Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Wild Rose: la catarsis perfecta para los soñadores empedernidos

Escrito el 28 noviembre, 2019 @alessandra_kr

Disponible en:

Director: Tom Harper

Elenco: Jessie Buckley, Julie Walters, Sophie Okonedo, James Harkness, Bob Harris, Jamie Sives, Daisy Littlefield.

País: Reino Unido.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt5117428/

Wild Rose es la película perfecta para aquellos que tienen sueños inverosímiles y apasionados. Tom Harper, director de la cinta, nos presenta un sueño tan alocado e improbable que demuestra la facilidad que tenemos para soñar y lo mucho que podemos lograr con tan sólo proponérnoslo. Wild Rose no es un cuento de hadas; más bien es la conversión de sueños en realidades sensatas y creíbles con los que es fácil identificarse.

La película se centra en Rose-Lynn (Jessie Buckley), una joven escocesa que sueña con viajar a Nashville y convertirse en una estrella de country. Sin embargo, prácticamente tiene todo en su contra para lograrlo. En primer lugar, acaba de salir de la cárcel de Glasgow y está condicionada a la libertad nada más de 7am a 7pm. En segundo lugar, debe hacerse cargo de sus dos pequeños hijos que dejó al cuidado de su madre (Julie Walters) mientras cumplía el tiempo en la cárcel. En tercer lugar, su personalidad irreverente y actitud explosiva y egocéntrica la vuelven un peligro para sí misma y el logro de cualquier objetivo.

Más allá de ser una película sobre sueños prohibidos, Wild Rose deja un mensaje de optimismo cimentado en la realidad. El camino que Rose recorre como persona, cantante, madre e hija es reconocible. Esta cinta no ofrece un camino de cuentos de hadas con resoluciones románticas e idealistas. Más bien, entrega el duro golpe de la realidad – incluyendo lo bueno y lo malo – y deja la idea de que efectivamente cualquiera de nuestros sueños – por muy increíbles que parezcan – pueden volverse realidad. Todo depende de nuestras prioridades y compromisos.

Después de ver esta película será necesario que recuerden el nombre de Jessie Buckley. Esta actriz irlandesa saltó a la fama en 2017 con su interpretación taciturna y sospechosa en Beast. En esta ocasión, ofrece una cara completamente diferente, pero igualmente cautivadora. Acompañada de una voz potente y melódica, Buckley presenta a una Rose-Lynn peligrosamente soñadora y egocéntrica, demostrando los dolores de la vida diaria y rutinaria, y de lo difícil que es tener sueños ambiciosos como madre (soltera).

Acompañando a Rose-Lynn, somos testigos de su crecimiento personal y profesional, así como de los altibajos emocionales al toparse con la realidad de sus circunstancias. La interpretación de Buckley es resonante y abrumadora en sus momentos de euforia, así como emotivos y desgarradores en sus crisis de auto boicot y resignación.

El hecho de que Rose-Lynn sea madre soltera, con hijos que representan un gran obstáculo para sus sueños de ser cantante en Estados Unidos y que su red de apoyo – liderada por su propia mamá – esté compuesta únicamente por mujeres, otorga una capa adicional de realismo a la película. Mientras que es sencillo juzgar con dureza sus acciones y falta de cariño por sus hijos, no se puede evitar la comparación con las circunstancias de cientos de hombres con sueños imposibles que se sienten con la libertad de ir tras ellos, sin importar qué dejan atrás. No obstante, para Rose-Lynn estas circunstancias representan la mayor amenaza emocional y la más clara imagen de crecimiento.

El camino que recorre Rose-Lynn es complicado y agobiante, aunque se aprecia gracias al folklore escocés de la cinta y la personalidad extrovertida de la protagonista. Más allá de ver cómo sus sueños se derrumban o vuelven realidad, su proceso de maduración, sin dejar de lado su objetivo ambicioso, es lo que lleva a la película a la gloria. Con tan sólo 100 minutos de duración, la película avanza sin tropiezos, ofreciendo un final merecido y alentador. Bien se hubiera podido presentar un final desolador y moralista, o uno de ensueño e irreal. Más bien, Harper ofrece uno asentado en la realidad, pero optimista y emotivo.

El broche de oro de la cinta es la canción conmovedora que encapsula la gran batalla que Rose-Lynn enfrenta entre sus sueños y su dura realidad. Más allá de ofrecer un punto de vista derrotista sumido en la realidad, la película funciona como la catarsis de aquellos que soñamos con cosas extremas y lejanas. Con talento y perseverancia, así como con apreciación por aquellos que nos quieren y dependen de nosotros, quién sabe qué tanto podremos lograr.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.