Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

RUN, recapitulación capítulo 3: F*ck

Escrito el 30 abril, 2020 @alessandra_kr

En dónde la puedes ver: Todos los domingos en HBO y/o HBO Go.

Creadora: Vicky Jones

Directora: Kate Dennis

Elenco: Merrit Wever, Domhnall Gleeson, Phoebe Waller-Bridge, Rich Sommer, Tamara Podemski, Archie Panjabi.

País: Estados Unidos

Palomómetro (tercer capítulo)

Más información de la serie: https://www.hbo.com/run

Episodio anterior | episodio siguiente 
*Este recap contiene spoilers acumulados de Run.

El tercer capítulo de Run nos ofrece más pasión, pero más malentendidos para la pareja en fuga. Ah, y por supuesto, tantas declaraciones desgarradoras que es imposible no sentir cierta empatía por ambos protagonistas, así como alivio de que por fin se reencontraron y ¿podrán vivir sinceramente como no lo han hecho en mucho tiempo? El tiempo lo dirá. Lo que sí es un hecho es que tanto Billy (Domhnall Gleeson) como Ruby (Merrit Wever) no son tan felices como lo aparentan, y en cada capítulo van eliminando capa tras capa de fachada.

En este capítulo ya comienza formalmente la parte de thriller – aun sin dejar el lado romántico – al introducirnos a la amenaza externa que seguramente será el futuro dolor de cabeza de la pareja reencontrada. No obstante, antes de llegar a eso es necesario ir al pasado y explorar un poco la mente y vida de Ruby (Merrit Wever).

El flashback la encuentra en su día de boda. Evidentemente nerviosa, Ruby manda mensaje a Billy con su palabra clave, RUN, demostrando que ella fue la primera en hacerlo, pero en esta ocasión, lo único que recibe de él es silencio… silencio doloroso. Resignada y acompañada por su mamá, quien por cierto le regala una pluma carísima para que siga con sus planes de arquitectura, Ruby sigue con sus planes de boda.

En el presente, Billy y Ruby se reencuentran e idean un plan: pasar 24 horas juntos en Chicago sin revisar sus celulares (bye bye esposo insufrible de Ruby) para después decir qué hacer con sus vidas. Primera acción del día: encontrar un hotel para tener sexo juntos (YAAAS con sus prioridades). El nuevo problema es que ninguno de los dos tiene dinero suficiente para pagar el hotel. Aun así, el deseo de estar juntos es tal (jejeje) que apartan la suite y van en busca de dinero.

Pero sorpresa, poco a poco nos damos cuenta de que Billy no está cumpliendo con su parte del plan. La tal Fiona le sigue mandando mensajes y le exige que se vean, y Billy sigue enganchado con ella. De esta forma, hace circo, maroma y teatro para engañar a Ruby, sacar todo el dinero de su cuenta bancaria antes de que alguien más se lo quite y encontrarse con Fiona. Billy, ¿por qué no dices la verdad y te evitas tanta complicación? Lo que tiene de irresistible, lo tiene de torpe.

En un viaje en ferry que nos recuerda a las escenas icónicas de La boda de mi mejor amigo (1997), ambos son honestos por primera vez. Billy confiesa que piensa que Ruby tuvo razón en dejarlo 14 años atrás. Sin embargo, en el momento más triste del capítulo, Ruby confiesa que no es arquitecta, que debido a ataques de pánico (súper relatable) dejó esos sueños atrás y se casó (MEGA TRISTE). Pero, afortunadamente para esta historia de amor, Ruby no responde cuándo Billy le pregunta si ama a su esposo, además de que confiesa que siempre fantaseó con ser una persona divertida haciendo las cosas que Billy seguramente hacía (AYYYYYY, MEGA SAD).

Billy propone que se compren ropa para la ocasión, lo que resulta en el segundo momento de confesión triste de la tarde. Ruby no tiene acceso a sus tarjetas porque su esposo le congeló sus cuentas compartidas (¿Whaaaaat?). Después de recibir una generosa cantidad por parte de Billy, Ruby se topa en los probadores con Alice (Archie Panjabi), una mujer amigable, quien la ayuda con un vestido imposible (relatable de nuevo) y la incita a robarse un outfit de ensueño. Esta loca aventura las une y Ruby tiene su primer ataque de pánico ante su nueva amiga.

En uno de los twists menos sorprendentes de la temporada, ¡resulta que Fiona y Alice son la misma persona! Así que evidentemente su encuentro con Ruby no es una coincidencia. A través de una acalorada discusión con Billy – y de la bendita confesión de Billy a Ruby momentos después – aprendemos que éste abandonó su carrera de orador inspiracional tres días atrás, cuando se dio cuenta de que era un fraude después de que una clienta lo afrontó en uno de tres eventos masivos. Ahora, huye de la gente que está enojado con él…Fiona, su exsocia, es la primera en la lista.

Después de digerir esta confesión, y ante la oferta de Billy de dejar la aventura ahí, Ruby lo acepta tal y como es, con sus defectos, errores y secretos. Por fin, empiezan a tener sexo, pero ¿con qué deciden terminar el capítulo? Con Fiona grabándolos desde afuera.

La introducción de Fiona no fue tan orgánica y natural como pudo haber sido, además de que la desviación de la historia personal de ambos personajes hacia la parte de thriller con una amenaza externa no fue tan intrigante. La serie sigue estando en sus mejores momentos cuando se centra en la historia de amor, los hubieras y los arrepentimientos de Billy y Ruby, por esto será todo un desafío hacer que nos interese la nueva figura de Fiona – y más cuando actúa de manera espeluznante y obsesiva.

La serie de nuevo deja preguntas sin resolver para próximos capítulos. ¿Qué más está escondiendo Billy? Discúlpenme, pero tanto acto acosador de Fiona hace pensar que hay algo más que no nos están diciendo. ¿Hasta dónde llegara Fiona para vengarse de Billy? ¿Qué pasará con este amor imposible?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.