No miren arriba: desastre al fin del mundo

Escrito el 26 diciembre, 2021 @BadLuckCharls

Disponible en:

Dirección: Adam McKay.

Guion: Adam McKay. Historia por: Adam McKay, David Sirora.

Elenco: Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence, Rob Morgan, Meryl Streep, Jonah Hill, Mark Rylance, Cate Blanchett, Himesh Patel, Melanie Lynskey, Timothée Chalamet, Tyler Perry, Ron Perlman.

Países: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt11286314/

No miren arriba
No miren arriba. Dir. Adam McKay. 2021. Netflix.

“No hay persona más molesta que aquella que trata todo lo que sale de su boca como la palabra de Dios.”

-Padre Rosario

Las películas de Adam McKay son un gusto adquirido. Empezando su carrera con comedias como El reportero: la leyenda de Ron Burgundy (2004), Hermanastros (2008) y Policías de repuesto (2010), el director estadounidense ha tenido un segundo aire que lo ha posicionado con mayor reconocimiento en la industria con títulos como La gran apuesta (2015) y El vicepresidente: más allá del poder (2018).

Estas últimas películas han tenido un estilo único, una naturaleza difícil de describir pero que podrían sumarse como presentaciones de PowerPoint llenas de personas famosas y momentos que exageran la realidad para transmitir un mensaje sobre el estatus político de Estados Unidos. Este año, en alianza con Netflix, McKay realizó No miren arriba, una sátira sobre el fin del mundo con un reparto lleno de estrellas como Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence y Meryl Streep.

A diferencia de sus últimas dos cintas, McKay hace a un lado el voice-over que explica los sucesos del filme de manera sarcástica, cínica e irónica para entretener a la audiencia. Esto tal vez se deba a que, a diferencia de La gran apuesta y El vicepresidente, esta película no está basada en un evento verdadero. Lo que sonaba como una buena idea al considerar que McKay hacía buenas comedias con trasfondo político, resultó ser un error, pues parece que el director ya no está interesado en regresar a la producción de una comedia estándar.

El reparto es de los mejores elementos en este filme. DiCaprio lleva desde El lobo de Wall Street (Martin Scorsese, 2013) demostrando sus habilidades en la comedia, y esta película le permite exhibirlas junto con sus proezas dramáticas como el Doctor Randall Mindy, un científico que intenta advertir al mundo de que un cometa destruirá la Tierra en seis meses.

Junto a Mindy viene Kate Dibiasky (Jennifer Lawrence), un papel creado exclusivamente para Lawrence, hecho que queda claro debido a que el personaje es el corazón de la película. Dibiasky es una científica que quiere contar la verdad, sin importar lo que cuesta. Lo único lamentable es que su personaje se pierde a la mitad cuando el filme se convierte en una demostración de lo talentoso que DiCaprio es.

El reparto secundario es absurdamente largo, compuesto por ganadores del Óscar como Cate Blanchett, Mark Rylance y Meryl Streep, quienes se lucen en sus papeles; y con otros actores como Jonah Hill, Timothée Chalamet, Himesh Patel y Rob Morgan, quienes se sienten limitados por lo breve que son sus participaciones.

No miren arriba
No miren arriba. Dir. Adam McKay. 2021. Netflix.

Cómo he dicho antes, el problema de No miren arriba no es el reparto, ni siquiera creo que sea su dirección. McKay sabe cómo dar a entender sus puntos, no solamente por su franqueza, sino también porque ha fortalecido su estilo desde La gran apuesta para ofrecer una propuesta con una estética más aguda y vibrante, con menos shaky cam y quick cuts. La fotografía de Linus Sandgren y el estilo de montaje característico de McKay crean una dupla única y perspicaz. Prueba de esto son los momentos finales de la película, los cuales son ejecutados con la agudeza y sinceridad de una tragedia griega.

Más bien, el problema es el guion. Mientras que McKay parece mejorar su estilo de dirección, sus guiones los veo cada vez más difusos. Policías de repuesto posicionó a McKay como alguien que sabía combinar temas fuertes y complicados, como la caída del mercado estadounidense y dos policías que no logran salir de un trabajo de escritorio. La gran apuesta creó una onda de expansión con un énfasis en el drama y la seriedad. El vicepresidente presentó una indulgencia en demostrar (o presumir) el estilo que McKay tiene y lo mucho que le gusta gritar la temática de su película. No miren arriba tiene un problema similar: McKay es indulgente con su guion y carga un nivel de importancia exagerado, como si el filme fuera la respuesta a los eventos que han pasado en los últimos años, cuando en realidad los eventos que hemos visto en la pandemia dañan la percepción de la película.

No miren arriba es una sátira, una crítica presentada en forma de burla sobre los medios televisivos, la incompetencia de líderes políticos y la influencia que inversores capitalistas tienen en decisiones importantes, sin mucho más que decir. Su mensaje es simple y claro, pero no es tan revolucionario en el año 2021 como tal vez lo fue en 2019, cuando McKay la escribió.

A mi parecer, la naturaleza de este filme fue un error de cálculo por parte del guionista, ya que, a pesar de tener buenos momentos cómicos y dramáticos, no es cohesiva. Con este filme, parece que McKay se ha creído la historia de que es un gran autor que no puede hacer algo malo y, lamentablemente, encontramos la prueba infalible de que él, al igual que cualquier otro director/guionista, puede perder su gracia en la busca de algo más grande que él mismo.

A pesar de ser fan de trabajos previos, No miren arriba es una decepción total. Casi salvada por actuaciones excelentemente ejecutadas y momentos de interés, estos elementos se ahogan en el egocentrismo que McKay exude en su guion.

En estos momentos, no hay necesidad de sentirse abrumado por el pesimismo justificado de McKay, un elemento que pierde su relevancia mientras más fuerte lo martillea en sus películas, dejando una falta de sentido proveniente de una insistencia sobre la importancia de los temas del filme que, en el peor de los casos, podría ser reflejado como un acto de autoflagelación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.