Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Thor Ragnarok: la canción de una persona desplazada

Escrito el 6 julio, 2022 @ECinematografo
Camino a Amor y trueno, parte 3
Este artículo contiene spoilers.
Tessa Thompson, Cate Blanchett, Chris Hemsworth, Mark Ruffalo y Tom Hiddleston en Thor Ragnarok. Dir. Taika Waititi. Marvel Studios. 2017.

Después de sus apariciones en Thor: el mundo oscuro (Alan Taylor, 2013) y Avengers: era de Ultrón (Joss Whedon, 2015), Thor llegó a un punto extraño. En esta última película, mientras varios Vengadores eran explorados como personajes, Thor fue relegado a buscar artefactos relevantes para la trama, convirtiéndose en el integrante más aburrido del grupo. Por suerte, una de las villanas de turno, Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen), introdujo en él la idea de que Asgard, su planeta, sería devastado por un cataclismo sin precedentes.

Justo cuando Chris Hemsworth, quien interpretaba a Thor, empezó a aburrirse del personaje, Taika Waititi obtuvo la oportunidad de dirigir Thor Ragnarok, la siguiente secuela en la historia del personaje, al hacer un reel comédico para los directivos de Marvel que incluía la canción “Immigrant Song” y que prometía un viaje compuesto de personajes pintorescos. Esta pieza de rock compuesta por Led Zeppelin ya había sido usada varias veces, incluyendo Shrek Tercero (Chris Miller, 2007) y Escuela de Rock (Richard Linklater, 2004); sin embargo, Waititi la utilizaría como un himno sobre la historia de Asgard.

Después de motivar de nuevo a Hemsworth a continuar trabajando en su personaje y producir un hit en taquilla, la película de Waititi hizo que los fans del MCU entraran en controversia: ¿el nuevo Thor había dejado de ser un héroe y se había convertido en un chiste de sí mismo?

 

Thor, Hela y el legado de Odín

Cate Blanchett como Hela en Thor Ragnarok. Dir. Taika Waititi. Marvel Studios. 2017.

Waititi aprovechó que habían pasado dos años desde la última vez que vimos a Thor para justificar el cambio radical en su personalidad. En Ragnarok tiene capacidad de reflexión y un sentido del humor agudo. En su primera escena, Thor está amarrado y colgado de los pies y, en plena conversación con su raptor, lo ataca con un arsenal de comentarios. Surtur (Clancy Brown) lo amenaza y se presenta como la perdición de Asgard. Thor se libera a sí mismo, pelea contra él e Immigrant Song” suena triunfante.

Esta canción, aunque inspiradora y épica, tiene una letra que habla de acciones terribles: la invasión de un territorio por parte de vikingos sanguinarios que enaltecen su cultura ante las personas que están sometiendo a su poder. Ésta es la música que acompaña a Thor, quien todavía es ignorante de la historia del reino que llama hogar.

En esta película, Waititi señala que los líderes asgardianos continúan modificando su pasado para parecer los buenos de la historia (así como múltiples países imperialistas). El rey Odin (Anthony Hopkins) lo hizo durante la primera película al contarnos sobre su invasión de Jotunheim, narrando una victoria importante, pero omitiendo el hecho de que adoptó a un bebé del territorio para después usarlo como instrumento diplomático. En Asgard, Thor es testigo de una obra de teatro producida por Loki, que glorifica y expía sus acciones. Tanto Loki como Odín padecen de megalomanía.

Tom Hiddleston, Anthony Hopkins y Chris Hemsworth en Thor Ragnarok. Dir. Taika Waititi. Marvel Studios. 2017.

Thor se entera de que tiene una hermana mayor que Odín escondió por sus tendencias sanguinarias. Ella inicia una trama que repite los eventos de la primera película: Thor es derrotado y exiliado, solo que esta vez Hela escupe en el orgullo del Dios del Trueno y destruye al martillo Mjolnir, su herramienta y muestra de su poder.

Hela llega a Asgard y queda sorprendida por el hecho de que ninguno de sus compatriotas recuerda sus hazañas. Odin, en efecto, borró todo rastro de sus crímenes, vendiéndose como un rey benevolente cuando cada piedra y átomo de la sala del trono fue usurpado y explotado de los Nueve Reinos. Hela no tiene el arrepentimiento de su padre y quiere perseverar en su misión imperialista, solo que queda encerrada en Asgard (porque la trama lo requiere así).

Esta revelación complementa los eventos mostrados en Thor y Thor: el mundo oscuro: las mentiras de Odín son el motivo de la ambición de Loki y la infelicidad familiar de Thor. Ambos fueron herramientas de una fantasía nacionalista que les impidió considerar la perspectiva de las personas en sus colonias (solo hasta que Thor es desterrado por primera vez) y la manera en que sus acciones como deidades los habían condenado a la sublimación.

Lo único negativo de esta exposición explosiva de hechos, es la manera en que Ragnarok utiliza a Cate Blanchett. Haberla contratado como antagonista debió haber sido una oportunidad para explotar las capacidades ridículas de maldad de Hela. Si bien su personaje es funcional para el arco emocional y temático de Thor, uno no encierra a Cate Blanchett solo para sacarla a relucir hasta el acto final. Por ejemplo, en una secuencia, Hela masacra a todo un ejército, pero no es Cate Blanchett, pues la actriz es reemplazada por un títere hecho a computadora que dispara espadas de sus manos.

 

Thor, el hombre desplazado

Jeff Goldblum como El Gran Maestro en Thor Ragnarok. Dir. Taika Waititi. Marvel Studios. 2017.

Después de su desafortunado primer encuentro con Hela, Thor termina en Sakaar, un espacio en el universo que funciona como un sifón para todos aquellos que intentaron escapar de su hogar; es decir, es el Mar Mediterráneo del MCU. Cada persona y alienígena que cae allí se convierte en un esclavo para el deleite del Gran Maestro (Jeff Goldblum), quien les promete la gloria de un nombre en la arena, más no dignidad.

Sin importar que el Gran Maestro sea interpretado por un carismático y excéntrico Jeff Goldblum, su hipocresía sangra a través de su maquillaje y atuendo. Se escandaliza cada vez que se utiliza el término “esclavos”, prefiriendo la expresión “prisioneros con trabajo”. Su utopía no solo encanta a aquellos que ganan a partir de la explotación y muerte de personas en cautiverio, sino que nubla el juicio de personas que no saben cuál será el siguiente paso en sus vidas, tal y como sucede con Valkyrie (Tessa Thompson) y Hulk, perdido de la trama del MCU desde su desaparición en Avengers: Era de Ultrón y ahora una propiedad preciada en la colección del Gran Maestro. Ambos permiten la reproducción de este sistema mientras resuelven su confusión.

En Ragnarok, la trilogía se libera de la responsabilidad de cargar con personajes que no contribuían a la historia, incluyendo los compañeros inseparables de Thor en Asgard (Sif y los Tres Guerreros) y la Tierra (Jane Foster, Darcy y Erik Selvig), quienes mueren o permanecen ausentes. Waititi permite que Thor, pese a haber perdido a su padre y estar preocupado por el destino de Asgard, actué como un terapeuta para sus compañeros de viaje: Valkyrie es una asgardiana exiliada que recuerda los crímenes de guerra de Hela; agobiada por su culpa, se alcoholiza y se aleja de su gente. Hulk, por su parte, prefiere el amor que recibe en Sakaar que el rechazo del que es objeto en la Tierra, incluso secuestrando a su alter ego humano en su conciencia para vivir su esclavitud en paz.

Mientras Hela intenta salir de Asgard sin éxito, Thor se reune con Loki en Sakaar, solo que esta vez los hermanos aceptan que sus caminos no estarán destinados a cruzarse de nuevo. Después de tres películas con la redención de su hermano en la cabeza, Thor reconoce que Sakaar es el lugar ideal para la ambición de Loki y se contenta con la posibilidad de que su futuro podría estar allí.

Tessa Thompson como Valkyrie en Thor Ragnarok. Dir. Taika Waititi. Marvel Studios. 2017.

Pese a rehabilitar a la gente a su alrededor, el orgullo de Thor está herido. Sin Mjolnir guiando sus poderes y fuerza física, el Dios desgraciado intenta establecer contacto con su propio valor. Ésta es la fortaleza del equipo de escritores (Eric Pearson, Craig Kyle y Christopher L. Yost) bajo la dirección de Taika Waititi: su capacidad para explorar cómo las emociones de culpa y debilidad florecen en situaciones de absoluta adversidad. El humor de Waititi entonces surge como un regalo y un mecanismo de defensa para sus personajes.

Hulk eventualmente es subyugado por su contraparte humana, el doctor Bruce Banner, quien se convierte en aliado de Thor para salvar Asgard y regresar a la Tierra. La fuerza de Hulk es tan importante como el intelecto de Banner. Todo lo que hay dentro de su cuerpo es valioso, hecho que continúa expresándose en Avengers: Endgame (Joe y Anthony Russo, 2019).

Valkyrie carga con la vergüenza de haber servido a un país que produjo una criminal del calibre de Hela, pero la revelación de “Asgard no es un lugar, sino su pueblo” a cargo de Thor permite que sienta orgullo otra vez por su hogar, pese a ser consciente de su propia historia. Entonces ambos se colocan en la tarea de persistir en salvar a su gente, aún si no pueden salvaguardar su territorio. Thor, por su parte, después de su segunda experiencia como persona desplazada, no abandona a los esclavos de Sakaar y facilita una revolución en contra del Gran Maestro encabezada por Korg (Taika Waititi), un hombre de roca con acento neozelandés.

De regreso en Asgard, mientras Hulk y Valkyrie asisten en la evacuación de Asgard, “Immigrant Song” vuelve a aparecer como heraldo de la última batalla del orgullo asgardiano. Thor ya no necesita el martillo para luchar como igual en contra de Hela: su propio espíritu es capaz de llamar los rayos del cielo para atacar a su hermana. La canción incluso cobra un nuevo significado dentro de la película. La letra grita “ahora detente, reconstruye tus ruinas, pues la paz y la confianza salvarán el día, pese a lo que has perdido”. La fe de Thor en los demás es recompensada cuando Loki y Korg regresan para agilizar el rescate de los asgardianos.

Finalmente, Thor revive a Surtur para que lleve el apocalipsis a Asgard con Hela incluida. Igual, él ya no tiene nada que temer: el verdadero legado cultural de Asgard, su gente, está a salvo camino a la Tierra (hasta Avengers: Infinity War [Joe y Anthony Russo, 2018] cuando Thanos aniquila al 75% de los sobrevivientes).

 

Las ventajas de Taika Waititi

Taika Waititi dirige a Chris Hemsworth en Thor Ragnarok. Dir. Taika Waititi. Marvel Studios. 2017.

Las dos primeras películas de Thor tenían una identidad tonal ambigua: no se reconocían como dramas o comedias. En cambio, en la tercera entrega Waititi abrazó la comedia y creó una irreverente e incansable pieza que, a pesar de expulsar chiste tras chiste, jamás pierde de vista el rumbo de sus personajes y sus conflictos familiares, patrióticos y personales. Incluso cuando Waititi se detiene en escenas conmovedoras, su sentido del humor impulsa a sus personajes y regala un ritmo característico a la historia.

Desde lo estético, aún si Asgard y el cuerpo de Hela son generados por computadora, en Sakaar se consigna una dirección de arte colorida y fascinante basada en la geometría desproporcionada del artista de historietas Jack Kirby. Por su parte, el ritmo mantiene la atención de la audiencia, incluso si su antagonista pierde relevancia.

En cuanto a los personajes, Thor completa su arco narrativo de forma satisfactoria ya que el enfoque de la interpretación de Hemsworth es revisado. Waititi permite que su protagonista brille con sagacidad al demostrar que el musculoso y poderoso Dios del trueno puede ofrecer comentarios graciosos y jamás ser una caricatura. Esta vez ni Tom Hiddleston logra robar la película de Hemsworth.

Con un argumento tan sencillo, pero inteligente en subtexto, Thor Ragnarok es directa en su dirección, evitando entrar en melodrama forzado, mientras despliega un arsenal de chistes que fortalecen una historia marcada por el pasado de Asgard, así como por la posibilidad de recordar y sanar aun siendo herederos de un colonialismo sanguinario. Los asgardianos entonces completan un arco al pasar de ser ciudadanos de un imperio cósmico a personas desplazadas en vía de extinción. Dirigida con gusto por Taika Waititi y beneficiándose por una interpretación graciosa y motivada de Chris Hemsworth, Ragnarok es una entrega distinguible del MCU.

 

 

Lecturas adicionales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.