Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

The Iron Claw: los hombres también lloran

Escrito el 3 enero, 2024 @Kenny_DiazPR

Dirección: Sean Durkin.

Guion: Sean Durkin.

Elenco: Zac Efron, Jeremy Allen White, Harris Dickinson, Maura Tierney, Stanley Simons, Holt McCallany, Lily James.

País: Estados Unidos, Reino Unido.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt21064584/

The Iron Claw. Dir. Sean Durkin. A24. 2023.

The Iron Claw tiene una escena de apertura increíble. El luchador profesional Fritz Von Erich (Holt McCallany) demuestra sus talentos en el cuadrilátero frente a una multitud exaltada. Filmada en blanco y negro, y con un sentido del espectáculo, esta lucha recuerda a dramas deportivos clásicos como Rocky (John G. Avildsen, 1976) o Raging Bull (Martin Scorsese, 1980). Después de la lucha, una interacción familiar revela lo esencial de esta historia: un padre de familia obsesionado con ser “el más duro, fuerte y exitoso” de todos marca la vida de sus hijos con consecuencias nefastas.

Ahora retirado, Von Erich administra una empresas dedicada a la producción de eventos de lucha libre en Texas, y vive con su esposa y cuatro hijos en un rancho. La familia parece feliz, pero Kevin (Zac Efron), el mayor de los hermanos, advierte: “Desde que era niño, la gente decía que mi familia estaba maldita”. Esta es una dramatización de la historia real de una dinastía de deportistas marcada por la tragedia, el infortunio y la ambición de un patriarca cruel.

A lo largo de los años 80, Kevin y sus hermanos David (Harris Dickinson) y Kerry (Jeremy Allen White) se desenvuelven de manera exitosa en la lucha libre. No obstante, el padre no estará satisfecho hasta que alguno de ellos logre lo que él no pudo: obtener el Campeonato Mundial de Peso Pesado de la Alianza Nacional de Lucha Libre Profesional. Fritz no tiene reparo en expresar sus decepciones, preferencias y enfrentar a los hermanos entre ellos. Presiona al menor, Mike (Stanley Simmons), un chico sencillo que ama la música, para que se involucre en el deporte familiar. La madre (Maura Tierney), mujer de silencio rotundo, se refugia en la religión.

The Iron Claw muestra los efectos nocivos de la educación patriarcal que enseña a los niños a ser rudos y ocultar sus sentimientos y necesidades. Kevin, por ejemplo, es un chico que carece de habilidades interpersonales. Cuando conoce a Pam (Lily James), es ella quien lo guía a través del cortejo hasta oficializar la relación y finalmente contraer matrimonio. Poco a poco queda claro que ninguno de los hermanos Von Erich ama la lucha libre, sino que intentan complacer al padre.

Sean Durkin, director y guionista, toca en esta saga generacional temas habituales de su corta filmografía: disfunción familiar, trauma e insatisfacción personal, etc. Al igual que en The Nest (2020), donde los personajes descienden en la locura en una casa supuestamente embrujada, en The Iron Claw la supuesta maldición de los Von Erich cobra fuerza y deja poco espacio al cuestionamiento de la crianza de los hermanos, la severidad del patriarca y la inercia de la madre. No hay momentos catárticos ni confrontaciones. Cada escena que apunta al señalamiento de que los hermanos han sido empujados a la destrucción es cortada efectivamente. La película mantiene al espectador en un estado de impotencia y frustración.

Como drama deportivo, profundiza poco en el mundo de la lucha libre. La cinta parece sugerir que todo lo que ocurre en el ring es espontáneo. Nunca se observan los acuerdos a puertas cerradas sobre los resultados de alguna lucha. Más allá de su mala suerte, nunca hay una explicación sobre la imposibilidad de los Von Erich de tener el mismo éxito que otras estrellas de la época. Sin embargo, las escenas en el ring están bien coreografiadas y llenas de adrenalina.

La dirección de arte transporta a la audiencia a la época. La fotografía de Mátyás Erdély destaca por el contraste entre colores estridentes en las escenas de luchas y colores cálidos en las instancias hogareñas. La música de Richard Reed Parry crea una atmósfera de tensión creciente. La selección de canciones populares funciona como un golpe de nostalgia.

The Iron Claw cuenta con actuaciones de lujo. Dickinson, a pesar de lo corta que es su participación, encarna una ternura necesaria en esta historia y deja un vacío grande una vez que desaparece. La química que logra con Efron es memorable. Allen White ofrece un retrato punzante de decepción y soledad. James captura a la perfección la opacidad de una chica consumida por el horror de su familia política.

McCallany hace una actuación calibrada como el patriarca despreciable. El guion no presenta al personaje como un villano extremo; de hecho, nunca abusa físicamente de su familia. Incluso es comedido con sus palabras y tiene momentos de ternura. El actor despierta odio y rechazo sin la necesidad de estridencias. Por último, Efron ofrece la mejor actuación de su carrera. Ícono de una generación, el actor de la franquicia High School Musical se adentra en la piel de Kevin Von Erich con una mezcla de intensidad física y vulnerabilidad emocional. Presenta el retrato de un hombre sensible, privado de un desarrollo individual sano, que, detrás de los músculos, esconde la necesidad de amar y ser amado.

Aunque The Iron Claw no formula preguntas grandes (y decir que deconstruye la masculinidad sería pretencioso), tampoco endulza la historia real. Más bien, logra el balance entre luz y oscuridad, esperanza y devastación. La dinámica entre los hermanos en la primera mitad es conmovedora y los momentos finales entre Kevin y su familia son un bálsamo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.