The Nest: Carrie Coon y Jude Law brillan en nuevo drama psicológico de Sean Durkin

Escrito el 19 noviembre, 2020 @Kenny_DiazPR

Disponible en: video por demanda (Amazon Video, Apple TV, Youtube, Google Play, Vudu, DirectTV).

Director y guionista: Sean Durkin.

Países: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá.

Elenco: Jude Law, Carrie Coon, Charlie Shotwell, Oona Roche, Michael Culkin, Adeel Akhtar.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt8338762/

Sean Durkin está de regreso con su segundo largometraje, The Nest, el cual tuvo su estreno a principios de año en el Festival de Cine de Sundance, justo en donde Durkin presentó en 2011 su debut directoral Martha Marcy May Marlene.

The Nest es un drama psicológico en el que Durkin examina nuevamente relaciones familiares complejas bajo una atmósfera de tensión, intriga y misterio. La película sigue la historia de una familia que, al mudarse a Londres y dejar atrás su vida en América, comienza a resquebrajarse. Pero lo interesante de la trama es que poco a poco vamos aprendiendo que ya existían algunas tensiones familiares que los padres reprimían.

Jude Law interpreta a Rory O’Hara, el empresario inglés carismático y ambicioso que llegó a Estados Unidos buscando nuevas oportunidades de negocios, pero ahora se plantea la necesidad de un cambio. Según Rory, en Londres el mercado financiero y la cultura están cambiando, por lo que hay allí una oportunidad para hacer mucho dinero. Su esposa, Allison, interpretada por Carrie Coon, se muestra renuente a la idea (señala que esta sería su cuarta mudanza en diez años), mientras que Rory la anima fervorosamente a tener ambición: “Sé tu propia jefa. Construye tu propio lugar. Ten tus propios caballos.”

La familia, también integrada por el niño Benjamin (Charlie Shotwell) y la joven Samantha (Oona Roche), hace el viaje y se instala en una enorme casa de Londres. En adelante somos testigos del lujo y la opulencia que especialmente Rory quiere para su familia: fiestas elegantes, cenas en los restaurantes más costosos, la mejor escuela para sus hijos, el abrigo de piel que le regala a su esposa, etc. Sin embargo, pronto descubrimos que Rory en realidad no tiene tanto dinero como aparenta, lo que se complica cuando los negocios comienzan a salir mal y las deudas se acumulan. En medio de todo eso, la relación matrimonial se vuelve cada vez más hostil y los hijos intentan hacer frente a sus propios problemas sin la atención y apoyo de sus padres.

The Nest muestra las frustraciones de una pareja y la infelicidad de sus hijos en ese proceso difícil de construir un nido, un lugar para vivir como familia, pero la crisis familiar no es consecuencia directa del viaje a Londres. Rory ha vivido durante años de las apariencias sin detenerse a reflexionar sobre las decisiones que ha tomado, y no ha sido sincero ni con los demás ni consigo mismo. Algo similar sucede con Allison, pues si bien no ha estado de acuerdo con algunas decisiones tomadas por su esposo, ha validado ese estilo de vida al aceptar sus regalos, como ese abrigo de piel que se pone a cada oportunidad.

Por otro lado, mientras Benjamin sufre bullying en la escuela, Samantha, quien no es hija de Rory sino producto de la relación de su madre con otro hombre, se torna rebelde porque, entre otras cosas, siente que su padrastro es ese extraño que ha estado tomando decisiones sobre su vida, algo que le reclama a su madre.

La película es interesante y mantiene el ritmo. A diferencia de su anterior cinta que es mucho más pausada, Durkin envuelve al espectador en una experiencia intensa, eléctrica y con un clímax bien logrado. Sin embargo, le faltó pulir algunos detalles en el desarrollo de la historia y el perfil de sus protagonistas.

Por un lado, la historia se desarrolla en los 80 y la ambientación es excelente, pero Durkin no consigue retratar con pulcritud el escenario económico y político de la época. ¿Qué es exactamente lo que Rory no encontró en Inglaterra que sí encontró en Estados Unidos? Luego, ¿qué es exactamente lo que ya no encontraba en Estados Unidos que ahora sí encontró en Inglaterra? Ese ejercicio de contrastar la vida en América y Europa, principalmente en el renglón de la economía de la época, está ausente en la película, salvo por algunas explicaciones breves e insuficientes de Rory en conversaciones de negocios.

Por otro lado, el hecho de que un joven inglés haya decido sin más romper con todo lo que lo ataba a su país, incluyendo lazos familiares, carece de explicación alguna. Es decir, Inglaterra es después de todo una potencia mundial, de manera que ese discurso extraño de sueño americano para alguien privilegiado que no vivió situaciones complicadas simplemente no hace sentido. Menos ese repentino deseo de regresar. Pudiera interpretarse como falta de constancia, pero no creo que sea suficiente para explicar la complejidad del personaje.

Durkin intenta tomar el aislamiento de la nueva casa de los O’Hara para darle a la trama cierto toque de misterio y mostrar también la manera en que ese ambiente va afectando el estado anímico de los personajes, principalmente de Allison. Pronto escucha ruidos de puertas que se abren y cierran de un momento a otro o dice no reconocer a sus propios hijos, pues todo a su alrededor le resulta extraño. Nunca llegamos a saber por qué pasan todas estas cosas o si en efecto hay alguna presencia siniestra en la casa. Aunque son detalles intrigantes, no parecen necesarios, pues de alguna manera abonan a la idea de que el problema está en la nueva casa y no en las conductas y decisiones de los personajes.

Las fortalezas principales de la película son las actuaciones de Law y Coon, ambos nominados a los Gotham Awards por sus interpretaciones, y quienes se complementan muy bien en escena como marido y mujer.  A Law le sale a la perfección esa personalidad seductora con su hablar, haciéndose el más culto, inteligente y seguro, pero mostrándose más vulnerable en privado.

Aun así, Coon es quien brilla más con una actuación digna de Óscar. Maneja muy bien esa frustración del personaje que poco a poco la va llevando a la desesperación. La actriz consigue escenas impresionantes en las que expresa todo con la mirada. Por ejemplo, en una fiesta en la que Rory está siendo alabado por su jefe, la cámara persigue el rostro de Allison y ésta se luce con expresiones de insatisfacción, miedo, inseguridad y confusión, como diciéndonos que no todo es lo que parece.

La elegante fotografía de Mátyás Erdély merece mención especial, la cual hace juego con la ambientación y consigue transportarnos a esos espacios de lujo y opulencia de la manera más llamativa y deslumbrante.

The Nest, que recién se ha estrenado en video por demanda, si bien no es perfecta y se sostiene principalmente por su pareja protagónica, merece un lugar entre esas grandes películas sobre crisis matrimoniales como Revolutionary Road (2008), Blue Valentine (2010) o Wildlife (2018).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.