Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Palm Trees and Power Lines (LFF 2022): un verano irreversible

Escrito el 7 octubre, 2022 @alessandra_kr

Sección: Debate.

Dirección: Jamie Dack.

Guion: Jamie Dack, Audrey Findlay.

Elenco: Lily McInerny, Jonathan Tucker, Gretchen Mol.

Palomómetro:

País: Estados Unidos.

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt15257116/

Palm Trees and Power Lines. Dir. Jamie Dack. 2022.

Para su ópera prima, la escritora/directora Jamie Dack toma un tema controvertido – y que cada vez toma mayor notoriedad en la discusión pública – y ofrece un comentario discreto y contundente sobre las actitudes predatorias normalizadas en nuestra sociedad y la manera en que afectan para siempre la vida de sus víctimas.

A través de una historia contada completamente desde la perspectiva de una joven que se enamora de un hombre mayor, Dack presenta la manera en que estas situaciones suceden – tan fácil, inesperada y contundentemente – y las formas tan sencillas e inesperadas en que las cosas pueden cambiar drásticamente. Palm Trees and Power Lines es una representación realista de las dinámicas de poder desequilibradas en estas relaciones y la forma en que el abuso emocional, psicológico, físico y sexual se puede presentar en un abrir y cerrar de ojos.

En Palm Trees and Power Lines, Lea (Lily McInerny en su debut como actriz) es una joven de 17 años que no tiene mucho que hacer durante el verano. Su mamá (Gretchen Mol) la ignora y prácticamente la invita a ausentarse de la casa para que pueda estar a solas con sus galanes inestables. Sus amigos pasan el rato ofendiendo a las chicas del grupo o causando desmanes juveniles en el pueblo. Sencillamente, este verano representa un momento aburrido en la vida de Lea y es entendible que esté desesperada por “vivir” algo o tener alguna aventura. Lo que sea que traiga un poco de emoción a su vida y le dé la atención que evidentemente anhela.

La respuesta a su inquietud reprimida es Tom (Jonathan Tucker), un tipo de treinta y tantos años que se muestra caballeroso y coqueto con Lea en un momento de tensión. Tom rápidamente la conquista a través de comentarios conscientes de su diferencia de edad, una actitud galante que la hace sentir especial y una resistencia ensayada por las expectativas morales de esta relación prohibida. Pronto queda evidenciado –auxiliado por los ojos inquietantes y la actuación sospechosa de Tucker – que este hombre sería una alerta roja para cualquiera con un poco de experiencia de vida, pero para Lea – sola, joven y desesperada por un poco de atención – resulta la euforia que tanto buscaba.

Mientras que hay un sinfín de películas que muestran los descubrimientos del primer amor y las dificultades de enamorarse de alguien mayor (Spring Blossom de la francesa Suzanne Lindon es la primera que llega a la mente), la peculiaridad de Palm Trees and Power Lines es la contundencia de su tono. Esta no es una película inocente de enamoramiento y crecimiento, más bien es una advertencia clara, mas no aleccionadora, de las dinámicas en estas relaciones desiguales y los extremos a los que pueden llegar.

Al observar todo desde los ojos de Lea se entiende su perspectiva y las razones detrás de su actuar: la dinámica familiar que la aliena de su mamá, las amistades falsas que la rodean y la soledad que la acompaña. Su entorno y su situación anémica la vuelven presa fácil de los juegos y engaños de un cazador experimentado. Afortunadamente, la película nunca transfiere culpa a la joven, más bien desenvuelve lenta y pacientemente la historia de Lea y la manera en que se inmiscuye con Tom, un hombre misterioso que se espera hasta tenerla en la palma de su mano para desenmascarar sus intenciones reales. Mientras que Lea romantiza la relación, la película nunca lo hace. En ningún momento pierde el enfoque.

El guion, coescrito entre la misma directora y Audrey Findlay, conjuga hábilmente la monotonía de la vida de Lea, la juventud de sus amigos, la falsa sensación de madurez en la joven, con el proceso de enamoramiento de Tom. Todo esto hubiera sido más que suficiente para entender el punto de la historia y reflexionar sobre los cuestionamientos morales, éticos y psicológicos de esta relación; no obstante, el guion va más allá al transitar hacia una historia más oscura y traumática en su segunda mitad. Estamos ante una historia de terror cimentada en la realidad, la cotidianidad y la normalización.

Palm Trees and Power Lines ofrece un debut prometedor tanto de la joven actriz al frente de la cámara como de la directora detrás de esta. Trae a la luz un tema tabú que es constantemente minimizado, pero un visionado de esta historia sería más que suficiente para entender las consecuencias de tales encuentros, tanto en el aspecto físico y sexual, como en el emocional y afectivo de las jóvenes víctimas que se ven a sí mismas como todo menos tal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.