Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Taylor Swift: The Eras Tour – el libro del pop según Taylor Swift

Escrito el 18 octubre, 2023 @CesarAndreZzZ

Dirección: Sam Wrench.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt28814949/

Taylor Swift: The Eras Tour. Dir. Sam Wrench. 2023.

Bajo el bien ganado título de “la industria musical”, Taylor Swift es una artista que sigue desafiando las expectativas y métricas con las que medimos la música. La cantautora de Nashville ha demostrado ser, sobre todo, una business woman voraz, determinada e inteligente. Con 17 años en la industria, Taylor ha sabido adaptarse de sus raíces country al pop mainstream, que dominó la década del 2010, al indie folk del 2020.

Justo cuando pensábamos que había alcanzado lo más alto de su carrera tanto comercial como artísticamente en la era del galardonado álbum 1989, Taylor sacó dos álbumes musicales en los tiempos pandémicos, uno de ellos, Folklore, premiado con el Grammy a Álbum del año; hizo un documental musical, Folklore: The Long Pond Studio Sessions, recordando su fuerza como contadora de historias; regresó a su faceta pop con Midnights; y se embarcó en la gira The Eras Tour, la cual va en camino a convertirse en el tour musical más exitoso de todos los tiempos.

La manera en que Taylor ha construido un monopolio bajo su nombre gracias a su capacidad de adaptarse a un mercado agobiador e impredecible es digno de análisis, pero todos sus triunfos son dignos de recordar al hablar de Taylor Swift: The Eras Tour. Al final del día, Swift y su director Sam Wrench, lo presentan como un homenaje a la carrera de la cantautora, así como una dedicatoria a los fanáticos que han estado presentes en sus altibajos personales y artísticos.

La película de concierto fue filmada del 3 al 5 de agosto de 2023 en el estadio SoFi de Inglewood, California, y abarca, en gran medida, la duración y canciones presentadas en los conciertos. Llega de la mano de la propia compañía productora de Swift y en colaboración y apoyo de SAG-AFTRA a partir de la huelga de actores todavía en curso.

Taylor no da por sentado la devoción de sus fanáticos y retribuye con una grandilocuencia innegable. Taylor Swift: The Eras Tour se siente como el paraíso del pop hecho película, navegando los 10 álbumes de la carrera de Swift sin interrupciones. Inicia bajo el mantra de “It’s been a long time coming” en una coda cautivadora que lentamente se diluye. Su voz es un eco introductorio que dice hacía donde nos dirigimos: un baúl de historia musical guiado por la más performativa y teatral Taylor Swift que hayamos visto.

Hay un compromiso de su parte por guiarnos entre su repertorio musical. Las casi tres horas y 40 canciones nunca crean un viaje letárgico por la energía que la misma Swift aporta. Es irresistible ver el ostentoso escenario de The Eras Tour recubierto con el color emblemático de cada era, sea el morado que inunda la pantalla y el vestuario en la deslumbrante presentación de Enchanted, o la escarcha y lentejuelas rojas que acompañan el set del álbum Red. Taylor ha sabido capitalizar la esencia de sus eras en colores, vestuarios y símbolos.

El concierto es un espectáculo de congruencia porque hace honor a la idolatría del concepto de las “eras” que Swift ha construido desde el inicio de su carrera. Como la vida misma y sus etapas, Taylor cuenta historias a través de las interpretaciones musicales que hacen referencia a experiencias reales o ficticias de ella. Puede crear una imagen mental a partir de sus relatos, sea en enérgicos himnos pop de entusiasmo y seguridad, como Look What You Made Me Do y Shake It Off, o baladas íntimas y desgarradoras como Marjorie y Champagne Problems. En el microcosmos musical de Swift, sus canciones coexisten en armonía, y la película hace un trabajo notorio de ensamblaje en transmitir la esencia de cada una.

Taylor Swift: The Eras Tour. Dir. Sam Wrench. 2023.

Swift comanda el escenario, a veces en compañía de bailarines, a veces con la intimidad de una guitarra o un piano. La teatralidad de Taylor permite creatividad y dinamismo. Es cautivante ver presentaciones como las de The Last Great American Dynasty, dando foco íntimo a una coreografía y vestuarios de época, o Tolerate It, con una dramática interpretación en la que una mesa sirve como símil a la distancia emocional de unos amantes rotos.

De hecho, The Eras Tour se siente como el escenario de teatro más grande del mundo, ya que, entre picardía y sentimentalismo, Swift hace monólogos breves relacionados con canciones específicas y los significados emocionales que tienen para ella y sus fanáticos. Aunque dejan deseando más, los soliloquios de Taylor son una forma astuta de interactuar con un público que sabe cuándo callarse y escuchar.

Con todo y esto, algunas ausencias musicales resultan cuestionables, pues deja fuera éxitos como Wildest Dreams, Cardigan, ‘Tis the Damn Season y The Archer, omisiones que se extrañan por el aporte escénico y emocional que las canciones hubieran podido proveer en la pantalla grande. Asimismo, aunque Wrench ofrece una dirección notable, la película a veces se queda corta en inspiración cinematográfica y la edición.

La introducción de la era Lover, las tomas aéreas en la presentación de Blank Space mostrando una coreografía de bicicletas y luces neón, y el detalle de la espectacular casa repleta de musgo en la era de Folklore son algunos de los momentos más interesantes y hermosos visualmente. Los cortes rápidos y la monotonía de las tomas no resultan un impedimento para el disfrute, pero dejan deseando más creatividad.

La belleza de The Eras Tour como película recae en dos aspectos principales. Primero, nos recuerda que Swift, ante todo, es una compositora. El tracklist ofrece un recorrido lírico por los tiempos más joviales de amistades, noviazgos, rupturas y despreocupaciones, hasta facetas más amargas y maduras de la vida adulta. El dolor de estancarse en el trauma y el tiempo en la versión de 10 minutos de All Too Well, la agobiante autocrítica de Anti-Hero y la autosuperación y resiliencia de You’re on Your Own, Kid son más que canciones para corear en la sala de cine: son experiencias catárticas y emocionales.

Segundo, como espectáculo es una obra estimulante y abrumadora. Es difícil, sino imposible, recrear la experiencia de un concierto en una película. Hay algo invasivo y a la vez personal en los conciertos que cuesta extrapolar a cualquier otro medio. Este es un ejemplo que llega en estado de gracia lo más cerca posible a la experiencia del concierto, visual, auditiva y comunitariamente.

Taylor Swift: The Eras Tour es una experiencia digna de la pantalla y el sonido más grande que se pueda conseguir. Para los swifties, será una experiencia cinematográfica religiosa ver a su ídolo surgir de entre abanicos o paraguas como si del mesías del pop se tratase, cantar a todo pulmón los himnos inmortalizados de su carrera y hacer un festín de anillos de papel y brazaletes de la amistad. Para el resto del público, incluidos los más escépticos de la swiftmania, es un deleite atestiguar a una artista talentosa en su apogeo. Se trata de un deslumbrante espectáculo de confianza, autoconsciencia y proximidad emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.