Sin tiempo para morir: la leyenda de James Bond

Escrito el 4 octubre, 2021 @ECinematografo

Disponible en: cines.

Dirección: Cary Joji Fukunaga.

Guion: Neal Purvis, Robert Wade, Cary Joji Fukunaga, Phoebe Waller-Bridge.

Elenco: Daniel Craig, Léa Seydoux, Rami Malek, Ana de Armas, Lashana Lynch, Christoph Waltz, Naomi Harris, Jeffrey Wright.

Países: Inglaterra, Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt6217926/

Sin tiempo para morir
Daniel Craig en Sin tiempo para morir. Dir. Cary Joji Fukunaga. 2021. MGM, Universal Pictures.

“Había una vez un hombre llamado Bond… James Bond. Destruía el patrimonio de países en busca de terroristas, cada mujer que tocaba perecía por su indiferencia hacia ellas, y su finalidad en la vida era simplemente asesinar personas. Una vez amó con locura a Vesper Lynd, una mujer extraordinaria que le traicionó después. El día que ella murió, Bond, lleno de ira, buscó a sus asesinos cuando lo que necesitaba era confortarse a sí mismo. Años después, una joven llamada Madeleine Swann le señaló que podía cambiar y preferir el amor antes que el deber. Y entonces Bond amó de nuevo…”

Sin tiempo para morir es la última aparición de Daniel Craig como James Bond. Pasando las dos horas y media, la película de Cary Joji Fukunaga evita ser concisa para ofrecer muchos espacios para que Craig termine de cementar su legado. Desde su primera aparición en Casino Royale, Bond fue un espectáculo físico: tanto un luchador a mano limpia como un galán definitivo. Sin embargo, Craig adicionó vulnerabilidad al personaje. Su Bond es un hombre que no acepta sus errores y es un patán que, cuando no está abandonando mujeres a su suerte, está huyendo de la posibilidad de enamorarse de ellas.

Sin tiempo para morir continúa los eventos de Spectre, con Bond viajando por el mundo con la segunda mujer que ha amado, la doctora Madeleine Swann (Léa Seydoux), quien está dispuesta a abandonar todo recuerdo de su pasado para poder estar con él, y le exhorta a que haga lo mismo. Madeleine lo invita a visitar la tumba de Vesper Lynd (Eva Greene) para que pueda finalmente honrar su memoria y perdonarla. Su estrategia terapéutica falla estrepitosamente cuando Bond recae en su desconfianza patológica, colocando tensión en la relación. Entonces, suena la canción de los títulos y Billie Eilish, su autora e intérprete, hace referencia al alma torturada de un hombre destinado a esperar ser traicionado para siempre por las personas que ama.

Bond sigue su viaje enfrentando la batalla más emocional que ha vivido desde Skyfall. En Spectre, Bond aprendió a amar de nuevo, pero en Sin tiempo para morir entiende que su propia vida debería resultar en un legado. Después de pasarse la vida asesinando, e incinerar la única relación que pudo salvarlo, el exagente 007 quiere sentar cabeza, así sus enemigos sepan lo fácil que es provocarlo y empujarlo hacia la violencia.

Sin tiempo para morir
Lashana Lynch en Sin tiempo para morir. Dir. Cary Joji Fukunaga. 2021. MGM, Universal Pictures,

Luego de un salto de cinco años, el mundo que Bond conocía no es el mismo y él debe reincorporarse al trabajo que dejó por amor. Nomi (Lashana Lynch), una nueva agente “00”, es tan virtuosa con las armas y su forma de vestir como lo es en cada aspecto de su trabajo. Aunque inicialmente se siente amenazada por el abrupto regreso de Bond, eventualmente ambos comprenden la brecha generacional que impide una colaboración más tranquila entre ellos.

En una misión en Cuba, Bond conoce a Paloma (Ana de Armas), otra experta en el arte del espionaje. No se dejen engañar por la sensualidad inmaculada de Armas en un vestido negro, Paloma simplemente está trabajando. Este personaje desarma a Bond con su sinceridad y profesionalismo. En un momento, Bond piensa que lo trajo a un armario para seducirlo y desnudarlo, pero Paloma solo necesita apurar a Bond para que se cambie de ropa.

Las mujeres interpretadas por Lashana Lynch y Ana de Armas eliminan por completo la idea de una chica Bond. Sin tiempo para morir triunfa al no cosificar o victimizar a sus mujeres, y crear personajes que quieren ser respetadas en su área de experiencia o tal vez solo divertirse en su primer día de trabajo.

Incluso Madeleine, quien es devastada por la paranoia de Bond, tampoco se vuelve una víctima de su mirada. Cuando él la presiona para que revele su pasado, Madeleine se rehúsa a ser definida por este, recordándole que ella también merece ser amada y aliviada de sus recuerdos.

Sin tiempo para morir
Léa Seydoux en Sin tiempo para morir. Dir. Cary Joji Fukunaga. 2021. MGM, Universal Pictures.

Sin tiempo para morir ve el regreso de Blofeld (Christoph Waltz), la némesis de Bond que se aprovecha de la impulsividad de James, no para completar alguna finalidad macabra, sino para asegurarse de que jamás encuentre un equilibrio en su vida. Antes de ser enviado a prisión, Blofeld fue el director de Spectre, una organización peligrosa. Aunque las demás películas usaron Spectre para sugerir la idea de que existen entidades privadas prestas para arruinar la libertad de los países para promover sus intereses, esta película llega a la conclusión de que cualquier imperio puede ser destruido solo para ser reemplazado por otro.

Lyutsifer Safin (Rami Malek) es el villano principal de esta cinta y funciona como un reflejo aumentado del ego de James Bond. Si Bond tenía el ego suficiente para invadir países en nombre de Inglaterra, creerse Dios y asesinar según le ordenaban, Safin, ahogado por el dolor de su pasado, se cree tan divino como para asesinar a millones de personas con un clic. Thanos, digo, Safin, pudo ser un villano más interesante si la película no lo hubiera guardado hasta el final, y si su plan no fuera tan difícil de asimilar y seguir.

No obstante, es la confrontación con Safin la que permite que Craig se despida de su rol con fuegos pirotécnicos. Bond es una persona más que cuestionable. Es un asesino a sueldo, sin escrúpulos ni límites, e indiferente a todos a su alrededor. Aun así, es el único que está calificado para enfrentarse a ejércitos, pandemias y tiranos. En su batalla contra Safin, Bond no está inspirado por su patriotismo, sino por la idea de que sus amigos y compañeros de trabajo se pueden volver sus hermanos, que puede volver a ser cálido con alguien, que su amor hacia Madeleine puede perdurar a pesar de años de ausencia, y que por fin puede perdonarse a sí mismo. Después de cinco películas, Bond finalmente encuentra su medida de consuelo.

La interpretación de Craig es un excelente cierre para el personaje. Aquí, Bond no tiene la presión de un trabajo con el MI6, no necesita seducir mujeres y no parece querer llegar a la tercera edad sintiendo tanto rencor. Craig jamás intenta anular todas las contradicciones y aspectos cuestionables del personaje, pues Bond maltrata emocionalmente a Madeleine con su inseguridad, y se deja llevar por una furia inmensa frente a las provocaciones de Blofeld.

Sin tiempo para morir
Rami Malek en Sin tiempo para morir. Dir. Cary Joji Fukunaga. 2021. MGM, Universal Pictures.

En cambio, una vez comprendiendo mejor la verdadera razón de su conflicto con Madeleine, su fachada de violencia se convierte en una súplica motivada. No quiere estar solo de nuevo, quiere tener una familia. “Había una vez un hombre llamado Bond… James Bond, que entendió que no tenía tiempo para morir, porque hay horas, semanas y años que deben ser recuperados y todavía hay nuevas aventuras que vivir.”

Conjurando un final tan potente como aquellos de War of the Planet of the Apes (Matt Reeves, 2017), Logan (James Mangold, 2017) y The Dark Knight Rises (Christopher Nolan, 2012), Sin tiempo para morir despide a Daniel Craig con una película que es tan épica como puede, a pesar de extenderse más de lo debido y complicar mucho a su antagonista.

Este guion, que requirió tantos colaboradores, no solo despide a un brillante actor, sino que encanta al presentarnos un futuro distinto en la franquicia. Sin tiempo para morir asienta las bases para que, aun si el personaje de Bond nos acompaña otros 50 años, comparta la pantalla con mujeres brillantes que no existen para seducirlo, sino para perseguir sus propios fines profesionales y personales, y divertirse mientras lo hacen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.