Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Sometimes I Think About Dying: crónicas de autoengaño y soledad

Escrito el 4 abril, 2024 @CesarAndreZzZ

Dirección: Rachel Lambert.

Guion: Katy Wright-Mead Stefanie, Abel Horowitz y Kevin Armento.

Elenco: Daisy Ridley, Dave Merheje, Parvesh Cheena, Marcia DeBonis, Megan Stalter, Brittany O’Grady, Bree Elrod.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt16431966/

Sometimes I Think About Dying. Dir. Rachel Lambert. Oscilloscope. 2023.

La soledad es uno de los fenómenos psicológicos más complejos y fascinantes que existen por la dualidad que trae su ambigua definición. Por una parte, en el estricto sentido del aislamiento físico y/o emocional de los seres humanos hacia su prójimo, está relacionada con problemas de salud mental como depresión, ansiedad y estrés postraumático. Por otra, en el sentido de la elaboración de un cosmos privado para nuestro desenvolvimiento y conciliación con nuestra personalidad, resulta sanadora y catártica.

Existen pocos personajes en la ficción que muestren los matices de la soledad como la protagonista de Sometimes I Think About Dying, la segunda película de Rachel Lambert. Fran (Daisy Ridley) es una oficinista que parece conforme con la monotonía de su trabajo y la ausencia de vínculos interpersonales. Sin embargo, pronto descubrimos que hay una especie de insatisfacción o vacío en su vida, no porque lo diga directamente, ya que es de pocas palabras, sino por lo que se muestra a través de deslumbrantes escenas en las que imagina su muerte.

Estos no son pensamientos suicidas como tal, sino la imaginación de Fran sobre cómo sería, por ejemplo, ser encontrada muerta en un bosque o ser ahorcada por una grúa que observa desde la ventana de su trabajo. No hay que ser muy listo para intuir que Fran está deprimida, pues pasa más tiempo pensando en la muerte que disfrutando las pequeñas cosas que aparentemente le dan satisfacción, como resolver sudokus, tomar vino o caminar por la playa.

Dos acontecimientos irrumpen la monotonía de Fran y su fatiga existencialista. El primero es la jubilación de Carol (Marcia DeBonis), una querida compañera de trabajo. El segundo es la llegada de Robert (Dave Merheje), un carismático y extrovertido muchacho que intenta conectar con la arisca protagonista a través de mensajes privados en el Slack de la oficina. De esta manera, Sometimes I Think About Dying es una peculiar comedia romántica despojada de estridencias y personalidades rimbombantes, centrando su foco en la relación de Fran no con un posible romance, sino con su propia soledad. Es como si Perfect Days (Wim Wenders, 2023) tuviera un enfoque más nihilista, y aquel mensaje de “ver la belleza de las pequeñas cosas” se convirtiera en una reflexión angustiosa sobre qué pasa cuando somos incapaces de definir esa belleza en primer lugar.

El mayor triunfo de Lambert, junto a sus coguionistas, es construir un universo que se siente monótono y gris, pero al mismo tiempo con atisbos de esperanza y calidez desesperados por emerger. La fotografía de Dustin Lane, la edición de Ryan Kendrick y la banda sonora de Dabney Morris elaboran matices audiovisuales y narrativos ricos en contraste, referenciales a los matices emocionales de Fran. Materializan milagrosamente la lucha interna con la depresión, mientras los escenarios de muerte de Fran son interrumpidos por la presencia del simpático Robert.

Ridley demuestra virtuosidad al crear un personaje que solo podría ser interpretado por alguien con control emocional. Fran resulta tan encantadora como frustrante. No es alguien que intente hacer transparentes sus imperfecciones y neurosis para complacer a los demás, y sus dificultades para conectar y “dejarse llevar” por los vínculos afectivos es empática y realista.

El mayor romance de Fran durante la película es su propia infelicidad. Aquí, la cara depresiva de la soledad es evidente porque sitúa a la protagonista en una zona de confort miserable en la que no tiene que hacer mucho más que seguir una rutina incansable. No obstante, a la vez, la película evita hacer de Fran un mártir o un estereotipo antipático de una persona deprimida. Ella disfruta de sus ratos de soledad, pero no quiere que esta defina de su vida.

Al balancearse el limbo de notar la inconformidad de la propia existencia, pero no saber cómo romper el molde y buscar un cambio, la cinta logra algo extraordinario en su sencillez: comprender la compleja relación del ser humano con sus propios vacíos y lo difícil que es aceptar que, al final del día, somos la persona con la que estaremos hasta el fin de nuestros días. Este entendimiento puede ser gratificante o aterrador, o incluso ambas.

Lambert se siente segura en su dirección, dispuesta a cuestionar a través del humor negro los ideales de vida de sus personajes como si fuese su terapeuta, demostrando así que es una pérdida de tiempo vivir en función de “no molestar a los demás”, guardar silencio por este motivo o esperar el “momento indicado” para empezar a apreciar la vida. Sin recurrir a artimañas cursis o discursos motivacionales gastados, la película triunfa, brilla y conmueve por su palpitante apreciación de la mera existencia, con todo su caos y pensamientos de muerte incluidos.

La conclusión esperanzadora de Sometimes I Think About Dying es que aún en el mar de depresión y ansiedad en el que nos ahogamos con causas que solo nosotros conocemos podemos encontrar un atisbo de luz. Resulta conmovedor y a la vez difícil de digerir que Lambert plantee que se requiere un esfuerzo activo para enamorarse de la vida y de nosotros mismos. Aunque esos escenarios dantescos sobre muerte y desolación nunca se vayan del todo, aprender a vivir con ellos fortalece nuestro afrontamiento con la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.