Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Jungle Cruise: un intento fallido por capturar la magia de la aventura

Escrito el 9 agosto, 2021 @alessandra_kr

Disponible en:

Dirección: Jaume Collet-Serra.

Guion: Michael Green, Glenn Ficarra, John Requa. Historia para la pantalla: John Norville, Josh Goldstein, Glenn Ficarra, John Requa

Elenco: Dwayne Johnson, Emily Blunt, Jack Whitehall, Jesse Plemons, Edgar Ramírez, Paul Giamatti, Verónica Falcón.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt0870154/

Dwayne Johnson como “Frank Wolff” y Emily Blunt como “Lily Houghton” en Jungle Cruise. 2021. Walt Disney Pictures.

Es todo un logro cuando tu película tiene a dos de los actores más carismáticos de Hollywood y es aburrida, ofensiva y francamente olvidable. Éste es el caso de Jungle Cruise, la más reciente propuesta de Disney que, después de postergarse un año, por fin salió en cines y Disney+ con pago extra para aquellos que quieran verla desde la comodidad (y seguridad) de su casa.

Inspirada en la atracción del parque de diversiones de Disneyland, ésta no es la única característica que comparte con Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl (Gore Verbinski, 2003), pues es evidente que Jungle Cruise toma de inspiración algunos de los tropos de esta cinta. También se distinguen “préstamos” de otras propuestas del género aventurero que ya son favoritas, incluyendo The Mummy (Stephen Sommers, 2001), Romancing the Stone (Robert Zemeckis, 1984) y Raiders of the Lost Ark (Steven Spielberg, 1981).

La historia inicia en Londres, Inglaterra a principio del siglo XX. La doctora Lily Houghton (Emily Blunt) utiliza a su hermano MacGregor (Jack Whitehall) de proxy para solicitar fondos a la Sociedad Británica para una expedición a las Amazonas en busca del árbol de la vida. La leyenda dice que éste tiene pétalos con poderes curativos. Después de burlas y la negativa, Lily y MacGregor emprenden su misión solos. Al llegar a Brasil contratan una embarcación local comandada por Frank Wolff (Dwayne Johnson).

Además de enfrentarse al empresario Nilo (Paul Giamatti en un papel desperdiciado), quien tiene su propia vendetta en contra de Frank, así como a las amenazas propias de la selva – pirañas, ríos salvajes, etc. – el trío tendrá que lidiar con el Príncipe Joachim (Jesse Plemons), quien busca el árbol de la vida para obtener su propia inmortalidad. Joachim crea una alianza con Aguirre (Édgar Ramírez), un conquistador del siglo XVI que fue condenado a vivir por siempre en la selva por su crueldad hacia los locales. Juntos van por Lily y compañía mientras peligrosamente se acercan a su objetivo.

Dwayne Johnson como “Frank Wolff”, Emily Blunt como “Lily Houghton” y Jack Whitehall como MacGregor Houghton en Jungle Cruise. 2021. Walt Disney Pictures.

La influencia de las películas mencionadas es tal que bien quedan las dudas si fue tributo o vil plagio. Tal y como lo vimos en la saga de The Mummy o en Romancing the Stone, la relación entre Lily y Wolff inicia rasposamente hasta evolucionar a una de respeto mutuo y amor. Como en The Curse of the Black Pearl, al centro de la historia está una maldición que condiciona no solo al archienemigo de los protagonistas – en este caso Aguirre, quien no aparece tanto en pantalla y más bien su amenaza es una abstracción – sino también al protagonista. El personaje de Lily es prácticamente una copia aspiracional de Evelyn Carnahan (Rachel Weisz en The Mummy). Los guiños y préstamos narrativos son muchos como para digerirlos fácilmente.

La película se favorece del carisma de sus dos protagonistas, pues además de compartir química, Blunt y Johnson son naturalmente agradables. Él con sus dad jokes que son típicas de los representantes en los juegos de diversiones, y ella con su habilidad por hacer todo llevadero, incluso diálogos sosos y piezas de acción aburridas. Plemons, por su parte, parece estar al tanto del tono de la cinta y ofrece una actuación exagerada y ridícula. La historia se hubiera favorecido de tenerlo más tiempo en pantalla.

Más allá de que la película excede en su duración, el principal problema sigue siendo la representación de los personajes locales. En esta historia, Lily llega a Brasil con su perspectiva de mujer blanca salvadora. Frank utiliza ventajosamente a las tribus del Amazonas: en ocasiones están ahí para perpetuar la imagen salvaje y espeluznante que ha sido explotada en el cine por años a favor de su negocio, y en otras son víctimas abusadas por los colonizadores del pasado. Ante todo, son constantemente cosificadas a favor de la historia y los personajes principales. El hecho de que Lily hable español en Brasil es la cereza en el pastel, ¿acaso la producción no hizo investigación básica sobre la región?

Edgar Ramírez como “Aguirre” en Jungle Cruise. 2021. Walt Disney Pictures.

Por su parte, mientras que el personaje de MacGregor fue sin duda establecido como el representante de Jonathan Carnahan (John Hannah en The Mummy), las bromas a cargo de Jack Whitehall coquetean con el racismo (muchos de sus comentarios me recordaron a los de Charlotte de Sex and the City [Michael Patrick King, 2008] cuando visita México). Su personaje es el estereotipo de británico elitista que se ve forzado a salir de su zona de confort al ir a un país subdesarrollado. Este personaje es un intento equivocado de traer comicidad a la de por sí comedia endeble.

Más allá de estas características reprobables, Jungle Cruise tiene un cambio de velocidad hacia la mitad de su duración. Se enfoca más en los diálogos chuscos y la relación entre Lily y Frank que en la misión que los une y las aventuras que viven. El enfrentamiento de ingenio y bromas entre ambos adormece el ritmo de la acción.

Jungle Cruise tenía mis expectativas altas. Desde su campaña de promoción eran evidentes las películas que intentaba replicar, y como fan acérrima del género, mi entusiasmo era vergonzosamente exagerado. No obstante, la ejecución es lamentable y el resultado es olvidable. Ni dos de las estrellas más magnéticas de Hollywood son suficientes para salvar esta historia aletargante y floja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.