Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Ponyboi (Sundance 2024): un héroe no binarie

Escrito el 1 febrero, 2024 @bmo985

Sección: U.S. Dramatic Competition.

Dirección: Esteban Arango.

Guion: River Gallo.

País: Estados Unidos.

Elenco: River Gallo, Dylan O’Brien, Victoria Pedretti, Murray Bartlett, Indya Moore.

Palomómetro:

Más información de la película: https://festival.sundance.org/program/film/656a0128fac9f44bfdc04033

Ponyboi. Dir. Esteban Arango. 2024. Cortesía Festival de Sundance 2024.

Una lavandería en la gris Nueva Jersey y su dependiente de largo cabello y afiladas uñas con una mochila llena de dinero protagonizan Ponyboi, película dirigida por Esteban Arango, y escrita y protagonizada por River Gallo, que pertenece al género de crimen e incorpora elementos del camino del héroe, en este caso, no binarie.

Ponyboi (River Gallo) es un trabajadore sexual y dependiente de una lavandería abierta las 24 horas bajo las órdenes de Vinny (Dylan O’Brien), un emprendedor con un portafolio diverso de negocios ilícitos, desde el padrotazgo hasta la producción y el tráfico de drogas (sin olvidar su aspiración de ser el próximo rapero blanco de renombre). Es, además, un seductor consumado, muy al pesar de su prometida embarazada (Victoria Pedretti). Ponyboi, distanciade de su familia de inmigrantes salvadoreños debido al rechazo de aquellos hacia su identidad queer, depende completamente de Vinny, tanto romántica como monetariamente. Cuando una venta de drogas termina con un mafioso barrigón muerto en su cama, Ponyboi encuentra una salida a esta relación de dependencia, con el único detalle de que no solo Vinny vendrá detrás de elle, sino también el peligroso hermano del mafioso italiano.

Arango y su director de fotografía Ed Wu le imprimen suficientes colores neones a Ponyboi como para garantizar su pertenencia a cierto género de crimen posmoderno, convirtiendo un rincón desangelado de Nueva Jersey en un colorido refugio de moradores de la noche. Hay cierta influencia del cine de los hermanos Safdie, retratistas a nivel de calle de una Nueva York que todos pensaban que ya no existía, reconocible en el ridículo personaje encarnado por O’Brien. No obstante, la película se articula con una identidad propia a través de la historia de su protagonista, inspirada por River Gallo, guionista, activista intersexual y excelente intérprete.

La historia de Ponyboi por momentos choca con lo que debería ser una narración recia de crimen, escape y venganza, pero resulta informativa al abordar la problemática que este segmento de la población LGBTIQ+ enfrenta en su día a día. Confrontade constantemente con personajes que le piden definirse de uno u otro lado del espectro de género, Ponyboi defiende su identidad, un camino alternativo y su desarrollo durante el largometraje concibe este derrotero como si se tratara de un viaje del héroe: enfrenta obstáculos, conoce aliados, reconoce sus fallas y conquista sus objetivos. Su final corresponde a otro tipo de película, no a un filme sobre crimen, prostitución y asesinatos.

Recientemente, el crítico de cine de The New Yorker Richard Brody escribió sobre la domesticación de Sundance, y los últimos diez minutos de Ponyboi podrían contribuir a esta teoría. El cine independiente ya no es atrevido, no recurre a los códigos prohibidos ni a otros recursos críticos evitados por el mainstream. Su principal objetivo es reconfortar y hacer declaraciones de pretendida radicalidad política. Esto deriva en películas con tonos didácticos que buscan ser etiquetadas como importantes y necesarias para la conversación (porque eso es lo único que importa ahora). No estoy haciendo un reclamo antiprogresista, ni me interesa hacer una denuncia de lo que ahora se denomina como ideología woke ni un argumento en pro del cine como un recurso exclusivamente escapista, solo señalo que esta tendencia por hacer cine que parece importante conduce a situaciones extrañas en las que el tono del filme cambia drásticamente de un momento a otro.

Ponyboi es divertida y las actuaciones de O’Brien, Gallo y Pedretti son notables (aunque en más de una ocasión deseé que fuera Riley Keough quien interpretara al personaje de esta última), pero no creo que el género del crimen requiera de une héroe como se delinea aquí. Creo que hacer de la identidad de Ponyboi el asunto central del filme conduce inevitablemente a cierto didactismo que casi siempre lleva al aburrimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.