Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Thor: el mundo oscuro – un punto bajo en el canon del MCU

Escrito el 29 junio, 2022 @ECinematografo
Camino a Amor y trueno, parte 2.
Este artículo contiene spoilers.
Chris Hemsworth es Thor en Thor: The Dark World. Dir. Alan Taylor. Marvel Studios. 2013.

Thor: el mundo oscuro se encuentra en el abismo de las preferencias personales de varios fans del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU). Y no es sin merecerlo. Con personajes que no contribuyen a una trama desordenada, esta secuela es un producto de vanidad que jamás trasciende sus intenciones comerciales.

El mundo oscuro intenta dar continuidad a los eventos representados en Thor y Los Vengadores (Joss Whedon, 2012), principalmente al presentar las consecuencias de las acciones de Loki (Tom Hiddleston), el hermano adoptivo de Thor y príncipe de Asgard, quién después de fallar en su conspiración en contra de su familia adoptada, invadió la Tierra como lacayo del Titán loco, Thanos (Josh Brolin).

En Thor: el mundo oscuro, Asgard está en crisis. Sus colonias están reaccionando violentamente a su dominio, lo que distrae la atención de Thor de su mayor deseo: regresar a los brazos de Jane Foster (Natalie Portman), la astrofísica terrícola. Con Thor ocupado restableciendo el orden en los Nueve Reinos, Odin (Anthony Hopkins) se prepara para ceder su poder a su hijo; no obstante, su reino es atacado por los Elfos Oscuros, una raza que quiere aniquilar toda Luz en el Universo.

 

La producción de Thor: el mundo oscuro

La producción de esta cinta evidenció problemas desde antes de su filmación. Apenas Marvel completó la primera parte ordenó que una secuela debía completarse en dos años. Kenneth Branagh, director de la primera película, rechazó esta carga laboral. Patty Jenkins, quién dirigiría La mujer maravilla, renunció al trabajo cuando notó que su visión iba a ser vigilada y limitada por los directivos de Marvel. Fue Alan Taylor, director de varios episodios de Game of Thrones, el encargado de velar por la finalización del proyecto.

Con un guion sin propósitos claros y cargado con el punto de vista de Jenkins y las intenciones de Marvel, Taylor intentó plasmar una visión. El diseño de producción bajo su mando tiene diferencias marcadas con la primera cinta: los acabados y los detalles del reino de Asgard cambiaron, pasando de oro a piedra y metal. Hasta el cabello de Thor corresponde a su cansancio y madurez. Por su parte, los Elfos Oscuros tienen máscaras intimidantes que no revelan ninguna expresión, lo que los diferencia de los “elfos buenos y aliados” mostrados en El señor de los anillos.

Christopher Eccleston en Thor: The Dark World. Dir. Alan Taylor. Marvel Studios. 2013.

Pese a sus esfuerzos, el sistema visual que Taylor emplea es plano. Aún con nuevos colores adornando el cielo de Asgard, su dirección no es memorable al no expresar subtexto por cuenta de un guion vacío. Taylor afirmaría que Marvel permite una libertad inspiradora durante la producción para después limitar la independencia del director durante la edición. Al mismo tiempo, El mundo oscuro carece de amenazas y está repleta de comedia innecesaria. La dirección de fotografía y los efectos especiales brillan en la pantalla, pero se desperdician y se olvidan por una trama en la que no sucede nada.

 

Una experiencia vana

En esta película, las fuerzas de Asgard se enfrentan a Malekith (Christopher Eccleston), el líder de los Elfos Oscuros, un villano del MCU ejemplar en el sentido de que está mal escrito y solo sirve como un obstáculo físico que no reta a su protagonista. Malekith, más allá de su maldad, es relleno narrativo justificado por la necesidad de tener un “malo”. Cada una de sus escenas es tediosa.

Thor, por su parte, se estanca como personaje en el gran plan del MCU. Su personalidad se torna seria y cualquier carisma brindado por su romance con Jane no eleva sus emociones. Lo que sí destaca entre tanta mediocridad narrativa es su relación con Odin, la única fuente de conflicto en la película. Por cortesía de Hopkins, las peleas verbales entre Thor y Odin son estimulantes. Thor se desencanta con su padre y solo puede ver a un anciano que trata a sus súbditos con furia al estar cegado por su dolor y rencor hacia Loki y su sensación de superioridad sobre las demás especies. Parte de la visión de Patty Jenkins persiste aquí: Odin es un rey miserable que no se preocupa por las vidas que considera inferiores. En efecto, no es cordial con la mujer que su hijo decidió amar.

Anthony Hopkins en Thor: The Dark World. Dir. Alan Taylor. Marvel Studios. 2013.

Thor, quien estaba destinado a ser el rey de Asgard, ya no quiere el trono después de andar como el muchacho encargado de hacerle recados violentos a su padre; ahora quiere vivir con Jane. El héroe aplaza este deseo porque sabe que Odin necesita ayuda para cambiar su enfoque.

Lamentablemente, nada es suficiente para impactar en la experiencia de esta historia. Los personajes secundarios sobran o fuerzan un humor patético; por ejemplo, Jane se convierte en una damisela en peligro cuando el arma de Malekith, una Gema del infinito en versión líquida, invade su cuerpo. Jane llevaba dos películas intentando encontrar un modo de conectarse con otros mundos, pero este deseo es resuelto de forma conveniente cuando Thor simplemente la recoge y la lleva a Asgard, quitándole agencia como personaje e interés romántico.

Luego de esto, Jane no sirve para mover la trama o impactar en la historia. Portman, una de las mejores actrices de su generación, llega incluso a no hablar en lo absoluto o comentar sobre el rescate de su propio cuerpo. Una astrofísica dedicada se vuelve el llavero de un protagonista masculino.

 

Lo bueno de Thor: el mundo oscuro

Hasta después de la primera mitad de la película aparece cierta chispa. La única escena memorable es el asesinato de Frigga (Rene Russo), la madre de Thor. Este momento es irónico porque es Loki, su hijo adoptivo, quien causa indirectamente su muerte. Su funeral es conmovedor con cada Asgardiano honrando su memoria e iluminando el cielo con una linterna. Este evento empuja a Thor a aliarse con su hermano para vengar a su madre, salvar a Jane del parásito que trae consigo y detener a Malekith.

El sacrificio de Frigga también inspiró a Brian Tyler para componer una de las bandas sonoras más infravaloradas del MCU, siendo capaz de crear un tema que acompaña a los miembros de la Casa de Odín (menos Odín, quien carga con su propio motivo musical). Frigga, Loki y Thor comparten una melodía que aparece cuando se sacrifican por un bien mayor. Así sabemos que, si existe valentía en Thor y rezagos de bondad en Loki, es debido al amor y la influencia de Frigga.

Chris Hemsworth y Tom Hiddleston en Thor: The Dark World. Alan Taylor. Marvel Studios. 2013.

Frigga también despierta cambios en Loki, mostrándose como una madre incondicional, pese a sus crímenes. Loki puede culpar a Odin de su condición, pero jamás a Frigga de ser fría. Su muerte reconecta a los hermanos, con el hermano menor colocando su pellejo arrogante en riesgo por Thor, dispuesto a “morir” por él. Nuevamente, Hiddleston se roba la película de sus protagonistas.

En El mundo oscuro, Thor es consciente de las consecuencias de la crianza de sus padres en su familia. Después de participar en una violenta cruzada para mostrar el poder de su país en las colonias, y ser testigo del maltrato de su padre hacia Jane y del “sacrificio” de Loki, el Dios del trueno se siente en la capacidad de rechazar el trono de Asgard para que su padre lo siga administrando. Sin embargo, ignora que su padre ya no es su padre, sino ¡Loki suplantando a Odin!

***

Así continúan las aventuras de Thor en una película para nada sobresaliente. La típica historia de “destrucción universal” no propone nada en comparación con las otras 100 películas de Marvel que tratan sobre el tema. El afán de Marvel de agradar a todos termina en una duración desesperante, elementos de comedia fracasados y una película que es muy fácil de olvidar. Por suerte, años después, Taika Waititi encontraría una trama sobre colonialismo subyacente en las primeras películas de Thor, creando un cierre espectacular para la trilogía y una de las películas más icónicas del MCU: Thor Ragnarok.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.