Star Wars: Un ranking muy, muy personal

Escrito el 4 mayo, 2021 @ECinematografo
Atención: esta pieza incluye spoilers de todas las películas de la saga.

Aprovecho este cuatro de mayo para celebrar mi franquicia favorita: ¡Star Wars!

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana, mi papá utilizaría su propio cumpleaños para llevarme al cine a ver Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith. Aunque él siguió con su vida, yo quedé fascinado por los caballeros que defendían la paz de la República, esas naves que atravesaban el espacio a velocidad luz y la diversidad de los mundos visitados. Sobre todo, quedé perturbado por la tragedia de un hombre cuyos celos, miedos e inseguridades le llevaron a perder su cuerpo y alma.

Después de alquilar todas las películas en VHS y verlas una y otra vez, entendí que ya estaba inmerso en este mundo. Aunque mi amor por Star Wars ha atravesado fascinantes triunfos y atrevidos fracasos, jamás negaré el impacto que cada pieza ha tenido en mí, por lo que comparto mi ranking personal de las películas de la saga.

11. Star Wars: Episodio IX – El ascenso de Skywalker (2019)

Antes que ofrecer algo nuevo o darle continuidad a su predecesora, Episodio IX – El ascenso de Skywalker prefiere enfocarse en tramas, escenarios y personajes de antaño: ¡Objetos que hay que buscar en otro planeta! ¡Máquinas que destruyen planetas! ¡Emperadores que cometen genocidios! Es lamentable que la película se centre tanto en abusar de la nostalgia del fanático, y no en enfocarse en sus personajes del presente para el cierra de una saga de cuarenta años.

El mejor momento:

Si bien Leia usando su último aliento para redimir a su hijo fue impactante, la desgarradora reacción de Chewbacca a su muerte configura la secuencia más genuina de toda la cinta.

10. Star Wars: Episodio II – El ataque de los clones (2002)

Episodio II – El ataque de los clones tiene la premisa de un thriller político y romance competente, pero es difícil conectarse emocionalmente con la trama de conspiración que involucra a Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor), y el diálogo risible entre los enamorados Anakin (Hayden Christensen) y Padmé (Natalie Portman). Lo que sí resulta brillante es el plan de Sheev Palpatine (Ian McDiarmid), un lord Sith que se inventa un conflicto armado para justificar la militarización de la República y su ascenso al poder.

El mejor momento:

La República acepta la necesidad de un imponente ejército, mientras que el compositor John Williams intimida con la música fascista más reconocible de la historia del cine.

9. Han Solo: una historia de Star Wars (2018)

Tal vez Han Solo: una historia de Star Wars es una película innecesaria, pero tiene un diseño de producción impresionante a cargo de Neil Lamont y una dirección de fotografía preciosa cortesía de Bradford Young. Si bien la cinta aporta poco a la mitología de Star Wars, la presencia de Donald Glover como Lando Calrissian y Emilia Clarke como Qi’ra, contribuye inmensamente al espíritu de esta aventura.

¡Denme más horas de la Madre de Dragones dominando la mafia intergaláctica!

El mejor momento:

Han (Alden Ehrenreich) se enfrenta al hecho de que sobrevivir implica no siempre hacer lo correcto, mientras que su primer amor lo abandona.

8. Star Wars: Episodio I – La amenaza fantasma (1999)

Gracias a George Lucas, el argumento de Episodio I – La amenaza fantasma como inicio de la (nueva) franquicia es sólido. No obstante, la película carece de energía en lo que respecta a la dirección de los actores y la ejecución temática de la historia. Aunque Natalie Portman y Liam Neeson se ven imponentes como sus personajes, una gobernante que defiende a su pueblo durante una invasión ignorada por entes interplanetarios, y un Jedi consciente de las limitaciones de las tradiciones que perpetúa, ambos son guiados hacia interpretaciones muy planas. Pese a esto, la película demuestra proeza técnica y artística en secuencias como las peligrosas carreras de Tatooine, y la gloriosa coreografía en el duelo climático entre dos Jedi y el icónico lord Sith, Darth Maul (Ray Park).

El mejor momento:

El duelo entre Obi-Wan Kenobi y Qui-Gon Jinn (Neeson) vs. Darth Maul es una batalla cuyas consecuencias repercuten en los personajes en el resto de las películas. La mayor amenaza para la República es revelada, mientras que un joven promete a su figura paterna moribunda que va a cuidar al niño que se convertiría en Darth Vader.

7. Star Wars: Episodio VI – El regreso del Jedi (1983)

Después de dos horas de ositos de felpa, la cinta recuerda que se llama El Regreso del Jedi. Aunque Luke (Mark Hamill) haya completado su entrenamiento y regresado los valores de los Jedi, es Anakin Skywalker (Sebastian Shaw) quien regresa. Perdonando sus propios crímenes y entregándose a la persistencia del amor de su hijo, Anakin traiciona a su macabro maestro, salvando la galaxia entera y trayendo equilibrio a la Fuerza.

El mejor momento:

Luke retira la máscara de la figura más temida de la galaxia, solo para revelar un hombre roto y cansado.

6. Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza (2015)

Sí, Episodio VII – El despertar de la fuerza es en muchas maneras un remake de Episodio IV – Una nueva esperanza, pero es una aventura extraordinaria guiada por personajes únicos. Rey (Daisy Ridley), una joven abandonada por sus padres que reniega de la posibilidad de un nuevo inicio porque anticipa su regreso; Finn (John Boyega), un soldado de asalto cansado de asesinar inocentes y ansioso por encontrar un propósito mayor en su vida; y Kylo Ren (Adam Driver), un poderoso sujeto obsesionado con el símbolo de masculinidad y crueldad que representa su abuelo, preparado para ganar todo ese poder así esto implique masacrar a su propia familia.

Para este momento, estos personajes prometían bastante pese a que las entregas posteriores no pudieran hacerles justicia.

El mejor momento:

J.J. Abrams cuenta una gran tragedia a través de la dirección de esta escena: mientras la luz de un sol es absorbida por una terrible máquina, Kylo Ren renuncia a la luz dentro de su corazón, asesinando a su padre.

5. Rogue One: Una historia de Star Wars (2016)

Los últimos 45 minutos de Rogue One: Una historia de Star Wars constituyen el mejor final en toda la saga de Star Wars. Con la institución religiosa de los Jedi extinta y el Imperio Galáctico aniquilando cualquier oposición, seres de toda procedencia enfrentan estas desoladoras circunstancias y sacrifican su vida por la esperanza de obtener los planos de un arma. Después de esta batalla, la galaxia jamás fue la misma.

El mejor momento:

Con todos los miembros de la misión Rogue One fallecidos, Jyn Erso (Felicity Jones) y Cassian Andor (Diego Luna) aceptan su destino pese a que jamás verán las consecuencias de sus acciones.

4. Star Wars: – Episodio IV: Una nueva esperanza (1977)

La película que inició todo tiene a dos droides como testigos de escenarios increíbles, sonidos icónicos, música inolvidable y, sobre todo, héroes que todavía poseen nuestros corazones: la Princesa Leia Organa (Carrie Fisher), una princesa que lidera su rescate; Han Solo (Harrison Ford), un cazarrecompensas que sorprende cuando demuestra empatía; y Luke Skywalker (Hamill), un granjero que aprende a confiar más en su espíritu que en la tecnología que posee.

El mejor momento:

Desde el inicio, el compositor John Williams fue la estrella de estas películas, pues su música complementa el curso de la historia y regala intimidad a sus personajes. Uno de sus mejores momentos es el atardecer de la infancia de Luke (Hamill) y sus ansias de aventura.

3. Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith (2005)

Mi primera experiencia con Star Wars terminó con el héroe convirtiéndose en un villano. Anakin se obsesionó con evitar la muerte de quienes amaba y terminó participando en el genocidio de los Jedi, traicionando a su maestro y rompiendo el corazón de su esposa. Pese a cualquier falencia que hayan tenido las precuelas, Episodio III – La venganza de los Sith termina este ciclo con una tragedia inolvidable.

El mejor momento:

El plan macabro de Palpatine requería eliminar todo rastro de esperanza de la galaxia. Para ello, exterminó la fuente del conocimiento espiritual e histórico de la galaxia. El genocidio de los Jedi sigue siendo el momento más oscuro de toda la franquicia:

 2.  Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi (2017)

La Fuerza no solo reside en los maestros Jedi. Está también en la gente.

La Fuerza no es un instrumento de vanidad, sino una oportunidad de sacrificio y comunidad. La soberbia de Poe Dameron (Oscar Isaac) provoca la destrucción de casi toda la flota de la Resistencia, pero cuando escucha las enseñanzas de sus maestras, se convierte en un líder sabio. Finn descubre la motivación para hacer lo correcto incluso después de conocer personas que se aprovechan del conflicto armado para ganar dinero. Rey tiene que encontrar la voluntad de configurar una nueva identidad después de aprender que es “nadie”.

Finalmente, encontramos que construirse como figura simbólica es un riesgo y eso lo demuestra Luke Skywalker, un soñador y revolucionario que terminó en desgracia cuando, basándose en su estatus de poder, perdió la fe en su sobrino. Cuando Luke logra reconocerse no como un Jedi, sino como un hombre falible, ofrece su vida para rescatar a la Resistencia y ser el ejemplo que tanto necesitaba la galaxia.

El mejor momento:

El maestro Yoda (Frank Oz) regresa en el momento de mayor necesidad para Luke para invitarle a seguir a compartir no solo su conocimiento, sino también sus fracasos.

1. Star Wars: Episodio V – El imperio contraataca (1980)

Episodio V – El imperio contraataca contiene escenas de acción emocionantes (la batalla en el planeta helado Hoth, la persecución en el campo de asteroides), además de momentos dramáticos bien ejecutados: Han Solo (Harrison Ford) despidiéndose de la Princesa Leia antes de ser congelado, Yoda utilizando la Fuerza para sacar la nave de Luke de las profundidades de un pantano para enseñarle que la estatura no determina las capacidades, y un Darth Vader esperando a su adversario en la niebla.

Este episodio es la experiencia más completa de toda Star Wars gracias a las desventuras que sufren sus personajes. Gracias a Han y Leia, la película es conmovedora. Gracias al maestro Yoda, es mística. Gracias a C3PO, es ansiosa. Gracias a Darth Vader, es intimidante. Pero, gracias a la falta de experiencia del apasionado Luke Skywalker, El imperio contraataca es una travesía que termina en notas oscuras y graves derrotas.

 Su mejor momento:

Leia y Luke descansando del caos de los eventos vividos, mirando al horizonte y esperando poder recuperar a su mejor amigo y aliado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.