Martyrs Lane (Fantasia 2021): historias de fantasmas y secretos familiares

Escrito el 26 agosto, 2021 @KathiaVC

Sección: Cheval Noir.

Dirección: Ruth Platt.

Guion: Ruth Platt.

Elenco: Denise Geogh, Sienna Sayer, Kiera Thompson, Steven Cree.

País: Reino Unido.

Palomómetro:

Más información de la película: https://fantasiafestival.com/en/film/martyrs-lane

Martyrs Lane
Martyrs Lane. 2021.

El terror es un género perfecto para retratar diferentes analogías sobre eventos cotidianos que afectan a la sociedad, tanto como individuos como colectivos. Si se separan cada una de sus capas, el terror siempre querrá decirnos algo más allá del ente sobrenatural o criatura que persigue a un grupo de víctimas.

Un notable ejemplo es el arquetipo de la final girl en los slashers, en donde en su mayoría se trataba de una chica pudorosa que se adhería a las reglas y evitaba las actividades que pudieran ponerla en riesgo (beber alcohol, practicar sexo, consumir drogas, etc.), contrario a sus compañeros. Esta imagen era solo un reflejo de la sociedad que abogaba por la moral rígida. Quienes se apegaban a ella eran los únicos victoriosos, algo que destacó en Hollywood durante la era presidencial de Ronald Reagan (1981-1989).

Con películas más recientes como The Babadook (2014), de Jennifer Kent y Hereditary (2018), de Ari Aster, el terror funciona para explorar confrontaciones familiares y da un vuelco a la narrativa de la madre abnegada que haría cualquier cosa por salvar a sus hijos del mal. El terror no es algo externo, sino el mismo núcleo es lo que lo provoca. Este también es el caso de Martyrs Lane.

Martyrs Lane
Martyrs Lane. 2021.

Martyrs Lane cuenta la historia de Leah (Kiera Thompson), una niña dulce y solitaria de 10 años que vive junto a su familia en una vicaría. Sus días transcurren ayudando en las actividades de la iglesia y explorando los alrededores del lugar. Por la noche, las pesadillas de ella y su madre, Sarah (Denise Geough), la mantienen despierta. La misma naturaleza de Leah hace que quiera ayudar a Sarah del trauma que la persigue, pero ella no hace más que portarse distante con su hija. El padre, Thomas (Steven Cree), es el único que intenta compartir con la pequeña y aprovecha cada segundo para expresarle su amor.

Leah no se toma a mal el comportamiento de su madre, seguro lo ha hecho así desde que ella tiene memoria, pero para el espectador, la actitud apática de Sarah nos hace ver que algo anda mal con ella. Todo empieza a esclarecer cuando Leah recibe una visita inesperada de una niña similar a su edad (Sienna Sayer). La niña viste como un ángel y le pide ayuda a Leah para recordar su nombre, y así, partir en paz. Cada día que pasa se muestra el deterioro del ángel, pero le da a Leah una pista para encontrar lo que busca. Pronto se vuelve evidente que la pequeña visitante y el secreto que guarda su familia pueden estar conectados.

Martyrs Lane hace buen uso de diferentes recursos del género, incluyendo jumpscares astutos y ejecutados en el tiempo perfecto. Sin embargo, la historia es la que amenaza con drenar las energías y emociones de los espectadores. Es la típica película de miedo en la que lloramos más que asustarnos, pero por mi parte, son las que más me gustan.

Martyrs Lane
Martyrs Lane. 2021.

Cuando una historia está narrada desde la perspectiva inocente de un niño, puede llegar a ser más desgarradora porque, como adultos, llegamos a asimilar lo que sucede antes de que la realidad golpee al personaje. Leah, en su soledad, debe enfrentarse a uno de los temores más grandes que alguien de su edad puede tener: una madre que no la quiere y un secreto que su familia le ha ocultado toda la vida.

Este es el tercer largometraje de la directora inglesa y con él continúa el legado de historias de fantasmas y cine gótico contemporáneo. Las actuaciones de las dos niñas son fascinantes y la ambigüedad de sus intenciones se transmite hasta en sus ojos. La química entre Thompson y el resto de los actores es desbordante, haciendo que sus interacciones familiares se sientan naturales.

Martyrs Lane le da un vuelco a la imagen estandarizada de la madre entregada que no tiene nada más que amor para dar a sus hijos. Es una película a la cual deben entrar sabiendo que romperá sus corazones y no la recomendaría a personas que están atravesando por un duelo o lidian con el peso de la soledad. Por la similitud de su temática y elementos en común, puede parecer una versión de terror de Petite Maman, el nuevo título de Céline Sciamma que está próxima a estrenar en este lado del globo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.