Olga (FICM 2021): entre los sueños y el sentido del deber político

Escrito el 2 noviembre, 2021 @alessandra_kr

Dirección: Elie Grappe.

Guion: Raphaëlle Desplechin, Elie Grappe.

Elenco: Anastasia Budiashkina, Caterina Barloggio, Thea Brogli, Jérôme Martin, Alexandr Mavrits, Tanya Mikhina, Alicia Onomor, Sabrina Rubtsova, Lou Steffen.

Países: Suiza, Francia, Ucrania.

Palomómetro:

Más información de la película: https://moreliafilmfest.com/peliculas/olga-2/

Olga
Olga. Dir. Elie Grappe. 2021. FICM 2021.

¿Qué tanto podemos dejar de lado nuestros ideales para pensar en el futuro? ¿Es posible trazar una línea entre nuestra vida privada y la social? ¿Tenemos un deber político de manifestación? Estas preguntas están al centro de Olga, cinta seleccionada por Suiza para representar a dicho país en los próximos Premios Óscar, y presente en México como parte de la selección de FICM 2021.

La película sigue la vida de Olga (Anastasia Budiashkina), una adolescente gimnasta que se prepara participar en la Euro 2013. En su natal Ucrania es la líder del equipo, practicando rutinas complicadas en las barras y pensando en las Olimpiadas de Brasil de 2016. No obstante, sus planes se vienen abajo cuando ella y su madre sufren un atentado. La mamá es una periodista que no escatima en condenar las acciones del presidente Viktor Yanukovych.

Para protegerla y continuar con sus planes, Olga es enviada a Suiza, en dónde pretende pelear por una plaza en el equipo nacional (su papá muerto era suizo). Desgraciadamente, su partida de Ucrania se sincroniza con el Euromaidán, las manifestaciones y protestas masivas en Kiev a raíz de la suspensión de una asociación económica con la Unión Europea, favoreciendo en su lugar un acercamiento con Rusia.

Olga
Olga. Dir. Elie Grappe. 2021. FICM 2021.

Esta revolución social es explorada a través de los ojos de Olga, quien se encuentra a salvo en el centro académico y deportivo, a miles de kilómetros de distancia. Todo lo que aprende es por las noticias y por las interacciones contadas que tiene con su mamá y con su mejor amiga, quienes están en el centro de las manifestaciones.

Poco a poco, Olga comienza a perder la concentración, ¿debería renunciar a sus sueños para regresar a casa y ser parte de este cambio? La presión social de un lado y la presión académica y deportiva por el otro empiezan a ser demasiadas para la adolescente. ¿Con cuál decisión podrá vivir consigo misma?

Elie Grappe no es el primer cineasta en explorar la fortaleza emocional de atletas de alto rendimiento. En Sundance 2021 se presentó en The Novice (Lauren Hadaway, 2021) la ambición obsesiva de una muchacha por ser parte del equipo de remo de la universidad. El año pasado, en Slalom (Charlène Favier, 2020) una jovencita debía lidiar con el acoso sexual de su entrenador mientras que practicaba el esquí profesionalmente. En esta ocasión, Grappe explora el ambiente de la gimnasia, que de por sí es extremadamente competitivo, y le añade el dilema del activismo político y la importancia de estar presente en los momentos de transformación social.

Olga
Olga. Dir. Elie Grappe. 2021. FICM 2021.

Grappe no ofrece respuestas definitivas y concretas. Más que funcionar como una cinta política, Olga plasma la complejidad de los lazos nacionales y emocionales. Olga tiene que ceder mucho para cumplir su sueño, lo cual inmediatamente se vuelve más complicado por lo que está sucediendo en casa. ¿Cambiaría algo el movimiento si la joven estuviera marchando en las plazas de Kiev? Probablemente no, pero Grappe distingue esa necesidad social y emocional por estar ahí justo en el momento en que se está haciendo historia.

La cinta recurre al realismo, empezando con el uso de gimnastas reales en los papeles principales y llegando a escenas reales de las manifestaciones en Ucrania. La cámara retrata de cerca la rutina de Olga, permitiéndonos sentir la adrenalina y el peligro del deporte. Observamos de cerca sus manos, sentimos la velocidad y anticipación de sus saltos y vueltas, y estamos en primera fila cuando la joven falla y cae estrepitosamente en los tatamis y colchones.

Interpretada por Anastasia Budiashkina, Olga es decidida y engañosa. Coqueteando con el terror físico – muy de la mano a lo que se ve en The Novice – la película desnuda cuidadosamente las dudas y conflictos mentales de la protagonista. Por esto, el final, aunque entendible, es sorprendente, ofreciendo una de las escenas más dolorosas de ver en lo que va del año.

Grappe presenta un mundo agobiante y difícil de sobrevivir, pero incrementa las dificultades de su protagonista, al presentar dilemas actuales latentes en la realidad de cualquiera. Lo ideal sería que en la vida se presentaran desafíos de manera ordenada y esporádica; sin embargo, la coordinación de momentos complicados en horas decisivas suele ser la regla, no la excepción. En este caso, la joven Olga debe decidir entre cumplir sus sueños o con su sentido del deber hacia su país.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.