Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Maligno: la algidez de la filmografía de James Wan

Escrito el 17 septiembre, 2021 @Medichiello

Disponible en: cines y HBO Max (regiones selectas).

Dirección: James Wan.

Guion: James Wan, Ingrid Bisu, Akela Cooper.

Elenco: Annabelle Wallis, Maddie Hasson, George Young, Michole Briana White, Jean Louisa Kelly, Susanna Thompson, Jake Abel, Jacqueline Mckenzie, Christian Clemenson.

Paises: Estados Unidos, China.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt3811906/

Maligno
Maligno. 2021. Warner Bros.

El terror siempre ha sido tratado como un género menor, con argumentos de que está enfocado en un público muy específico y que, gracias a su componente fantástico, se aleja de la realidad y de lo que se entiende por “buen cine”. Autores como Lucio Fulci o Dario Argento, directores del movimiento más importante del cine de género en Italia llamado Giallo, eran ignorados o devastados por la crítica.

No obstante, el tiempo los ha puesto en su lugar, siendo grandes referentes en la actualidad cinéfila. Por suerte, el terror está empezando a tratarse con más respeto dentro y fuera de la crítica. El cine fantástico y de terror está viviendo un gran año, y la fiesta continua de la mano de James Wan.

Maligno cuenta la historia de Madison Mitchell (Annabelle Wallis), una mujer traumatizada por sus múltiples abortos y el brutal e inhumano asesinato de su marido. Pese a todo, decide volver al hogar donde vivió estos hechos y en donde empieza a tener una conexión psíquica con el asesino. Pronto empezará a ver con sus propios ojos cómo es que el homicida misterioso se cobra víctimas relacionadas con su propio pasado, desconociendo por completo su identidad.

Nombraba previamente el Giallo debido a que Maligno ha sido vendida como tal en los avances comerciales. Aunque está influenciado por dicho movimiento, Wan maneja su propio estilo, combinado con su pasión por el thriller y el cine de terror italiano.

Maligno
Maligno. 2021. Warner Bros.

Desde Saw (2004) hasta Aquaman (2018), el director ha dejado claro que su cine es álgido a la par que es distinguido. La conjunción de toda su filmografía desemboca en Maligno, una película hecha para los que más disfrutan de su cine. Cuando ahonda en el terror se sumerge en la pesadilla y cuando ahonda en la telenovela llega a actuaciones realmente terribles. La cinta viene marcada por la serie B para enfatizar unas actuaciones exageradas dignas de una película menor, pero rodada con estilo y desparpajo.

Su música, alta y aventurera, está tan desfasada que nos traslada al cine de los 2000. Junto con su montaje inicial saturado, pareciera que estamos ante Resident Evil (Paul W.S. Anderson, 2002) o ante la mismísima Saw, en sus momentos máximos. Todo acaba convirtiéndose en un festín al servicio de las mejores películas de serie B, manteniendo un tono preciso entre ridiculez y seriedad.

Con toda la saturación impregnada en cada parte del lenguaje cinematográfico que Wan usa en la película, no podía quedar atrás una buena dosis de acción. Con este proyecto queda claro que el director sabe qué tono marcar en cada escena y, cuando llega la hora de los golpes y muertes, se luce con unas coreografías que quitan el aliento. Hay dos momentos que se quedan grabados a fuego por su visceralidad, movimiento y gran noción para la diversión.

La cámara es utilizada como un personaje más que baila al ritmo del espectáculo plasmado en pantalla.  Gracias al uso de los angulares grandes, pareciera que en cualquier momento saltará encima de los personajes, convirtiéndose en un temor más durante el metraje.

Maligno
Maligno. 2021. Warner Bros.

La puesta en escena busca sorprender constantemente mediante planos imposibles o decisiones que sacarían de quicio a cualquier persona cuerda. Esto termina siendo lo más impresionante. Cuando en la historia estacionan un coche al filo de un acantilado, logran que te estés tirando de los pelos. Cuando quieren mantener la tensión previa a un asesinato, ésta es alargada de una forma tan artificial que es divertido a la par que estresante.

Todas estas son decisiones conscientes y malvadas para el disfrute del espectador que, si se miran con los ojos adecuados, pueden convertir a la película en la más divertida y frenética del año. Su sitio tuvo que haber estado en los festivales del género, donde habría brillado aún más y habría sido acogida con los brazos abiertos, pues Maligno ya es un festival en sí misma.

Me atrevo a decir que Maligno es una buena película. Deja atrás todo rastro de vergüenza y se tira con todo el arsenal para regalar una historia más que disfrutable, con una brillante realización y un uso del lenguaje cinematográfico que llega a ser abrumador. Todo ello utilizando elementos que supuestamente hacen que las películas se conviertan en “malas”. El filme es un delirio febril en el que, una vez que te has subido al carro, se convierte en una atracción inolvidable; tiene cierto nihilismo que al día siguiente no sabrás si lo has soñado o no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.