Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

The Royal Hotel: pesadilla de masculinidades tóxicas

Escrito el 21 noviembre, 2023 @CesarAndreZzZ

Dirección: Kitty Green.

Guion: Kitty Green y Oscar Redding, inspirado en el documental Hotel Coolgardie (Pete Gleeson, 2016).

Elenco: Julia Garner, Jessica Henwick, Hugo Weaving, Daniel Henshall, Ursula Yovich, Toby Wallace, James Frecheville, Herbert Nordrum, Alex Malone, Barbara Lowing.

País: Australia.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt18363072/

The Royal Hotel. Dir. Kitty Green. Neon. 2023.

Australia, país de arañas gigantes, canguros, playas deslumbrantes y, según Kitty Green, el epicentro de la masculinidad tóxica y la misoginia. Después de acertar con el deslumbrante drama neorrealista The Assistant (2020) en el auge del movimiento MeToo, Green continúa explorando los terrenos desoladores de la violencia machista sistémica en su segunda película no documental.

The Royal Hotel en un relato contrapuesto a la austeridad y discreción de The Assistant, pero trazando conceptos en común. Ambas son películas tensas y sofocantes, enfocadas desde la perspectiva femenina en un ámbito patriarcal, pero The Royal Hotel prescinde las sutilezas de The Assistant y formula los esquemas machistas normalizados que perpetúan las distintas formas de agresión contra la mujer.

Si The Royal Hotel fuera una película de terror, el alcohol sería la tabla ouija. Está ahí para detonar la consternación psicológica que atormenta a las mujeres. Sin embargo, aquí los fantasmas no necesitan que los llamen para aparecer y atormentar.

Inspirada en el documental Hotel Coolgardie (Pete Gleeson, 2016), la historia sigue a dos amigas mochileras, Hanna (Julia Garner) y Liv (Jessica Henwick), de paseo por Australia. Hanna está besándose con un chico desconocido en una fiesta de yate, mientras que Liv se da cuenta de que se han quedado sin dinero. Para solventar el problema, contactan una agencia de trabajos temporales que las envía al desierto australiano.

Las amigas deberán atender el Hotel Royal, un bar de poca monta propiedad de Billy (Hugo Weaving), un hombre tosco de amabilidad esporádica, y su esposa de pocas palabras Carol (Ursula Yovich). Desde el momento en que la agente les hace saber que tendrán que acostumbrarse a la “atención masculina”, Green arroja con cierta malicia un predicamento a sus protagonistas.

Hanna y Liv llegan y conocen a las chicas que ocupaban el cargo antes que ellas. Todo aparenta ser apacible, siempre y cuando ignoren el calor desértico, la escasez de agua y las escalofriantes serpientes embalsamadas en botellas. No obstante, en su primera noche de trabajo conocen la pesadilla que les tocará enfrentar temporalmente: trabajadores insolentes que, luego de una ardua jornada laboral, van a emborracharse al punto de no mantenerse en pie y lanzar comentarios misóginos a las chicas que atienden.

Las secuencias serán identificables para cualquiera que, lamentablemente, haya estado rodeado de machos desbordados de testosterona, unos más alcoholizados que otros, dispuestos a transmitir incomodidad a quien tengan al lado, principalmente mujeres. Green estudia a los personajes masculinos hombres de manera etnográfica, como si fuese un documental de vida salvaje, el bar una jungla y ellos animales indomables.

Green y su coguionista Oscar Redding no son ingenuos y saben que el espectador tampoco. Lo que pudo haber sido un cuento feminista trillado de buenos y malos, resulta un estudio de matices, tanteando entre el thriller y el western, sin personajes simplifcados. The Royal Hotel es visceral por su creciente tensión a través de interacciones sutiles entre hombres y mujeres que son una bomba apunto de explotar, así como un reflejo de una sociedad en punto de ebullición.

La película es un relato de sororidad y las complicaciones de la misma. La química entre Garner y Henwick es fantástica y permite conectar emocionalmente con sus personajes a pesar de la escasa información de sus orígenes. Su amistad se pone a prueba por la perspectiva que cada una tiene sobre el comportamiento de los hombres. Henwick plasma en Liv una perspectiva liberadora y hedonista, simplifica las actitudes machistas y está acostumbrada a que los chicos sean chicos. Garner es extraordinaria en su tensión creciente, desconfiando de todos a su alrededor, perturbada por el terror psicológico que ejercen los clientes del bar. No hay lecciones morales que quieran corregir sus perspectivas, sino un entendimiento a sus vivencias.

Green construye una puesta en escena inquietante de amenazas dispersas y consistentes. El rumbo y ritmo de su película es cambiante, junto a la mezcla de géneros juega a favor para mantener la impredecibilidad. Es aterradora porque no sabemos lo que son capaces de hacer los personajes, y peor aún, ellos tampoco lo saben.

La fotografía de Michael Latham y la edición de Kasra Rassoulzadegan son aspectos destacables porque contemplan el microcosmos del bar con detenimiento para convertirlo en una metáfora de la sociedad. Lo que muestran es clave para entender los terrores patriarcales que rodean a las chicas y la impotencia de sentirse incapaces de cambiarlo.

The Royal Hotel es sofocante y profundamente empática en su exposición del infierno misógino en la Tierra. Los hombres no tienen filtros y las mujeres están a merced del poder de unos y la indolencia de otros. Es escalofriantemente real al plasmar los miedos cotidianos de la mujer. Es el temor a decir que no, el terror de quedar sola con un hombre en una habitación, la presión insidiosa cuando un hombre hace una propuesta romántica en público. Sin convertirlas en mártires, Green orilla a sus protagonistas al límite de sus capacidades, exigiendo cambios sociales urgentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.