Pleasure: la deshumanización y las estructuras de poder machistas en la industria pornográfica

Escrito el 20 junio, 2022 @CesarAndreZzZ

Disponible en: MUBI.

Dirección: Ninja Thyberg.

Guion: Ninja Thyberg y Peter Modestij.

Países: Suecia, Países Bajos y Francia.

Elenco: Sofia Kappel, Revika Anne Reustle, Evelyn Claire, Chris Cock, Dana DeArmond, Jason Toler.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt8550054/

Pleasure. Dir. Ninja Thyberg. MUBI. 2021.

Sorprenda o no, la pornografía es la parte del entretenimiento que genera más dinero y que produce más contenido. Según datos del FBI, los ingresos anuales de esta industria en Estados Unidos se calculan entre 10,000 y 14,000 millones de dólares. Se trata de un sistema intrincado y complejo del cuál hemos tenido información reciente y precisa que desvela las facetas oscuras que la industria ha querido cuidar desde sus inicios. Celebridades como Mia Khalifa han hablado de los mecanismos de control la explotación laboral y los abusos que se perpetúan y mantienen en secreto. Detrás de lo que se vende como placer, hay una oscuridad sombría y aterradora que habla del estado actual de la sociedad y la imagen de la mujer como un objeto de consumo.

Pleasure, estrenada en el Festival de Sundance de 2021, es el debut de Ninja Thyberg, basada en su cortometraje homónimo de 2013. La película es un viaje visceral al fondo del abismo que es la industria pornográfica, sin llegar a explotar el tema, pero tampoco guardando discreción ni censura. A través de los ojos de Linnéa (Sofia Kappel), una joven sueca de 20 años que emigra a Los Ángeles con el sueño ingenuo y excesivamente seguro de convertirse en la próxima estrella del porno, se narra una historia en apariencia típica: la frustrante búsqueda de objetivos, el atropellado ascenso a la fama y los cambios de actitud que vienen con esto. Sin embargo, Pleasure está lejos de ser una película genérica y el mundo en el que se desenvuelve Linnéa da al espectador una mirada cruel desde el inicio.

La acrimonia de la película podrá causar incomodidad debido a que la puesta de la cámara funciona como un detrás de escenas de lo que ocurre en un video pornográfico. El sexo es más explícito que en las películas promedio, pero nunca se presenta desde un foco de erotismo o sexualización, sino a manera de documental que eventualmente se convierte en un punto de vista para sentir empatía por Linnéa y comprender las tórridas experiencias que vive.

En un inicio, Linnéa tiene confianza y seguridad absoluta de que logrará sus objetivos. Su gerente y coestrellas masculinas la felicitan y adulan por su físico y profesionalismo al ser una debutante en la industria, un gancho típico para manipular a través de la adulación. Su ascenso rápido se verá frustrado por las presiones naturales que hay en esta como en cualquier otra industria: la competitividad con otras actrices porno, la ambición despiadada que se debe formar para sobrevivir a los malos tratos, y finalmente, las humillaciones que debe tolerar con una sonrisa para no ser tildada como una “actriz problemática”.

Así, Pleasure funciona como un viaje sincero de empatía, en el cual no hay tiempo para idealizar ni satanizar nada. Estudia a la industria del porno como una jerarquía de poder que existe por una demanda del público, y condena los abusos reprochables que ocurren en ésta, haciendo denuncias explícitas e implícitas. Se distancia de ser una película como Bombshell (Jay Roach, 2019) porque observa y comprende los pequeños detalles y las agresiones pequeñas que no son obvias, incluyendo el ambiente opresivo de competencia que los directivos masculinos crean entre las mujeres o el gaslighting al hacer sentir a Linnéa de que todas las incomodidades y sensaciones de que vivió algo inapropiado están en su imaginación. En el mundo de la pornografía, la mujer está para cumplir fantasías de sumisión y control, y la película cuenta esto en las escenas más incómodas y difíciles de ver, con prácticas sexuales que implican violencia, sometimiento y humillación.

Pleasure. Dir. Ninja Thyberg. MUBI. 2021.

Observar el amargo viaje de Linnéa es una ventana clara a lo que una mujer vive en este ambiente: las fiestas y reuniones en las que no deja de ser sexualizada y acosada por hombres, o la hermandad que crea con Joy (Revika Anne Reustle) y otras chicas con las que comparte residencia que también están en la industria pornográfica. Aun así, lo más importante es que no existen juicios hacia Linnéa y las otras mujeres de la industria. El foco nunca es cuestionar sus decisiones, sino descifrar el sistema complejo en el que se ven inmersas.

La dirección inteligente y cautelosa de Ninja Thyberg no busca dar lecciones de moralidad. En una entrevista para Los Angeles Times comentó que su objetivo era “exponer la insidiosa mirada masculina y los sistemas patriarcales porque casi toda la pornografía heterosexual está hecha desde una perspectiva masculina”. El otro pilar de Pleasure es la interpretación de Sofia Kappel, una debutante en la industria que otorga una actuación honesta, valiente y multifacética. La disposición de la actriz para los momentos más chocantes de la película es notable, pues hay seguridad en su manejo emocional, con un arco dramático apasionado y visceral.

La cinta sigue a Linnéa como un engranaje que se vuelve parte de una maquinaria inmensa que no puede comprender su magnitud. La humillación que la hace vulnerable le hace redefinir el “placer” con el que, de manera engañosa, la industria pornográfica vende a las mujeres. El personaje es un vehículo que nos lleva por la deshumanización de la industria del porno, una en la que no importa qué tan incómoda, abusada o vulnerada se sienta una mujer, o qué tanto odio o discriminación reciba. Lo único importante es lo que los directivos y consumidores exijan y reciban.

Pleasure es un trabajo valiente y desafiante en una resistencia total a trivializar o banalizar los aspectos más sensibles y delicados de la industria del porno. Sus valores técnicos son cuidados, sobre todo una fotografía delicada en la manera en que enfoca el cuerpo femenino en las escenas sexuales. Las capas que hay detrás de este mundo son inquietantes, dignas de una película de terror que puede repugnar a cualquiera con un poco de humanidad. Es importante tener pláticas sobre el consentimiento sexual y la manera en que los hombres pueden abusar fácilmente de los demás. Sacar esta conversación a flote, sin miedo a la crítica ni la autocensura, es un logro inmensurable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.