Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Partes de una casa: cuidar a quienes no cuidan

Escrito el 7 diciembre, 2023 @andreamarserr

Director: David Correa Franco.

Elenco: Dora Castañeda, Meinardo Jimenez, Jazmin Jimenez Castañeda, Giselle Jimenez Castañeda.

País: Colombia.

Palomómetro:

Más información de la película: https://rara.com.co/portfolio/partes-de-una-casa/

Partes de una casa. Dir. David Correa Franco. Rara. 2023.

Hace un par de años, mi padre fue hospitalizado de emergencia. Él y yo no hablábamos; llevábamos distanciados un tiempo pero, por diversos motivos, yo, su única hija, tuve que hacerme cargo de su hospitalización, la cual duró tres meses. Durante ese tiempo, tuve que priorizar los cuidados de un hombre que nunca vio por mí, por encima de un posgrado y un empleo en el que llevaba pocos meses. Lo hice porque era mi papá. Así que cuando vi el agridulce retrato de Dora y su familia en el documental Partes de una casa, la ópera prima de David Correa Franco, no pude evitar sino destapar la caja en la que había guardado esa experiencia.

Dora Castañeda es una mujer veracruzana, madre de familia, habitante de la zona conurbada de la Ciudad de México en un asentamiento cercano a las vías por donde pasa el tren, conocido como la Bestia, que muchas personas migrantes utilizan en su recorrido hacia el norte de México. Ella estaba lista para dejar a Meinardo, su esposo y padre de sus hijas, luego de 27 años de matrimonio para regresar a su natal Veracruz; sin embargo, sus planes se frustraron cuando Meinardo sufrió un accidente de trabajo que lo dejó incapacitado por meses. Así, lo único que mantiene a Dora y a Meinardo juntos es la responsabilidad que ella siente de cuidarlo porque es el padre de sus hijas.

Aquí es donde, en tres partes, la presencia sutil de una cámara permite observar las distintas secciones de la casa de Dora, así como los miembros de su familia, sus gatos y demás objetos. Observamos qué los mueve, cómo se relacionan y cómo lidian con la incapacidad de Meinardo.

La cámara de Correa, generalmente estática, ofrece un retrato íntimo del sacrificio que conllevan los cuidados y sirve de confidente para Dora, quien le susurra secretos y le comparte sus sueños y deseos frustrados, como tener una casa rodeada de naturaleza y de reencontrarse con amores tan fugaces como el paso de la Bestia frente a su puerta, así como sus sentires y pensamientos acerca de su familia y el dilema de querer vivir su vida a la vez que siente la responsabilidad de cuidar a quién proveyó, pero nunca cuidó. La cámara también capta la profunda soledad en la que se encuentra Dora al tener que dejar todo de sí por alguien más.

Partes de una casa muestra la complejidad del amor detrás de los cuidados. Entre Dora y Meinardo no existe ya el amor de pareja, pero hay algo profundamente amoroso en el cuidar de alguien que necesita ayuda. De igual forma, el documental retrata la feminización de los cuidados, pues tanto Dora como sus hijas (principalmente la mayor, quien se prepara para suplir a su madre) son quienes cargan con el peso del hogar.

Precisamente este es un microcosmos que se replica, pues ¿cuántas mujeres no han puesto en pausa sus vidas, posponiendo, cambiando o hasta renunciado a sus planes, para cuidar de quienes nunca las cuidaron? Dora demuestra que cuidar es amar. Eso no significa que hacerlo no duela, pero bien dice ella, siempre con la esperanza de retomar sus planes de vida: “no hay mal que dure 100 años”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.