tick, tick… Boom!: réquiem por un genio musical

Escrito el 20 noviembre, 2021 @BadLuckCharls

Disponible en:

Dirección: Lin-Manuel Miranda.

Guion: Steven Levenson, basado en el musical de Jonathan Larson.

Elenco: Andrew Garfield, Alexandra Shipp, Robin de Jesús, Joshua Henry, Vanessa Hudgens, MJ Rodríguez, Ben Levi Ross, Bradley Whitford.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt8721424/

tick tick...Boom!
tick tick…Boom! Dir. Lin-Manuel Miranda. 2021. Netflix.

Música, sueños y Broadway. Estos son los ingredientes que han dado luz a varias de las obras musicales más famosas de todos los tiempos, plasmando los sueños y ambiciones de creadores que veían la vida a través de actos musicales. Jonathan Larson es una de estas figuras míticas de Broadway, una persona creativa con un sueño y menos de cinco dólares en su cuenta bancaria.

Larson escribió su historia en una obra musical, tick, tick… Boom!, la cual ha sido adaptada por Steven Levenson y dirigida por Lin-Manuel Miranda, una figura contemporánea de Broadway, en su debut como director de cine. Miranda, cuya experiencia se remontaba a la producción, actuación y escritura de musicales, muestra un trabajo apto para un director primerizo proveniente de otra rama de la industria del entretenimiento. El creador de Hamilton demuestra tener afinidad para los momentos musicales que fluyen entre el “video musical” y lo íntimo, luciéndose más en lo segundo que en lo primero.

Cada vez que un número musical en tick, tick… Boom! procede a romper con las barreras de la realidad, moviendo paredes, imponiendo partituras al fondo de una piscina o convirtiendo un lobby en un escenario, el ojo poco experimentado de Miranda presenta estas secuencias con tanta ambición que terminan quedando cortas. Hay coreografías de baile que, por la manera en que están enmarcadas en pantalla, lucen salidas de un video de YouTube no profesional, escenas que requieren de efectos especiales extensivos que no terminan de convencer y puntos cumbre que no tienen impacto porque la cámara simplemente graba a los actores cantando.

No obstante, hay momentos musicales en los que Miranda captura la magia que tanto anhelan esas escenas fallidas. Curiosamente, esto sucede cuando en pantalla vemos a personajes cantando sin intervención alguna de la fantasía musical que el medio permite. En estos momentos sin pretensión, la dirección de Miranda se reluce en su intimidad. Solo es necesario tener planos centrándose mayoritariamente en los actores, su proceso al momento de experimentación y la reacción que causan en sus espectadores, si es que los hay, ofreciendo una probada del verdadero efecto que los musicales de Larson tienen sobre el público.

En esta adaptación cinematográfica, Andrew Garfield da vida a Jonathan Larson. Garfield, un experto en darlo todo en pantalla, captura la esencia del artista sin tener que sacrificar su humanidad. Gracias a él, y al enfoque entusiasta y lleno de energía que Miranda le da a la película, mis miedos de que Larson fuera presentado como el “artista sufrido,” aquel genio no reconocido por el mundo y anterior a su tiempo que termina sacrificándose por su arte, desaparecieron.

tick tick...Boom!
tick tick…Boom! Dir. Lin-Manuel Miranda. 2021. Netflix.

A pesar de que hay ocasiones que endiosan la figura de Larson, éste es entrañable debido al viaje personal por el que cursa. ¿Quién no se ha encontrado en un momento de su vida en el que se estanca con algún proyecto o alguna pasión? ¿En esos momentos de ansiedad donde sentimos que el mundo se cae a nuestros pies y no hay nada que podamos hacer? Gracias a Andrew y a Miranda, estos aspectos vuelven a Larson vulnerable y humano, aunque no son los únicos que conectan al público con el personaje principal.

Miranda rodea a Garfield con un reparto sobresaliente formado por amistades y artistas que forman parte del círculo social de Larson. Susan (Alexandra Shipp), su pareja, y Karessa (Vanessa Hudgens) y Roger (Joshua Henry), dos actores teatrales cuyos roles se limitan a ser acompañantes de Jonathan durante sus presentaciones musicales, solo existen para girar en torno al protagonista. Aun así, personajes como Carolyn (MJ Rodriguez), Freddy (Ben Levi Ross) e incluso Stephen Sondheim (Bradley Whitford) dejan impacto tanto en la narrativa como en el personaje principal, ya que le exhiben al autor lo que sucede alrededor suyo.

Cabe destacar a Robin de Jesús, quien hace de Michael, el mejor amigo de Larson. Michael tiene un arco que refleja la importancia de personas como él en la vida de soñadores como Larson, alguien que mantiene los pies del autor en la tierra, dándole mayor valor sentimental al filme. Ésta es la película de Andrew, pero de Jesús es quien, gracias a una actuación más restringida, se roba la película en cada una de sus escenas.

Tengo que admitir que no me esperaba mucho de tick, tick… Boom! Sin embargo, mis prejuicios quedaron atrás una vez que la historia mostró a Larson no como un ser talentoso que todo podía a pesar de tener el mundo en su contra, sino como un ser humano. Aunque talentoso, Larson tenía la vida pendiendo de un hilo, repleta de ansiedades y con un sonido constante dentro de su cabeza (tick, tick…) que no lo dejaba descansar hasta que se sintiera reconocido en lo que más le apasionaba.

Así como Larson probó que sus historias eran algo que valía la pena contar, la gente detrás de este proyecto me convenció de que vale la pena esperar a ver qué nuevos proyectos nos traen sus pasiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.