Set It Up: el plan imperfecto, el camino hacia la redención de las comedias románticas

Escrito el 18 junio, 2018
Por Alessandra K

En dónde la puedes ver: Netflix

Directora: Claire Scanlon

Elenco: Zoey Deutch, Glen Powell, Lucy Liu, Taye Diggs, Pete Davidson.

País: Estados Unidos

Duración: 105 min.

Palomómetro

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt5304992/

Mi relación con las comedias románticas es complicada. Creo que he visto la mayoría de películas existentes en este género, por lo que creo que tengo fundamento suficiente como para decir que estoy a dos de perder mi interés. Atrás han quedado los años dorados que nos trajeron clásicos como Cuando Harry conoció a Sally, Mientras dormías o Sintonía de amor, películas que ofrecían increíble química entre los protagonistas y buenos guiones (Cuando Harry conoció a Sally tiene uno de los mejores guiones de cine. Punto). Sin embargo, ahora vemos cinta tras cinta que hace uso de artimañas baratas, con personajes irreales, que terminan cayendo en la ridiculez o en el abismo profundo de la intrascendencia. Encontrar una buena comedia romántica moderna es todo un desafío.

El año pasado, las comedias románticas vieron una luz de esperanza con The Big Sick, cinta que trajo una nueva perspectiva con protagonistas novedosos y un guion que obtuvo una nominación al Óscar por guion original. Afortunadamente para los rom-coms,Set It Up: el plan imperfecto, cinta que acaba de salir este fin de semana en Netflix, se suma a esta pequeña pero naciente lista de películas del género dignas de ver.

La cinta tiene una premisa muy sencilla, pero identificable entre los adultos jóvenes que estamos sufriendo en este horrible mundo laboral que nos explota vilmente: Harper (Zoey Deutch) y Charlie (Glen Powell) son dos asistentes extremadamente agobiados que están 24/7 a la merced de sus jefes aprovechados (Lucy Liu y Taye Diggs). En un momento de crisis deciden idear un plan para que sus jefes se conozcan, se enamoren y por fin puedan tener tiempo libre para disfrutar de su vida fuera del trabajo.

Es como si Harper y Charlie hubieran visto todas las películas románticas y lo aplicaran con sus jefes para cumplir con sus objetivos: el encuentro de película, el reencuentro accidental, el beso obligatorio, el enamoramiento final. Se aprovechan de su amplio conocimiento en el tema, así como de los gustos y agenda de sus jefes, para aplicarlo en sus vidas reales. De esta forma, estamos viendo dos películas románticas en una: la que Harper y Charlie están creando, y la que ellos mismos están viviendo.

La clave de la cinta es sus protagonistas. Zoey Deutch y Glen Powell, en sus primeros protagónicos a la fecha, se aprovechan de su increíble química para llevar la película a un nivel superior de placer y diversión. Ambos actores traen mucho carisma y personalidad a sus personajes, en especial, Zoey Deutch. Su personaje es decente y medio inocente, pero no es ingenua; es ambiciosa, decidida y astuta, pero también está dispuesta a idear este plan moralmente cuestionable para salir de su hoyo profesional. Pero evidentemente es una buena persona.

Es refrescante ver que el personaje principal femenino de una comedia romántica sea realista, el sentido de que te podrías encontrar a una joven así por las calles de la ciudad. Harper no está escrita o diseñada para dar respuesta a las fantasías masculinas de la mujer ideal. Lo mismo se puede decir de su jefa, Kirsten (Lucy Liu), quien es una profesionista realizada que es una inspiración profesional para Harper. El buen desarrollo de estos dos personajes femeninos se agradece a la directora y la escritora, pues ambas son mujeres y logran transferir la sensibilidad y complejidad de la realidad femenina en la vida real a la ficción.

No obstante, en un par de ocasiones, la cinta coquetea con esa fina línea entre lo gracioso y lo ridículo; pero afortunadamente, la directora cambia de escena en el momento preciso para que no sea un grave error. Especialmente esto se presenta en la secuencia de un tipo claustrofóbico que se queda atorado en un elevador. Exactamente cuando el chiste empieza a quemarse, es cuando la escena termina y la película sigue adelante como para que no se tengan consecuencias perdurables en mi opinión de la película.

En estos últimos años Netflix se ha enfocado en sacar muchísimo contenido original. Desgraciadamente, no todo este contenido es bueno, de hecho, en la mayoría de las ocasiones, y más en el caso de las comedias románticas, deja mucho que desear. No obstante, Set It Up: el plan imperfecto es un gran logro para la productora, pues es un rom-com altamente disfrutable, con muy buenas actuaciones y una química envidiable entre los protagonistas. Set It Up ya se encuentra en mi lista de películas que se antojan cuando tengo ganas de ver una cinta linda y romántica en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.