Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

The 12 Day Tale of the Monster that Died in 8 (Fantasia 2021): kaijus, videollamadas y melancolía de cuarentena

Escrito el 12 agosto, 2021 @bmo985

Sección: Camera Lucida.

Dirección: Shunji Iwai.

Guion: Shunji Iwai.

País: Japón.

Elenco: Shinji Higuchi, Moeka Hoshi, Non, Takumi Saito, So Takei.

Palomómetro:

Más información de la película: https://fantasiafestival.com/en/film/the-12-day-tale-of-the-monster-that-died-in-8

The 12 Day Tale of the Monster that Died in 8. 2021.

Ya llevamos suficiente tiempo encerrados como para que exista la categoría de película de videollamada. En el caso de The 12 Day Tale of the Monster that Died in 8, el director Shunji Iwai dirige su atención a la temática japonesa del cine de kaiju, las criaturas gigantescas como Godzilla que asolan las urbes niponas.

Trabajando con las limitaciones del encierro obligatorio y el paro casi completo de la industria cinematográfica mundial, Iwai presenta la historia de Sato (Takumi Saito), un actor desempleado que compra por Internet un kaiju de cápsula, es decir, un monstruo en tamaño miniatura. Al igual que el resto del mundo, Japón sufre el embate de la pandemia de COVID-19. La diferencia radica en que, en esta realidad alterna, las historias contadas en las clásicas cintas de devastación urbana (Ultraman y la saga de Godzilla, por ejemplo) ocurrieron en la vida real.

Sato, desempleado como muchos actores durante la pandemia, cree que puede criar al monstruo para combatir al virus. Sus buenas intenciones lo llevan a buscar el consejo del especialista en kaiju, Shinji Higuchi, quien se interpreta a sí mismo (el reconocido director de cine colaboró en la realización de Evangelion y fue codirector de Shin Godzilla de 2017).

Las videollamadas con Higuchi y la transformación diaria de la creatura conforman la trama principal de The 12 Day Tale of the Monster That Died in 8. Sato documenta su misión mediante video diarios con la esperanza de aminorar su aislamiento y falta de trabajo. A lo largo de los días, vemos a Sato conversar con quien suponemos que es su pareja sentimental, Non (quien se interpreta a sí misma), y su viejo amigo, So (So Takei).

The 12 Day Tale of the Monster that Died in 8. 2021.

Grabada en un nítido blanco y negro, el filme de Iwai está permeado por una sentimentalidad melancólica. La fascinación de Sato con su recién adquirida mascota y sus ingenuas intenciones sirven como una distracción del caos y desesperanza en el mundo exterior. (Si en nuestra versión de la realidad existieran los kaijus de cápsula, yo también habría adquirido uno para quitarme de la mente la fatalidad reinante de todos los últimos dieciocho meses.)

Iwai hace mucho con pocos recursos. Entre las actualizaciones del vlog de Sato y las videollamadas, intercala hermosas secuencias de baile al aire libre en las que utiliza hábilmente la tecnología de mapping – que se puede ver en acción en los filtros de Instagram y Snapchat –. Estas escenas le dan un respiro a la cinta, pues los confines del departamento de Sato son trascendidos y parece que accedemos a sus sueños y anhelos profundos.

La música, dulce y melancólica (después de ver April Story [1988], también de Iwai, dentro de su retrospectiva en este Festival de cine, la reconozco como una característica de sus cintas), expresa la esperanza de salir delante de la crisis sanitaria. Las bailarinas en escena tienen el rostro cambiante del kaiju que Sato alberga con la misión poco clara de que ayude a terminar con el Coronavirus.

Este es un lugar común, pero The 12 Day Tale of the Monster That Died in 8 no es para todos. El optimismo de su protagonista y la ingenuidad de la cinta, limitada por las circunstancias de sus efectos especiales y trama, podrían hartar a algunas audiencias. La subtrama de Non, por ejemplo, es de simplicidad increíble: ella adquiere un extraterrestre en línea, el cual es invisible para las demás personas. Sin embargo, todo cae en su lugar. Iwai controla a la perfección la tonalidad de su filme. Es dulce, un poco tonto y de un idealismo admirable.

The 12 Day Tale of the Monster that Died in 8. 2021.

Al enfocarse en las buenas intenciones de Sato y su continua investigación sobre la naturaleza de su kaiju, el director crea un relato naturalista, fluido, adorable y de sorprendente belleza sobre la vida en aislamiento. Ya sea porque Sato sigue la aventura similar a la de una YouTuber que también cría un kaijui de cápsula, porque se reconecta con un viejo amigo que tiene secretos guardados, o porque busca la guía de su sabio colaborador, el protagonista encuentra refugio de la soledad obligatoria en que todos nos sumimos durante 2020.

La incertidumbre de Sato respecto a su kaiju refleja la que muchos sentimos a lo largo de esta pandemia. Si bien nosotros nos preguntamos si estamos contagiados y podríamos causar el contagio a nuestros seres queridos, Sato no sabe si el monstruo que cría traerá la destrucción y muerte a sus compatriotas, como antaño lo hiciera Godzilla – porque recordemos que, en la realidad alterna de la cinta, este existió realmente –. Hay un juego entre la ansiedad y la esperanza al interior de Sato similar al que hemos vivido.

Podría decir que el final es cursi, y que la cinta bien pudo ser un cortometraje, pero hay una recompensa al dejarse entregar al dulce candor de la cinta y a su hermosa fotografía en blanco y negro, la cual, cuando no emula la monotonía de una webcam que mira a viejos amigos compartir secretos, se echa a volar por las calles de Japón en secuencias oníricas de baile y música.

The 12 Day Tale of the Monster That Died in 8 se inscribe en la larga cuarentena de 2020, utilizando el formato de videollamada para contar una historia ingeniosa, ingenua y esperanzadora. Iwai maneja sensibilidad en su perspectiva y da un enfoque de ciencia ficción naïf que rinde homenaje al cine tokusatsu nipón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.