Out of the Blue (edición restaurada): balada de una juventud trágica

Escrito el 25 noviembre, 2021 @bmo985

Disponible en:  Metrograph (solo cines).

Dirección: Dennis Hopper.

Guion: Leonard Yakir y Brenda Nielson, con aportaciones sin acreditar de Dennis Hopper.

Elenco: Linda Manz, Dennis Hopper, Sharon Farrell.

País: Estados Unidos

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt0081291/

Out of the Blue
Out of the Blue. Dir. Dennis Hopper. 1972. Discovery Productions.

Dennis Hopper, aquel hombre de rostro endurecido que mi generación recuerda sobre todo por sus papeles de villano desquiciado, tuvo una carrera envidiable. Iniciando en la televisión en la década de 1950, saltó a la pantalla grande para participar al lado de James Dean en Gigante (George Stevens, 1956) y Rebelde sin causa (Nicholas Ray, 1955), antes de maravillar a una industria en zozobra con Easy Rider (1969), con la que debutó como director y guionista, y a través de la cual participó en la renovación generacional conocida como el Nuevo Hollywood.

Visionario, errático, poseedor de una sensibilidad artística, y constantemente saboteado por sí mismo, Hopper regresó 11 años después detrás de cámaras para tomar las riendas de una producción al borde del fracaso y filmar la que se considera como su segunda obra maestra como director.

Out of the Blue cuenta la historia de Cebe (Linda Manz), una adolescente que vive con su madre Kathy (Sharon Farrell), una adicta a la heroína. Juntas esperan a que su padre, Don (Dennis Hopper) cumpla su condena en la prisión por haber chocado su tráiler contra un autobús repleto de niñes, secuencia visceral que abre la cinta.

Cebe pasa los días vagando por la ciudad, comiendo helado con sus amigas, tratando de colarse a bares y escuchando discos de Elvis Presley y de punk, sus obsesiones musicales. Es una rebelde y se niega a plegarse a los designios de nadie. A pesar de su corta estatura, tiene una actitud implacable. A la menor provocación les espeta a sus conocidos: “¿tú también me vas a abandonar como lo hicieron Elvis y Sid Vicious?” No es solo el abandono lo que marca su alienación, pues lleva consigo las cicatrices externas e internas de ser la hija de un matrimonio disfuncional entre dos adictos, entre cuyos caprichos y ocurrencias trata de vivir.

Linda Manz, enfant terrible y protagonista de dos obras clave del cine estadounidense antes de cumplir 18 años (Days of Heaven de Terrence Malick de 1978 y la cinta que nos ocupa) interpreta a Cebe con la naturalidad desafiante que caracterizó su corta carrera. Conjugando la sensibilidad cool y la ansiedad adolescente de James Dean en Rebelde sin causa con el espíritu neoyorquino peleonero de Dustin Hoffman gritando “I’m walking here!” en Midnight Cowboy (John Schlesinger, 1969), Manz hace de Cebe una heroína incomprendida, arrebatada de la niñez muy pronto por circunstancias fuera de su control, y ansiosa por descubrir el mundo a la vez que expresa su hartazgo con él.

Out of the Blue
Out of the Blue. Dir. Dennis Hopper. 1972. Discovery Productions.

Esta figura contradictoria, pequeña, peleonera, soñadora, fumadora, desencantada y solitaria, es el vehículo a través del cual el director cuenta un relato incierto. Concebida durante el fin de semana en que se anunció que la cinta en que había sido contratado como actor principal sería cancelada, Hopper propuso cambios para convencer a los productores que le dejaran apropiarse de esta historia.

Originalmente, Hopper y Manz interpretarían a un psicólogo y a su paciente, una adolescente criminal que era adoptada por aquél. Manteniendo la relación filial, pero cambiando el enfoque hacia ella, Hopper se asignó el papel de su padre, un camionero que lo perdió todo tras pisar la cárcel y cuya impulsividad y encanto iniciales dan paso al papel de personaje abominable que caracterizaría su carrera posterior (años después David Lynch le otorgaría el papel de Frank Booth en Terciopelo azul de 1986, marcando su carrera por la siguiente década como el villano de Hollywood por excelencia).

Después de estrenarse en el Festival de Cannes de 1980 y ser aclamada por el público y los críticos, Out of the Blue no tuvo distribución comercial en Estados Unidos, ya que se consideraba controversial, difícil de ver e imposible de vender. En los once años que mediaron entre Easy Rider y Out of the Blue, Hollywood se había reconfigurado en torno al blockbuster. George Lucas acababa de encontrar oro visual con su Guerra de las galaxias de 1977, mientras que directores como Michael Cimino y Francis Ford Coppola vieron fracasar sus proyectos pasionales (la malhadada Heaven’s Gate de 1980 del primero, que ocasionó la quiebra del estudio fundado por Charlie Chaplin y D.W. Griffith, entre otros, United Artists, mientras que el segundo se vería forzado a financiar sus propias cintas después del fracaso de One From the Heart de 1981).

Una película sobre una muchacha punk que se coloca en situaciones peligrosas, fuma como chacuaco y maldice como cantinera, grabada en la gris Vancouver y ambientada por la balada melancólica de Neil Young “My, My, Hey, Hey (Out of the Blue)”, cuyas líneas “es mejor quemarse que desvanecerse” expresaban la desolación moral y mental de su protagonista, no era el tipo de historia que hiciera salivar a los estudios ni a las salas de cine, ahora enfocados en hallar el siguiente éxito taquillero del verano.

Como una instantánea de la disoluta juventud punk, como el retrato de una familia podrida por dentro, como el documento de la genialidad instintiva de una intérprete natural e imponente que no volvería a grabar una película después de esta, Out of the Blue se ha ganado un lugar en la memoria como una cinta de culto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.