The Olive Trees of Justice: un clásico francoargelino celebra su 60 aniversario

Escrito el 20 enero, 2022 @bmo985

Disponible en: Metrograph (a partir del 21 de enero).

Dirección: James Blue.

Guion: Jean Pélégri y James Blue, a partir de la novela “Les oliviers de la justice” de Jean Pélégri.

Países : Francia – Argelia.

Elenco : Pierre Prothon, Jean Pélégri, Marie Decaître, Huguette Poggi, Said Achaibou.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt0253387/

The Olive Trees of Justice.
The Olive Trees of Justice. Dir. James Blue. 1962. Metrograph.

Grabada en Argelia unos meses antes de la independencia de esta bajo el engaño de que se trataba de un documental sobre la fabricación de vino en la región, y premiada en el Festival de Cannes en 1962, The Olive Trees of Justice ha sido restaurada para conmemorar su 60 aniversario. Una acompañante fundamental de cintas clásicas sobre la Guerra de Argelia como La batalla de Argel (Gillo Pontecorvo, 1966), la cinta del documentalista estadounidense James Blue destaca como un testimonio valioso por su visión humanista sobre el conflicto colonial en el norte de África.

Jean (Pierre Prothon), un hijo de agricultores franceses asentados en Argelia (los llamados pieds-noirs), regresa de París, donde vive con su esposa e hijos, para visitar a su moribundo padre, Michel (Jean Pélégri), a Argel. La capital del territorio francés del norte de África entonces está pasando por una guerra civil entre las autoridades francesas y el feroz Frente de Liberación Nacional.

Basada en la novela autobiográfica de Pélégri, quien incursiona por segunda vez en la actuación años después de aparecer en Pickpocket (Robert Bresson, 1955), el filme rehúye la violencia que acecha a la ciudad, en cambio volcando su atención hacia el departamento humilde donde convalece Michel. Ausente del país por muchos años, Jean se refugia en sus recuerdos de infancia, cuando su padre tenía una granja donde cultivaba vides y sus mejores amigos eran Said y Boralfa, dos niños argelinos. Esta nostalgia es representada mediante flashbacks que ponen a cuadro el estado fracturado e incierto de la mente de Jean. Como un extraño en una tierra extraña, no se reconoce a sí mismo ni a su tierra natal.

El contraste visual entre ambos espacios no podría ser mayor. En Argel, la cámara en hombro se mueve con habilidad entre los callejones estrechos, recorriendo las calles tras Jean mientras compra pan, observando a la gente. Árabes, franceses, mujeres y niños son el objeto de su mirada curiosa, a menudo recordándonos a ciertas secuencias de Clèo de 5 à 7 (Agnés Varda, 1962) o al inicio juguetón de Les 400 coups (François Truffaut, 1959) en que la calle se convierte en un pretexto del cineasta para filmar los rostros comunes y corrientes de los paseantes – James Blue, el director, era un documentalista después de todo –.

En estas secuencias la mente de Jean viaja al pasado, visitando la granja en la época de recolección de uvas, jugando con sus amigos y observando la fortaleza y sabiduría de su padre. Blue establece con claridad las diferencias entre el presente y los recuerdos más allá de sus obvias distancias: el entorno urbano se define por su trabajo de cámara tipo guerrilla, es decir, de una grabación clandestina; los planos medios y los primeros planos de rostros, lugares y calles siguen por detrás a Jean y, emulando su mirada y preocupación, se ocupan de recoger la miseria en la ciudad, estableciendo además el nerviosismo persistente en las calles debido a la amenaza de terrorismo. En contraste, los planos generales dominan el ambiente bucólico, transmitiendo su vastedad e luminosidad.

The Olive Trees of Justice.
The Olive Trees of Justice. Dir. James Blue. 1962. Metrograph.

Es cierto que The Olive Trees of Justice es una película sobre el conflicto colonial francoargelino, pero también funciona como un ejercicio sobre la conciencia de la madurez, pues la inminente muerte de su padre es lo que orilla al protagonista a mirar atrás, como si se diera cuenta de que él ahora ocupará el lugar de Michel, al menos metafóricamente. Lo que dificulta su mirada al pasado es el espinoso asunto de la guerra de independencia y su pertenencia a su tierra natal.

A su llegada, Jean está convencido de que Francia es dónde pertenece, pero a medida que rememora, que recorre las calles de Argel y que conversa con sus viejos conocidos, opera en su interior un cambio. Aunque a menudo percibimos su sensación de extrañeza e incomodidad, es su regreso al pasado lo que poco a poco lo convence de que es allí donde debe quedarse. En el fondo, el conflicto del personaje central se refiere a la contradicción fundamental del colonialismo: arraiga a las personas en la tierra, crea una fusión de las culturas, pero requiere una dominación central, heterogénea, vertical, diferenciando entre sus habitantes por su pertenencia racial.

Me pregunto si Francis Ford Coppola habrá conocido esta cinta, pues la secuencia en la hacienda francesa en Vietnam de su ¡Apocalipsis ahora! Redux (1979, 2001) recuerda al conflicto del protagonista de The Olive Trees of Justice. ¿A quién le pertenece la tierra? En ambas instancias, un personaje argumenta que su familia está arraigada en la tierra, la cual han trabajado por generaciones, introduciendo mejoras y generando beneficios para su país adoptivo, como preguntando, ¿en qué momento uno puede considerarse como propio del lugar? El intercambio final entre Jean y Boralfa, su amigo de infancia convertido en sirviente doméstico de su madre, nos proporciona el punto de vista de la incertidumbre de un pied-noir ante la independencia de Argelia, “¡si la patria no es para todos, entonces no es una patria!”

Tal vez este sea uno de los aspectos que más le parezca anacrónico a la audiencia del siglo XXI. Gracias al beneficio de la distancia temporal, podemos apreciarla como un documento histórico que refleja las preocupaciones no solo de un conflicto específico, sino del largo proceso de descolonización que siguió a la Segunda Guerra Mundial. Inequivocamente nos sentiríamos inclinados a responder que los franceses poco tenían que hacer administrando tierras en el norte de África, pero aun así podemos compadecer la situación de Jean. Allí radica su triunfo: en mostrar la humanidad del conflicto, los hombres y mujeres detrás de un evento histórico como lo es una guerra de independencia. Sin convertirse en una apología del colonialismo, The Olive Trees of Justice aborda el conflicto personal, el cual es inseparable de la coyuntura política, de forma mesurada.

Visualmente inspirada a partes iguales por el cinema verité ensayado en documentales como Primary (Robert Drew, 1960) y el neorrealismo italiano por su uso de actores no profesionales, la cinta de James Blue, primera ganadora del Premio de la crítica en Cannes, es una obra maestra que puede ser disfrutada tanto por su valor como documento histórico, como por la belleza de sus planos y la potencia de su melancolía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.