Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Mundos cósmicos: psicoactivos y cine mexicano

Escrito el 15 abril, 2024 @andreamarserr

Dirección: Sergio Tovar Velarde.

Guion: Sergio Tovar Velarde, Edgar Barrón.

Elenco: Jorge Luis Moreno, Elizabeth Valdez, Diana Bracho, Mónica Dionne, Alonso Echánove, Cesar Ramos.

País: México.

Duración: 78 minutos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt29195353/

Mundos cósmicos. Dir. Sergio Tovar Velarde. Alfhaville Cinema.2024.

En su infinita paciencia, Valeria (Elizabeth Valdez) acepta acompañar a su novio Memo (Jorge Luis Moreno) en un viaje psicodélico para celebrar su cumpleaños. Memo es un artista plástico frustrado cuya idea de “emprender” es crear un servicio de repartidores de cerveza a domicilio y quien a punto de cumplir 30 años, sigue viviendo con su mamá (de la cual esconde a Valeria). Mientras la pareja espera a que les pegue el ácido, sentados en la oscuridad de un parque rodeados de naturaleza y tranquilidad, los eventos que llevaron a Memo a tomar la decisión de buscar en los alucinógenos las respuestas a las preguntas que plagan su trayectoria como artista y sus relaciones personales  salen a la luz. ¿Es inmaduro aferrarse a un sueño a costa de todo? ¿Nos convertimos en adultos cuando aceptamos la realidad?

Tomando inspiración de obras como Paprika (Satoshi Kon, 2006) y Fear and Loathing in Las Vegas (Terry Gilliam, 1998), y mezclando técnicas de animación con fondos artísticos para crear la psicodelia, Sergio Tovar Velarde utiliza las sustancias psicoactivas como vehículo para contar una historia de desamor y desencuentro entre dos personas. A veces, aunque exista amor y apoyo, hay etapas en la vida que hay que enfrentar solos.

El guion, coescrito entre el director y Edgar Barrón, traza lo doloroso que es el entendimiento de que una relación está en un punto de quiebre, así como los momentos en los que uno se da cuenta de que está a punto de dejar y de ser dejado. Gracias no solamente a los tres meses de ensayos teatrales constantes, sino también a sus dotes como actores, Moreno y Valdez crean una relación entre dos personas a quienes duele ver llegar a la separación, pero que a la vez entendemos que es el mejor camino para ambos.

Lo que destaca de la película es el trabajo de Jorge Tellaeche, creador del estilo visual. Para las secuencias psicodélicas, los actores son superpuestos sobre fondos de colores vibrantes con texturas semejantes a las acuarelas. Las artes plásticas crean ambientes donde objetos animados con la técnica de stop motion y criaturas brillantes guían la experiencia a través del mundo del LSD.

Al finalizar la proyección, en sesión de preguntas y respuestas con la producción y el elenco, Tovar Velarde hizo hincapié en su deseo de que Mundos cósmicos abriera una conversación acerca de las sustancias psicoactivas. Su argumento es que no existen muchas representaciones de esto en el cine mexicano, al menos no desde una perspectiva que no involucre un tabú. Para él, habiendo tenido experiencias responsables y respetuosas con el LSD, retratar esta perspectiva era importante.

Para los actores protagonistas, si bien el tema de la psicodelia les llamó la atención desde un inicio, fue el guion y la historia de la relación entre sus personajes lo que los enganchó. Previo a la producción de la película, ninguno de los dos contaba con experiencia en el uso de psicodélicos.Antes de iniciar la grabación, Moreno  el LSD y mencionó que fue una experiencia que le permitió unirse al tema y a, sobre todo, hablar el mismo idioma que Tovar. Valdez, por su parte, no experimentó con la sustancia, aunque confirmó  no estar en contra de probarla. Esto no fue una limitante en su interpretación, demostrando su capacidad como actriz, pues si escarbar en la experiencia propia para interpretar un papel fuese indispensable, muchas actuaciones serían imposibles de lograr.

Si Mundos cósmicos surgió a partir de la idea de abrir una conversación en torno a los psicodélicos, como primera aproximación logra su objetivo al retratar un uso alejado del tabú con el cual las drogas han sido históricamente asociadas. Como mencionó Moreno, esta no es una película que diga “sí a las drogas” (ni sí a su despenalización, legalización o regulación), pero sí muestra una experiencia digerible para todo público, sin filias ni fobias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.