RUN, recapitulación capítulo 6: Tell

Escrito el 23 mayo, 2020 @alessandra_kr

En dónde la puedes ver: Todos los domingos en HBO y/o HBO Go.

Creadora: Vicky Jones

Directora: Natalie Bailey

Elenco: Merrit Wever, Domhnall Gleeson, Phoebe Waller-Bridge, Rich Sommer, Tamara Podemski, Archie Panjabi.

País: Estados Unidos

Palomómetro (sexto capítulo)

Más información de la serie: https://www.hbo.com/run

*Este recap contiene spoilers acumulados de Run.

Por fin he encontrado la fortaleza para escribir sobre el penúltimo capítulo de Run. Mentiría si dijera que esta misión ha sido tarea sencilla. De hecho, me ha obligado a recapacitar sobre mis planes y convicciones, pues empecé con los recaps pensando que sería sencilla y divertido, pero esta serie ha demostrado ser un desafío agotador y una gran interrogante, pues sigo sin estar segura si me gusta o no (aunque la mayoría de las ocasiones mi respuesta sería un poco convincente no).

El sexto episodio, como ya nos tiene acostumbrados la serie, dio vueltas y más vueltas en el mismo lugar para avanzar ligeramente al final. Honestamente no veo cómo es que tendrá una conclusión satisfactoria con un solo capítulo restante…empecemos.

¿Recuerdan que en el capítulo pasado Ruby y Billy se dieron cuenta de que ella había olvidado su celular en algún lugar de su camino de huida? Bueno, pues ahora han llegado a la granja y efectivamente ahí está el teléfono. Afortunadamente para ambos, a lado de la escena del crimen y fácil de encontrar. Después, comienza una discusión, en la que por cierto Domnhall Gleeson se luce (quizá su mejor momento de toda la serie): a Billy le urge hablar a la policía, mientras que Ruby se opone fervientemente a la idea, por lo menos hasta que tenga un trago.

Ustedes, se preguntarán, ¿por qué Ruby no quiere hablar a la policía? ¿Será por qué está preocupada por Billy y lo mal que se ve la situación para él? ¡NO! En realidad, está pensando en cómo ELLA se verá afectada por esto. Si van a la policía será solo cuestión de tiempo para que Laurence descubra lo que está sucediendo, lo que significará que perderá a sus hijos…honestamente, esta mujer es un monstruo egocéntrico.

También las dudas acumuladas de ya no conocerse después de 15 años de no verse comienzan a surgir, como en cada capítulo. Mientras que Ruby deja inferir que no sabe si Billy sería la clase de persona que puede cometer asesinatos, Billy le objeta con el golpe de bajo de afirmar que él nunca abandonaría a sus hijos para reencontrarse con su exnovio en un tren para un acostón. Damn girl, la verdad duele. Por supuesto que Ruby le responde con un golpe y un grito amenazador.

Honestamente aquí no queda de otra más que sentir simpatía por Billy. Toda su vida ha dado un giro a la tragedia (perdió su trabajo, su “novia” tiene una familia secreta, por su culpa un hombre se suicidó, su socia está muerta, y está escapando de lo que parece una escena del crimen) y ahora el “amor de su vida” se niega a hablar a la policía por miedo a las consecuencias en su estabilidad familiar por sus acciones egoístas.

Mientras tanto, la historia de Laurel, la mujer taxidermista, continúa. Resulta que llega a la cabaña del crimen para dejar comida a Daniel, el hombre que salió despavorido en el episodio anterior, su amigo. Ella es quien encuentra el cuerpo y quien se encarga de hablar a la policía.

Dos policías llegan a la escena del crimen y parecen ser los típicos policías pueblerinos norteamericanos: apáticos y más enfocados en los programas de televisión del momento que en su trabajo, dentro del cual no tienen mucha experiencia en cuanto a asesinatos. La mujer policía va a tomar el testimonio de Laurel y aparentemente pasa algo similar a amor a primera vista, pues la policía – llamada Babe Cloud – se pone extremadamente nerviosa. Uhhhhhh. De manera extraña, el interrogatorio se transforma en una cita en el bar.

Por su lado, la discusión entre Billy y Ruby continúa. Ahora es momento que de Ruby demuestre su complejidad e intente recuperar nuestra empatía. Al igual que Gleeson, Merritt Wever sobresale en este capítulo. En su momento catártico, Ruby se pone a la defensiva sobre el abandono de sus hijos. Sí, es afortunada. Sí, está agradecida. Pero eso no significa que no necesitara un respiro.

Está mortificada por ser una mala madre y esposa, a pesar de que también piensa que no lo es. Aunque no era feliz con su vida antes de Laurence y sus hijos, no esperaba tener que ceder su vida una vez que estos llegaran. Así que su única solución fue desaparecer…pobre Ruby, se entiende, pero al mismo tiempo, no. Digo, ¿qué esperaba al casarse y tener dos hijos? La respuesta a la tristeza NO es iniciar una familia.

En el momento impresionante del capítulo, Billy dice que está decepcionado de no ser el papá de los hijos de Ruby (awww). Con esto comprendemos que pudieron tener un hijo, pero que ella lo abortó. Ruby lo justifica diciendo que eran muy jóvenes (completamente válido) y que no sabían lo que querían (completamente válido también). Así que, la respuesta a la incertidumbre de la juventud NO es iniciar una familia.

Así, sigilosamente, este capítulo normaliza los temas de sexualidad, expectativas sociales, decisión sobre nuestros cuerpos, homosexualidad y abortos. Pensándolo bien, esta serie no está tan mal, ¿no creen? O bueno, por lo menos este capítulo.

Ahora por fin la pareja llega a una resolución con la que los dos pueden vivir. Billy hará lo correcto e irá a la policía, mientras que Ruby mantendrá su distancia. Es más, en lo que respecta a la historia, ella nunca estuvo ahí. Eso sí, Billy declara que tendrá que lidiar con las consecuencias de haber dejado que Fiona se aventara, por lo que Ruby debería hacer frente al hecho de que dejó a su familia e iniciar un affair con él. Pero primero, un trago.

En el bar, Laurel y la sheriff están en el interrogatorio / cita. Babe Cloud ya tiene una pista: encontraron una huella de número 10 en la escena de la muerte. Después de una conversación incómoda con Laurel que la libera de cualquier sospecha y que menciona brevemente al dúo que dio aventón previamente, la parte romántica inicia.

En eso, Billy y Ruby entran al mismo bar. Aunque por azares del destino y la magia de la televisión, el dúo nunca se encuentra. A mitad de los tragos, deciden abandonar los planes catárticos que hicieron previamente para intentar retomar su tren, el cual hizo escala en el siguiente pueblo.

Así que Ruby y Billy deciden correr. Ah, estos muchachos…a ver qué pasa en el último capítulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.