Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Jinetes de la justicia: la reconstrucción psicológica del hombre

Escrito el 17 agosto, 2021 @Medichiello

Disponible en:

Dirección: Anders Thomas Jensen.

Guion: Anders Thomas Jensen.

Elenco: Mads Mikkelsen, Nikolaj Lie Kaas, Lars Brygmann, Nicolas Bro, Andrea Heick, Gustav Lindh, Roland Møller, Albert Rudbeck.

Países: Dinamarca, Suiza.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt11655202/

Jinetes de la justicia. 2021.

Tras el éxito de Another Round (Thomas Vinterberg, 2020), Mads Mikkelsen vuelve a la pantalla con Jinetes de la justicia, un thriller que navega más por el drama que por la acción, convirtiéndose en una sorpresa que se suma al barco de películas inesperadas del año, como Pig (Michael Sarnoski, 2021).

Otto (Nikolaj Lie Kaas) toma un tren que no suele coger tras ser despedido de su trabajo. Mathilde (Andrea Heick) y su madre toman el mismo tren debido a que les han robado las bicicletas. Las vidas de Mathilde y Otto se cruzan cuando este le cede el asiento a la madre.

De entre los acontecimientos posibles que empieza a vislumbrar Otto desde que entró en el tren y cedió su asiento, ocurre el más inesperado: un choque que deja muertos y heridos. Él sobrevive y se siente culpable por la muerte de la madre de Mathilde. Esto, junto a sospechas previas de un hombre extraño, se convierte en el incentivo para investigar el suceso y entender que no ha sido un accidente, sino un asesinato encubierto.

Otto llama a sus amigos informáticos, Lennart (Lars Brygmann) y Emmenthaler (Nicolas Bro), para que le ayuden a investigar el caso. Los tres se ponen en contacto con Markus (Mads Mikkelsen), marido de la difunta señora, para informarle sus conclusiones. Juntos forman un equipo para averiguar la veracidad de los sucesos y tomar la venganza por propia mano.

Jinetes de la justicia es vendida como una cinta cargada de testosterona, en la que la acción al estilo John Wick (Chad Stahelski, 2014) y un Mikkelsen cargado de mala leche son los principales atractivos. Pero Thomas Jensen sólo utiliza los elementos del cine de acción como excusa para lanzar una película lejos de lo que los adelantos nos hacen ver. La trama vengativa y la acción no son más que un trampolín para contar una historia de deconstrucción social donde los disparos y golpes pasan a segundo plano.

Jinetes de la justicia. 2021.

La historia está compuesta principalmente por cuatro hombres arraigados a una sociedad primitiva y machista de la que intentan huir, cada uno a su manera. Markus, un veterano de guerra que tiene problemas de ira y es un padre terrible, pretende mantenerse firme ante la pérdida y se ciega por la venganza. No obstante, se empieza a dar cuenta de la toxicidad de sus actos con la llegada de Otto, Lennart y Emmenthaler a su vida.

Todos tienen serios problemas que tratar. Otto lidia con la pérdida y la frustración, Lennart con sus inseguridades y enfermedades mentales, y Emmenthaler con el TOC y los traumas del pasado.

Durante su investigación, crean una familia en la que todos aprenden de todos. El filme llega a un punto en el que deja atrás toda ansia de venganza para centrarse en los detalles que ocurren en el hogar, dejando ver lo importante que es la salud mental y la liberación de juicios y estereotipos sociales. Aquí, la comprensión ayuda a mejorar una situación difícil y, los personajes van reformándose a sí mismos, dejando atrás las masculinidades tóxicas. La película se convierte en una historia que da valor a la salud mental por encima de todo.

Tras la acción acumulada en pantalla surge un discurso brillante sobre tomarse la justicia de forma individualista, y los riesgos que conlleva el ejercerla. Todo acaba siendo un ojo por ojo sin sentido del que los personajes se arrepienten. Esta filosofía no lleva a ninguna parte más que al dolor y el sufrimiento. La justicia a veces es injusta, truncada y/o sobornada, y muchas veces inútil y absurda. Jinetes de la justicia ofrece un debate interesante tras este mensaje.

La película es una grata sorpresa sobre la pérdida y las dificultades a la hora de gestionar las emociones, escuchar y comprender. Esperaba una cinta de acción satisfactoria y dolorosa gracias a sus golpes y disparos, pero ha terminado siendo una sorpresa por sus personajes, las relaciones que crean entre ellos y el amor profundo que acaban compartiendo todos.

Jinetes de la justicia brilla en los momentos emocionales más íntimos y duros, pero culmina en que cada personaje se desprende de sí mismo para avanzar, por mucho esfuerzo que ello suponga. Una de mis películas navideñas favoritas, aunque se haya estrenado en pleno verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.