Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

The Worst Person in the World: el júbilo y la aflicción de la vida misma

Escrito el 2 febrero, 2022 @alessandra_kr

Dirección: Joachim Trier.

Guion: Joachim Trier, Eskil Vogt.

Elenco: Renate Reinsve, Anders Danielsen Lie, Herbert Nordrum, Marianne Krogh, Maria Grazia Di Meo, Hans Olav Brenner.

País: Noruega.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt10370710/

The Worst Person in the World
The Worst Person in the World. Dir. Joachim Trier. 2021.

En 2011, Joachim Trier creó una de las películas más perturbadoras y emocionalmente resonantes que he visto en mi vida: Oslo, August 31st. La historia de un adicto (Anders Danielsen Lie) que vaga las calles de Oslo mientras reflexiona sobre su vida, futuro y razón de ser conmueve por el grado de vulnerabilidad y desesperación con la que Trier aborda la historia, enfocándose en actividades cotidianas e insignificantes, pero que tienen un peso emocional en Anders, el protagonista. Su melancolía es tal que solamente se puede divisar un final para su historia.

10 años después, Trier regresa con The Worst Person in the World, la tercera película de su trilogía de Oslo (la primera cinta, Reprise, se estrenó en 2006 con otro protagonismo a cargo de Danielsen Lie), para enfocarse en la vida de Julie (Renate Reinsve), una veinteañera a punto de llegar a los 30 que está en su propio proceso de búsqueda existencial y definición de personalidad. Al igual que con su esfuerzo de 2011, Trier conmueve y hace reflexionar al espectador con la historia que plasma en pantalla.

Mientras que muchos infieren que llegar a la tercera década implica un hallazgo de respuestas, un asentamiento familiar, y una estabilidad adulta, The Worst Person in the World apela a la comprensión y la paciencia. Es precisamente en estos momentos cuando por fin Julie apenas comienza a conocerse.

Dividida en 12 capítulos, un prólogo y un epílogo, la película inicia con Julie y su mente indecisa cambiando de carrera. Primero estudia medicina porque es la carrera más difícil, después cambia a psicología porque prefiere cuidar la mente, al final se asienta en fotografía porque es lo que en verdad ama. Justo en este proceso conoce a Aksel (Danielsen Lie, amuleto de suerte del director), un ilustrador cuarentón con quién entabla una relación adulta y duradera. Sin embargo, justo cuando se encuentra en esta etapa de estabilidad, Julie empieza a boicotearse y a cuestionar su vida. ¿Qué es lo que en verdad quiere?

Trier tiene una facilidad para presentar cosas rutinarias llenas de significado y relevancia emocional. The Worst Person in the World no maneja teorías espirituales complejas, o situaciones trascendentales y únicas que cambian la vida de los personajes por su espectacularidad. Más bien, la cinta se asienta en conversaciones, interacciones y sentimientos mundanos que dan el golpe certero de identificación y comprensión. Julie, Aksel y al resto de los personajes los podemos encontrar en el día a día, incluso en nosotros mismos, al divisar características nuestras en sus personalidades, presiones e indecisiones. La película no podría estar más asentada en la realidad.

The Worst Person in the World
The Worst Person in the World. Dir. Joachim Trier. 2021.

Aun así, el cineasta utiliza algunos recursos visuales y narrativos que llenan de vida y dinamismo a la cinta. En este sentido, la película representa nuestras emociones íntimas y no únicamente las que representamos ante los demás. En un momento, el mundo se pone en pausa mientras Julie corre por las calles de Oslo para encontrar a Eivind (Herbert Nordrum), un hombre con quien compartió una noche platónica, pero que presenta la posibilidad de un nuevo comienzo. En otro, Julie experimenta un viaje caótico y catártico después de consumir hongos alucinógenos. Estos recursos, así como los montajes musicales en momentos clave de la historia, hacen de The Worst Person in the World una película que en ocasiones se siente una comedia romántica, pero que en verdad es un drama que da golpes de entendimiento y duda.

El guion a cargo de Thier y Eskil Vogt (colaboradores constantes) abarca múltiples facetas y roles de Julie, los cuales nos permiten comprenderla más, así como divisar luchas propias. Aunque se presentan muchos conflictos y desafíos – expectativas de género, decepciones familiares, la diferencia de edad entre Julie y Aksel, el desencantamiento amoroso y la frustración profesional –, todos se abordan orgánica y ordenadamente (auxiliado por el uso de capítulos) que crean a una joven de carne y hueso, con cambios reales, aunque minúsculos e inconstantes.

Aun así, el guion también presenta inconsistencias. Por un lado, la narración que acompaña la historia se siente forzada. La voz femenina utiliza las mismas palabras que los personajes usan, ahogándolos en su omnipresencia. Justo cuando la voz desaparece en el tercer acto es cuando la historia avanza mejor. Por el otro lado, la historia de un embarazo se siente falsa y conveniente, únicamente sirviendo a las emociones del momento y teniendo una resolución superficial e irreal.

A pesar de que Renata Reinsve cautiva como la protagonista con sus emociones a flor de piel y un egoísmo reconocible, es Anders Danielsen Lie quien domina la emotividad de la historia. Aksel es el típico novio dominante que, aunque tiene un pasado dudoso, opiniones controversiales y un machismo arraigado, se desvive por la protagonista. Danielsen Lie humaniza a un personaje complicado con rastros de arrogancia que, en las manos de un actor menos capaz no hubiera sido empático y cautivador.

El dolor del título de la película se intensifica en esta relación: mientras que Julie cree que es la peor persona del mundo, insegura e indigna de amor, Aksel se siente frustrado porque ella no se puede verse con los ojos con los que la ve él. En la segunda parte de la historia, la relación entre ambos evoluciona bajo sus circunstancias de vida y el futuro que les espera.

Joachim Trier tiene la capacidad de hacer sentir a través de la cotidianidad, las conversaciones casuales y rutinarias, y los momentos silenciosos entre los personajes. El milagro narrativo de las películas de Trier se asienta en la sinceridad de su humanidad, en lo mundano de sus historias, y en la empatía de sus emociones y cuestionamientos. Con The Worst Person in the World, Trier vuelve a cautivar con su autenticidad y simplicidad, inspirando a la melancolía de la reflexión sobre nuestra vida y mortalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.