Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

The Son: melodrama in extremis

Escrito el 7 abril, 2023 @StarcoVision

Dirección: Florian Zeller.

Guion: Florian Zeller y Christopher Hampton.

Elenco: Hugh Jackman, Laura Dern, Vanessa Kirby, Zen McGrath y Anthony Hopkins.

Países: Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos.

Duración: 123 minutos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt14458442/

The Son. Dir. Florian Zeller. Sony Pictures Classics. 2022.

Adaptar el teatro en cine es uno de los desafíos más temerarios que cualquier realizador puede hacer. Riesgo, audacia o hasta arrogancia podría decirse. Ahora, ¿qué sucede cuando un dramaturgo muta en director de cine y adapta a cabalidad su propia obra? Suena hasta algo escalofriante, carente de creatividad, pero pasa, ha pasado y muchas veces ha rozado la excelencia: John Patrick Shanley con Doubt (2008), David Mamet con Oelanna (1994), Mike Leigh con Bleak Moments (1971) y hasta el mismo Florian Zeller con The Father (2020) son algunos de los más notables ejemplos. Sin embargo, ¿qué lleva a un artista a jugar a que su obra trascienda las manifestaciones y se plasme en distintos escenarios? Es casi como si se quisiera jugar a ser Dios antes de buscar la originalidad. La audacia puede salir bien o mal.

Al igual que pasa en el teatro, el autor es el dueño del papel, de la intención, no así siempre responsable de la puesta en marcha. Cuando se reserva la misma, se puede dar el lujo de criticarla. ¡El mismísimo Neil Simon dejaba la dirección de sus guiones a Herbert Ross! Así, si la cuestión acababa en desastre, se amortiguaba la caída si era compartida. Adaptar y dirigir la obra propia es mérito para una vez (siempre y cuando salga bien), no para varias, pues hay que recibir el aplauso e irse con la cabeza alta. Con The Son, a Zeller el ego le costó demasiado y ni su colaborador Christopher Hampton lo ayudó a soportar el golpe.

The Son es la segunda apuesta del dramaturgo francés – y su partenaire Hampton – en Hollywood. Sigue la historia de Peter (Hugh Jackman), un exitoso profesional viviendo a pleno su matrimonio con su evidentemente más joven esposa Beth (Vanessa Kirby) y el bebé de ambos. Peter se presenta como un hombre casi que perfecto, con una segunda oportunidad en la vida y una experiencia que solo la edad y los errores dan. Todo va bien hasta que un día su exesposa Kate (Laura Dern) aparece en su apartamento para pedirle ayuda con el hijo adolescente de ambos, Nicholas (Zen McGrath), quien ha dejado de ir al colegio y se encuentra inmerso en una depresión. Peter, casi que valiéndose de los dotes de Jackman como Wolverine, se calza el traje de superhéroe y oficiar de buen padre para este hijo trastornado y caprichoso. En el ínterin, la trama demuestra que la buena intención y el cariño tardíos no son suficientes para sanar algunas heridas.

La película está contada desde una perspectiva melodramática al extremo, algo a lo que, en sí, Zeller nos tiene acostumbrados. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede con The Father, los personajes están casi que impedidos de trabajar en conjunto, viviendo sumergidos en la (des)conexión. Jackman y McGrath nunca se encuentran, algo que Anthony Hopkins y Olivia Colman si hacían en aquella película, un poco por sus dotes actorales y otro tanto por la interpretación del guion. En cambio, en The Son parece que los actores escupen diálogos cuasi lineales que generan una falsa empatía, formulan preguntas sin respuesta alguna y acaban en una sobrecarga emocional que confunde mucho más que sensibiliza.

The Son. Dir. Florian Zeller. Sony Pictures Classics. 2022.

La cinta es cruda porque el tema es crudo, porque la adolescencia es una edad cruel y si se potencia con una incapacidad para manejar las emociones se vuelve un peligro. Al finalizar la película uno siente una opresión en el pecho, pero no sabe si es porque los snacks le sentaron terriblemente, por el desaprovechamiento del talento de Vanessa Kirby o si realmente uno está conmovido por lo atroz de la situación. De cualquier forma, si la intención de Zeller era generar malestar, lo logró con creces.

Tener todo al alcance puede resultar un arma de doble filo. Los diferentes planos que se logran con una cámara pueden enaltecer como destruir una toma. Esto es algo que en el teatro no existe, por ende, no constituye siquiera un mínimo riesgo. Aun así, a veces queda la incógnita de pensar si una obra no podría haberse apreciado de mejor manera de haberse visto en otro asiento, como si el estar más cerca del actor cambiaría totalmente la perspectiva. En The Son, Florian Zeller parece haber capitalizado ese sentimiento y busca sacarle provecho al melodrama con close ups desprolijos para cada uno de los personajes. Por más bello que suene tener una instantánea de Vanessa Kirby llorando de rodillas ante Hugh Jackman, esto no necesariamente beneficia su efímera actuación. Una vez más, Zeller pecó de ser demasiado ambicioso.

Arte y artista deben, pero no siempre lo logran, ir de la mano. Volviendo a la cuestión de adaptar una obra al cine, quizás el inconveniente más grande que tiene The Son proviene de la incapacidad de su autor de entender que no toda obra puede y debe ser replicada en otro medio. Cuesta creer que el retrato de la depresión cuyas versiones teatrales han sido ampliamente destacadas a nivel internacional en la gran pantalla resulten un extracto de alguna novela televisiva diseñada para ser exhibida en un horario de escaso público.

Me queda la amargura de no haber visto a Yvan Attal en el rol de Peter – Pierre en su versión original – y tener que conformarme con un Jackman que cumple y sostiene, pero que al final se desmorona con todo el edificio. Lo que hubiera podido ser un espléndido motor terminó siendo un fatídico intento fallido. Wolverine está vivo, sí, pero ¿a qué costo? Zeller, por su parte, no es ningún superhéroe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.