The Umbrella Academy: superhéroes disfuncionales con daddy issues  

Escrito el 26 febrero, 2019 @Ivanwalls5

En dónde la puedes ver: Netflix

Creadores: Gerard Way y Gabriel Bá

Elenco: Ellen Page, Tom Hopper, Emmy Raver-Lampman, David Castañeda, Robert Sheehan, Aidan Gallagher, Mary J. Blige, Cameron Britton, Colm Feore, Adam Godley y John Magaro

País: Estados Unidos

Duración: 1 temporada de 10 capítulos.

Palomómetro

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt1312171/

The Umbrella Academy es una serie basada en el cómic de Gerard Way, cantante de la famosa banda My Chemical Romance, y retrata la vida de siete jóvenes con superpoderes y su padre, un genio loco, filántropo y con problemas de confianza. La serie se enfoca en un grupo de superhéroes conflictuados por su niñez problemática. Nacidos a partir de un milagro – junto con otros 36 niños son hijos de madres vírgenes – los siete deben lidiar con un padre ausente, insensible y determinado en volverlos superhéroes, así como con una madre robot, fuente única de amor, pues hasta entre ellos había enemistades, rencores y competencias.

Los personajes principales son interesantes de observar y seguir: un joven el cual tiene cuerpo de gorila (Tom Hopper), otro que lanza cuchillos y se cree el héroe de la ciudad (David Castañeda), una chica que puede cambiar la mente de la gente (Emmy Raver-Lampman), un tipo que habla con muertos (Robert Sheehan, quien es de lo más destacado de la serie) y por lo mismo tiene muchísimos traumas, un joven que viaja por el tiempo y espacio (Aidan Gallagher), y una joven aparentemente ordinaria (Ellen Page).

El cómic en el que está basada la serie es mucho más surrealista y mucho menos serio que lo que Netflix nos presenta; por ejemplo, el cómic enfrenta a los personajes a villanos tales como el zombie Gustave Eiffel, un doctor con cáncer terminal que devora niñas, así como con un grupo de músicos que buscan destruir el planeta. En cambio, en la serie, al menos durante esta temporada, los capítulos son introspectivos y centrados en la dinámica de la familia. El ambiente oscuro y deprimente se crea a partir de la mala relación, y de los muchos traumas familiares, que los siete personajes principales tienen consigo mismos y entre ellos.

Una adaptación más directa del cómic hubiera requerido un producto menos formal y más surrealista, algo que quizá Wes Anderson hubiera logrado mejor en una cinta. No obstante, la serie funciona muy bien en otros aspectos. En primer lugar, la trama no deja cabos sueltos y tiene un tono constante. En segundo lugar, la serie sabe crear suspenso e ir revelando todo poco a poco. Esto destaca en comparación al cómic, pues éste revela todo casi desde el principio. Hay personajes que, aunque al principio parecen decepcionantes, logran trascender y volverse mucho más complejos, siendo el caso de Ellen Page el más claro.

Pese a estos aciertos, hay cosas que son claramente mejorables. Los villanos, al igual que en el cómic, carecen de motivación y sólo existen con el propósito de enfrentarse a nuestros héroes; es decir, no tienen razón alguna de existencia más allá de nuestros protagonistas. El par de asesinos a sueldo que salen como principales antagonistas, Hazel y Cha Cha, son simpáticos pero carecen de motivación, y esto a pesar de proporcionar buenas actuaciones, risas y una escena memorable gracias al excelente uso de la música de Queen. En todo caso, aquí no necesariamente aplica eso de que un héroe es tan bueno como sus villanos, pero ciertamente se agradecería contar con malos más épicos y capaces.

Lo cierto es que la trama sigue enfocada en los problemas familiares de los superhéroes, considerar si esto es lo más adecuado para una serie de superhéroes dependerá de cada uno. En lo personal, considero que una serie enfocada en los traumas de los superhéroes antes que en sus acciones heroicas es una receta para el desastre (Man of Steel o Batman vs Superman).

Otro aspecto de la serie que me parece débil es su fotografía. Con una obra tan surrealista, las tomas se sienten aburridas. Salvo la casa de Sir Reginald Hargreeves, el resto del mundo propuesto por Gerard Way se vuelve gris y “normal”, casi como un episodio de Jessica Jones. No soy un melómano, pero ciertamente el soundtrack de la serie es muy disfrutable, canciones como I Think We’re Alone Now de Tiffany, Don’t Stop Me Now de Queen o Happy Together de The Turtles acompañan las escenas con más acción de la serie, creando secuencias memorables y ampliamente disfrutables.

The Umbrella Academy es una serie divertida que busca retratar a un nuevo grupo de superhéroes. Sin ser una parodia, reflejar elementos absurdos de otros proyectos con este tema, por ejemplo, los poderes de los protagonistas, así como algunas de sus características son claras referencias a la Liga de la Justicia, Avengers (el personaje de Tom Hopper es claramente una copia interesante del Capitán América) y X-Men (Dark Phoenix Saga). Al mismo tiempo, sin ser una sátira, se burla de las tradiciones de los superhéroes con comentarios agudos y autoconscientes (el uso de trajes es motivo de risa y los poderes son vistos más como un infortunio que como una bendición). Totalmente recomendada para un viernes de Netflix.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.