Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

La Chimera (BIFF 2023): sobre ladrones y tumbas (o retratos de bellas monstruosidades)

Escrito el 11 octubre, 2023 @JuanRod_52

Sección: Masters.

Dirección: Alice Rohrwacher.

Guión: Alice Rohrwacher.

Elenco: Josh O’Connor, Carol Duarte, Vincenzo Nemolato, Alba Rohrwacher & Isabella Rossellini.

Países: Italia, Francia y Suiza.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt14561712/

La Chimera. Dir. Alice Rohrwacher. 2023.

El mito griego de la Quimera describe a una criatura fantástica y aterradora, un híbrido que acechaba las regiones de Asia menor y cuya forma varía según la versión: cuerpo de león o de cabra, con una o tres cabezas, una cola reptiliana con movimiento felino, con o sin alas, que respira fuego y que tiene un apetito voraz. La gracia de la Quimera es que no puede ser definida en su totalidad, su monstruosidad es elusiva, y el carácter de sus partes es tan distinto que hace de su todo algo incomprensible y a la vez fascinante, por lo que también se ha convertido en un término para expresar aquello que obsesiona, los delirios demoníacos que nos persiguen en los sueños, las memorias que transitan entre nostalgia y las sensaciones que las palabras no pueden explicar. Es misteriosa, extrañamente hermosa y el título perfecto para la nueva película de Alice Rohrwacher.

En su cuarto largometraje de ficción, Rohrwacher, quien se está consagrando como uno de los grandes nombres del nuevo cine europeo, conjura un hechizo sobre la audiencia con un relato sobre las conexiones al pasado, la muerte y sus vestigios como un articulador de nuestras relaciones, retratando lo etéreo por medio de la curiosa e hipnotizante mezcla de formas y narrativas que hacen del filme una bella monstruosidad.

Situada en la Toscana italiana durante los años 80, la historia se presenta desde la perspectiva de Arthur (Josh O’Connor), un joven arqueólogo británico con un don particular para encontrar tumbas y miembro de una banda de ladrones que busca enriquecerse con las pertenencias pasadas de los muertos. Arthur no quiere dinero, sino encontrar un pasaje al más allá para reunirse con su amada Beniamina (Yile Vianello), quien lo persigue en sus sueños.

La fuerza envolvente de La Chimera reside en la libertad que Rohrwacher da a la historia para divagar por muchos espacios y en cada uno experimentar para encontrar formas singulares de convenir las sensaciones de alegría y melancolía, marcadas por un aire de misticismo. Se intercalan formatos de fotografía (35mm, 16mm y súper 16) para distinguir entre la realidad y lo onírico. Por medio de movimientos de cámara inexplicables, las imágenes invierten su posición en una sola toma y dan paso a secuencias con diferentes velocidades de cuadros por segundo (que contienen el encanto del cine mudo), como un montaje de asaltos a tumbas al ritmo de una canción electrónica. En una escena, dos personajes pueden estar conversando y de repente uno se voltea para romper la cuarta pared y continuar la conversación directamente con la audiencia. Después, aparecen trovadores que cantan proféticamente el destino de Arthur y sus amigos. Se habla en italiano, inglés, francés, portugués y hasta se inventa un lenguaje en señas, cada uno para guardar secretos que en otras lenguas no se pueden expresar. Sorprendentemente todo resulta en una armonía cautivante.

La película cuenta con una galería de personajes excéntricos y encantadores, sujetos que se rebuscan la vida en medio de la decadencia, la industrialización y el olvido, formando relaciones particulares con la muerte, lo sagrado y lo profano. Flora (Isabella Rossellini), la madre de Beniamina, decide permanecer en medio de un castillo en ruinas sin aceptar la muerte de su hija y esperando su regreso, acompañada por la despistada Italia (una dulce Carol Duarte), quien entrena para ser cantante mientras esconde a sus hijos de los ojos de la dueña del hogar. Pirro (Vincenzo Nemolato), el líder de la banda, es un hábil estafador y ladrón, cómodo con su lógica de que los objetos de las tumbas poco sirven a los muertos, por lo que lo esperan para llenarse los bolsillos de dinero.

Todos habitan un pueblo que ve su horizonte cambiar con la silueta de una planta nuclear, otra monstruosidad que va devorando la magia del lugar como un cementerio de lo oculto. En cada una de estas personas se encarnan las formas de concebir lo público y lo privado en relación con el pasado: ¿es la gracia de un objeto permanecer en el olvido o es la circulación lo que le da sentido? ¿La historia es de todos o de nadie?

Como centro de estas relaciones está Arthur, un vagabundo que transita por estos espacios y los observa con una sensibilidad única gracias a su don para relacionarse con las energías del pasado. O’Connor da una de sus mejores actuaciones, envestido en un fantástico traje blanco sucio, emanando una energía melancólica y juguetona, cuyas conexiones con lo invisible mueven sus fibras de la euforia a la cólera pura. En su mirada y voz se siente la conexión que tiene a estos objetos, su gestualidad expresa la sacralidad que cargan y se vuelve tan convincente que hace de la línea “No estás hecha para ojos humanos” un momento cinematográfico sublime.

La Chimera hace justicia a su título al alzarse como una criatura que hace de la mezcla una singularidad incomprensible en su totalidad, pero siempre fascinante. En su metamorfosis hay búsqueda por lo que no se puede definir y por las instituciones y sensaciones que escapan de las palabras. Solo las imágenes son acertadas para expresar y Rohrwacher las construye con destreza inigualable. Es una de las mejores películas del año y, como una quimera, se puede observar una y otra vez para encontrar nuevos sentidos, pero su gracia recae en su naturaleza elusiva y, por lo tanto, poderosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.