necesita de nieve ni vestimenta roja y verde. De hecho, no podría ser más opuesta a lo que se asocia culturalmente con las fechas decembrinas: el calor traspasa la pantalla, el naranja inunda las calles de Los Ángeles, casi no se aprecian adornos navideños y las peleas están a la orden del día.

La trama sigue a las amigas Sin-Dee (Kitana Kiki Rodríguez) y Alexandra (Mya Taylor), trabajadoras sexuales trans que durante el 24 de diciembre emprenden un recorrido caótico por la ciudad, topándose con personajes tan o más desquiciados que ellas. La hiperactiva y desenfrenada Sin-Dee se entera de que su novio proxeneta le fue infiel, y durante todo el día va en busca de esa chica para “darle una lección por meterse con su hombre”, mientras Alexandra la sigue intentando mantener la cordura. La cinta fluye y se deja llevar por su ritmo acelerado y contagioso, un sentido del humor punzante y retorcido, así como la naturalidad de sus personalidades en conflictos individuales por necesidades insatisfechas, emocionales, profesionales y sexuales.

Tangerine es una película coral, centrándose en personajes de ambientes marginales que otro director trataría con condescendencia, desde la superioridad moral o la lástima. Es una proeza en construcción de ritmo, acelerando en dramas y chismes irresistibles, y frenando en momento precisos para apreciar la belleza de las interacciones comunes entre las amigas. Baker no plantea el espíritu navideño en los arquetipos visuales del género, sino en su esencial reflexión de las conexiones humanas y la fragilidad de los conceptos de familia. La Navidad, además de un periodo de consumismo y esteticismo, es una época de introspección hacia nuestro lugar en el mundo y desempeño como seres sociales en las diferentes áreas de la vida. Baker hace cátedra de empatía al comprender las motivaciones y angustias de Sin-Dee y Alexandra sin caer en el miserabilismo, celebrando la identidad de un grupo constantemente marginado en el cine y la vida real. Cuando cae la noche, Tangerine demuestra ser una hermosa historia sobre familias elegidas y el inquebrantable vínculo de dos amigas que se enfrentan a dinámicas opresivas, y aun entre peleas y desacuerdos, estarán ahí para prestarse pelucas o quedarse calvas juntas. – Cesar Guedez

 

2. It’s a Wonderful Life (1944)

La historia de It’s a Wonderful Life se ha contado un centenar de veces. Incluso si no has visto el clásico navideño de Frank Capra, seguramente la has visto referenciada en cine o televisión: un personaje en plena crisis existencial es guiado por un ángel o criatura fantástica por un mundo en el cual nunca existió para valorar su vida y notar la importancia que tiene para los demás.

George Bailey (James Stewart) es un padre ejemplar, con una vida que parecería idílica, pero está profundamente deprimido, contemplando el suicidio, frustrado personal y profesionalmente, y atiborrado de deudas. En Nochebuena, Clarence Odbody (Henry Travers), su ángel guardián, hace acto de presencia para guiarlo por pasajes de su propia vida. A través de flashbacks, Clarence le muestra a George diferentes momentos en los que su altruismo salvó o cambió la vida de otros para bien, desde su hermano menor hasta un anciano que salvó de ahogarse justo cuando planeaba suicidarse. Desde niño, la benevolencia fue parte de su personalidad.

It’s a Wonderful Life se menciona como una de las mejores películas de todos los tiempos y no es para menos. La belleza de la cinta de Capra se reafirma en su revolucionaria esperanza del espíritu humano y su reveladora percepción de la depresión y la ideación suicida como una visión de túnel sesgada por emociones y pensamientos abrumadores. George no es un santo ni un mártir, es una percepción noble de la humanidad. Sus actos benevolentes no son planificados, son espontáneos. Su felicidad proviene de darle felicidad a otros. La humanización llega a través de su vulnerabilidad.

La sublime moraleja de este cuento navideño existencialista apela al valor de la vida. Cada día de nuestra vida es parte de un todo, y aun en la peor oscuridad, se puede luchar para conseguir un atisbo de luz. Roger Ebert dijo una vez que las películas son máquinas que generan empatía, entonces It’s a Wonderful Life es una de las más grandes de la historia. – Cesar Guedez

 

1. Carol (2015)

La Navidad cobró otro sentido desde que Todd Haynes puso en la pantalla grande la novela de Patricia Highsmith. Enmarcada en la época del año que, desde tiempos inmemoriales, se asocia al cariño familiar, Carol le da una vuelta de tuerca al asunto y la sitúa como el escenario ideal para vivir una de las más épicas historias de amor jamás retratadas. Suena a maravilla, aun cuando no todo sea color de rosas.

Situada en plenos años 50, Carol supone el encuentro de dos almas totalmente opuestas: por un lado, Therese Belivet (Rooney Mara), una joven fotógrafa con pocas ambiciones que sobrevive gracias a su trabajo como vendedora en una tienda en Manhattan; y por el otro, Carol Aird (Cate Blanchett), una refinada mujer de la alta sociedad neoyorkina que acude a la tienda para comprarle un regalo a su hija. Lo que parece ser un encuentro aislado entre personas diametralmente opuestas termina siendo la chispa inicial de un romance tan álgido como imposible para su tiempo. El amor, cuando es verdadero, siempre es más fuerte que cualquier tormenta, y en una latitud donde la nieve cubre todo lo que toca, se necesita mucho calor para sobrevivir.

Carol también es un drama cargado de mucha emotividad, de mujeres que no eran lo suficientemente libres para vivir su sexualidad a pleno. Es la lucha por ser uno mismo, por encontrarse sin importar el sacrificio. El resultado es un bellísimo composé y el renacimiento de las personas en el tiempo entre la Navidad y el Año Nuevo. – Valentina Starcovich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.