Mad God (Fantasia 2021): descenso al infierno del stop motion

Escrito el 30 agosto, 2021 @bmo985

Sección: Axis.

Dirección: Phil Tippett.

Guion: Phil Tippett.

País: Estados Unidos

Palomómetro:

Más información de la película: https://fantasiafestival.com/en/film/mad-god

Mad God. 2021.
Mad God. 2021.

Una cápsula desciende por los cielos a través de distintos niveles, cada uno con un escenario distinto. Primero la vemos pasar por una zona de guerra, donde cañones se disponen a destruirla. Después, desfilan ante nuestros ojos paisajes extraños, inquietantes, salidos de la inagotable mente del maestro de la animación stop-motion, Phil Tippett.

Como un descenso al infierno de Dante comienza Mad God, largometraje que permaneció en el tintero por cerca de treinta años. Tippett, colaborador en clásicos de Hollywood como Robocop (Paul Verhoeven, 1984), Star Wars (George Lucas, 1977) Jurassic Park (Steven Spielberg, 1994) y la ahora revalorada Starship Troopers (Paul Verhoeven, 1997), en su momento no pudo reunir los fondos necesarios, a pesar de tener el storyboard y la experiencia necesaria. Fue hasta hace poco que la idea volvió a surgir y que, gracias a una ronda de financiación mediante Kickstarter, pudo completar la película. Es así que Mad God llega a las pantallas de Fantasia 2021.

La cinta sigue los pasos del pasajero de la cápsula de la secuencia inicial, un enmascarado con un destino incierto. Lo único que sabemos es que debe bajar a los rincones más recónditos de su mundo para cumplir su misión. Es a través de sus ojos que conocemos el desquiciado universo creado por Tippett: escenarios dantescos de desolación, miseria y explotación. Criaturas de pesadilla habitan este lugar, donde lo único seguro es la muerte. La cosa se va poniendo peor porque el aventurero necesita descender aún más hasta alcanzar el terror subterráneo. Allí lo esperan maquinarias industriales que tanto otorgan como arrebatan la vida. Al igual que en los caminos de Guanajuato, en ese lugar la vida no vale nada.

Mad God. 2021.
Mad God. 2021.

El imaginario de Tippett es sobrecogedor, tan alucinante como perturbador. Hay momentos de belleza y maravilla ante el tamaño descomunal del detalle del mundo mostrado a cuadro, así como ocasiones en que la cámara de Tippett se enfoca en la naturaleza grotesca y escatológica de sus creaciones. Pocas escenas en este Fantasia 2021 incitan a apartar la vista bajo riesgo de devolver el estómago, algo que Mad God logra en algunas ocasiones.

Una experiencia sensorial de superficies y texturas brinca de la pantalla. Al recordarla, es como si pudiera sentirla de forma táctil, más que verla. Cada criatura y objeto móvil tienen un peso. Cada horror indescriptible y momento de belleza luminosa ofrecen motivos para pausar la cinta y entregarse a observar los detalles del escenario y la iluminación.

Iniciando con una cita del libro de Levítico del Antiguo Testamento, la cinta de Tippett se articula como un descenso a los infiernos. Tippett se erige como el “dios desquiciado” del título, demostrando una crueldad en contra de sus propias creaciones, deléitandose de igual manera en crearlas y destruirlas, emulando la furia de Dios en aquel texto bíblico.

Mad God. 2021.
Mad God. 2021.

Combinando la curiosidad de Alejandro Jodorowsky con la magia y el misticismo, pero sin el simbolismo artificioso ni su estética colorida, Phil Tippett hila una narrativa en el sentido menos estricto: pronto perdemos la pista del aventurero que desciende a los infiernos siguiendo a una figura siniestra (que parece sacada de una versión darketa de La montaña sagrada de Jodorowsky) y que carga en sus brazos a una criatura recién nacida. ¿Cuál es el significado de una vida entre tanta miseria? Al dejar suelta su imaginación en un mundo de pesadilla, Tippett hace una reflexión sobre la vida posmoderna.

Su retrato de la miseria, la crueldad sin respuestas, la desesperanza y la frustración con una vida que pasa sin mayor recompensa que la muerte misma, y la búsqueda infructuosa en términos tan siniestros y exagerados que no podrían confundirse con la vida real, Tippett subraya la forma en que vivimos actualmente bajo estos términos. Me remite a la forma en que Karl Marx comparaba los mecanismos del capitalismo con el dios pagano de Moloch, ante cuyas fauces eran ofrecidas la sangre y sudor de la clase obrera.

Oscura tanto en su construcción estética como en su trama, Mad God es un filme que escapa a cualquier tipo de explicación lógica. Es una experiencia a la que es mejor que uno se entregue de lleno, apartando la mirada por momentos si es necesario.

Es un deleite que un creador como Tippett se entregue a los caprichos de su imaginación sin preocuparse por los límites impuestos por los productores o las audiencias. Mad God es desafiante en ese sentido: poco le importa lo que podamos entender o explicar, solo le interesa en hacernos sentir algo. El vasto mundo traído a la vida vale la pena ser atestiguado en la pantalla grande, donde lo inexplicable no está sujeto al botón de pausa y los horrores se hacen más grandes que la vida. Esperemos que algún día sea posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.