Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Intensa Mente 2: entre ansiedades y cambios hormonales

Escrito el 3 julio, 2024 @CesarAndreZzZ

Dirección: Kelsey Mann.

Guión: Meg LeFauve, Dave Holstein y Kelsey Mann.

Elenco vocal: Amy Poehler, Maya Hawke, Kensington Tallman, Liza Lapira, Phyllis Smith, Lewis Black, Tony Hale, Ayo Edebiri, Adèle Exarchopoulos.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt22022452/

Intensa Mente 2. Dir. Kelsey Mann. Disney Pixar. 2024.

De entre todas las películas animadas que el estudio Pixar estrenó en el siglo XXI, Intensa Mente (Pete Docter, 2015) es posiblemente la que mayor potencial para secuelas tenía. En aquella galardonada obra, Docter exploró la angustia de abandonar el confort de la infancia al seguir las emociones de Riley, una niña de 11 años que navega una mudanza, una nueva escuela, las dinámicas conflictivas con sus padres y la presión de buscar su identidad. La posibilidades al explorar la mente humana son infinitas, por lo que cualquier camino que tomara el estudio para una secuela resultaba intrigante.

Con Intensa Mente 2, Pixar demuestra que aún tiene ases de creatividad bajo la manga al tratar a sus personajes y espectadores con respeto. La película muestra inicialmente que lo que mejor que hacen nuestras emociones es equivocarse, pues al activar el botón de la pubertad (presentado al final de la cinta original) detonan cambios en Riley, quien ahora tiene 13 años y, como típica preadolescente, no soporta ni a sus padres ni a sí misma, además de que tiene un sentido de la identidad básico e idealizado.

Cuando Riley acude a un campamento de hockey, las amistades pasadas, los anhelos del futuro y sus propias inseguridades salen a flote. Mientras tanto, las cinco emociones básicas en su cabeza se encuentran con nuevos compañeros: Envidia, Vergüenza, Ennui (aburrimiento) y, la más importante, Ansiedad. De esta manera, el debut cinematográfico de Kelsey Mann se convierte en una película con identidad propia, que si bien no llega al derroche de creatividad y sentimentalismo de la primera entrega, labra su propio legado como una cinta hilarante y reflexiva sobre la angustia existencialista de los adolescentes.

Mientras que en la primera película la reflexión principal hacía referencia a la aceptación de la tristeza como parte de la vida, aquí el foco se lo lleva Ansiedad como un histérico y ocasionalmente tierno antagonista que es vital para la supervivencia y adaptación socioemocional de Riley. Algo que la película de Docter logró y que Mann replica es mostrar que los procesos de adaptación y autodescubrimiento no son lineales, mostrando que nuestras emociones, y nosotros mismos, no aprendemos lecciones de vida ni hacemos cambios radicales de la noche a la mañana.

La película no es precisamente un relato sobre la mayoría de edad. En ese sentido, Turning Red (Domee Shi, 2022) es mucho más compleja sobre las tribulaciones físicas, emocionales y sociales de la adolescencia femenina. En cambio, Intensa Mente 2 es una reflexión apropiada sobre cómo funciona la ansiedad a nivel psicológico, diseccionando la compleja construcción del sentido de identidad humana como una entidad maleable que se enriquece de la aceptación de los fracasos, inseguridades y frustraciones.

El guion de Meg LeFauve, Dave Holstein y la misma Mann representa a Ansiedad como una entidad multifacética que puede actuar desde la pasivo-agresividad, la simpatía, el neuroticismo y la catarsis. Inevitablemente, este viaje se presta para la emotividad, dando un duro golpe de realidad tanto a jóvenes como adultos respecto a la manera en la que hacemos frente a la vida, cuestionando si pasamos más tiempo pensando en escenarios hipotéticos y asunciones de lo que deberíamos ser para complacer a otros que viviendo a plenitud en la realidad.

Del mismo modo, Mann hace de la joven un personaje fácil de apreciar. Aunque Riley no tiene tanto tiempo en pantalla, sus apariciones nos permiten dimensionar su personalidad, explorando temas comunes como la necesidad de pertenecer a un grupo de iguales y la inmadurez para afrontar problemas de relaciones interpersonales. Todo se muestra con una compasión tal que es difícil no empatizar con su camino para convertirse en la mejor versión de sí misma.

Lamentablemente, el resto de emociones nuevas no tienen suficiente tiempo para aportar algo sustancial más allá de interacciones cómicas con las cinco emociones primarias. Particularmente, Ennui, la versión francesa y pedante del aburrimiento, es una inclusión simpática e hilarante, incluso si se siente desintegrada del resto de la historia. Lo mismo ocurre con Vergüenza y Envidia, quienes más allá de despertar ternura por su llamativo diseño, poco o nada tienen que hacer en la historia.

Afortunadamente, las flaquezas de Intensa Mente 2 no son suficientes para opacar su despliegue de originalidad narrativa y audiovisual. La banda sonora de Andrea Datzman toca las teclas emocionales que la banda sonora de Michael Giacchino despertó en la primera película al emplear melodías sutiles que se balancean entre lo delicado y lo caótico como un reflejo de la interacción de las emociones. Asimismo, resulta afortunado ver a Pixar alternar estilos de animación en sus cintas, tal y como lo hicieron en Turning Red.

Intensa Mente 2 me parece un acierto porque se mantiene fiel a la esencia que hizo de la primera película un clásico y una de las mejores películas animadas del siglo XXI. Al final del día, Riley es una proyección de todos nosotros, pues su viaje interno y externo de moldearse a los inhóspitos cambios que le exige la vida muestra que somos una obra en constante construcción. Es una película que consuela sin ser condescendiente y que confronta de manera incómoda sin ser fatalista. Al trazar un mensaje emotivo, con oportunos momentos cómicos respecto a que ni la felicidad, ni la tristeza, ni la ansiedad definen quiénes somos como personas sino que forman parte integral de nuestra psiquis, la película alcanza niveles de madurez que en pocas veces vemos en el cine animado dirigido al público infantil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.