Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

I Saw the TV Glow: la nostalgia es un truco mental

Escrito el 8 julio, 2024 @CesarAndreZzZ

Dirección: Jane Schoenbrun.

Guion: Jane Schoenbrun.

Elenco: Justice Smith, Brigette Lundy-Paine, Ian Foreman, Helena Howard, Lindsey Jordan, Danielle Deadwyler, Fred Durst, Conner O’Malley, Emma Portner, Phoebe Bridgers.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt15574270/

I Saw the TV Glow. Dir. Jane Schoenbrun. A24. 2024.

Irónicamente, la nostalgia está de moda. Constantemente estamos añorando un recuerdo, una persona o hechos específicos de nuestro pasado como si épocas previas resguardaran un confort que ahora resulta ajeno. El fenómeno de “qué buenos tiempos eran aquellos…” da para estudios meticulosos, por lo cual es llamativo que una cinta tan peculiar como lo es I Saw the TV Glow capture la esencia traicionera de la nostalgia a través de múltiples metáforas brillantemente tejidas.

El segundo largometraje de Jane Schoenbrun es un espectáculo de terror surrealista adornado con luces neón que diluye la ficción con la realidad, siguiendo a personajes atormentados, incapaces de dejar atrás los autoengaños típicos de la nostalgia, sufriendo por lo abrumador del paso del tiempo y lidiando con el hecho de que nada de lo que ocurre en sus vidas miserables parece tener sentido.

Ambientada en un pueblito estadounidense en 1996, Owen (Justice Smith) y Maddy (Brigette Lundy-Paine) son los típicos marginados que en muchas películas son tratados desde el humor irónico hasta la humillación hacia sus personalidades disonantes. Sin embargo, aquí, la compasión apremia el lente de la dirección, observando a los adolescentes como nihilistas amargados, infelices por sus dinámicas familiares disfuncionales, un apático pueblo resignado a vivir en el pasado, un pobre sentido de pertenencia y luchas individuales con su identidad sexual.

El único confort que Owen y Maddy encuentran es reunirse a escondidas para ver un extraño programa televisivo de medianoche llamado The Pink Opaque (una clara parodia de Buffy the Vampire Slayer), el cual sigue a dos jovencitas con poderes psíquicos que unen fuerzas para afrontar villanos y resguardar la ciudad, siendo su principal archienemigo el “Señor Melancolía”. La obsesión con el programa lleva a que Owen y Maddy empiecen a cuestionar su realidad, pues una serie de acontecimientos perturbadores ocurren en su pueblo, llevando a que cada vez sea más difícil para ellos, particularmente para Owen, distinguir entre qué es parte de The Pink Opaque y qué es parte de la vida real.

Es notorio que Shoenbrun conoce de primera mano el nihilismo millennial, esa contradictoria sensación de querer hacer cambios en tu vida, pero tener demasiado miedo para llevarlos a cabo. Mientras en su primera película We’re All Going to the World’s Fair (2021) el tema central eran las crípticas comunidades virtuales que los jóvenes arman para sentirse menos solos en un mundo que los orilla al ostracismo, en I Saw the TV Glow el tema central es la nostalgia y cómo la añoranza del pasado es un escapismo mental para no confrontar que en el presente hemos dejado pasar oportunidades pensando que ya es “demasiado tarde” para actuar.

Transcurriendo a través de varios años, la película no se limita a su estudio de la nostalgia y la manera en que Owen y Maddy se apegan a un programa para despersonalizar sus problemas de la vida real. Más bien, la película explora la naturaleza ambigua de la identidad sexual, lo difícil que es asumir una identidad queer y lo fácil que es reprimirla para complacer las exigencias sociales, o aún peor, las internas formadas por la internalización del prejuicio.

En ese sentido, el terror se siente a través de lo inesperado, la confusión y el quiebre emocional de sus personajes. Como Maddy, Brigette Lundy-Paine evade el arquetipo de chica de apariencia gótica amargada gracias a su sensibilidad, sirviendo como una mentora emocional para Owen, quien, a la vez, batalla por encontrar su propio camino hacia la felicidad y el orgullo.

En la mejor actuación de su carrera hasta el momento, Justice Smith ofrece diferentes facetas de Owen, una figura que despierta tristeza e incomodidad por su ensimismamiento y pasividad ante la vida. Su interpretación es tan cruda como necesaria, pues proyecta la sensación de estancamiento y autosaboteo a la cual todos recurrimos de vez en cuando por la desconfianza de nuestras propias capacidades o el miedo a vivir con libertad.

Visualmente, la fotografía de Eric Yue ensambla un universo único, estimulando la vista con colores electrizantes. De manera astuta, la imagen y el formato juegan con la estética noventera de televisión, recordando a esos granulados programas que se veían en un formato cuadrado, no por una decisión estilizada de la dirección, sino porque era lo único que la tecnología ofrecía en ese momento. I Saw the TV Glow resulta hipnótica en su despliegue artístico y se complementa por la música apabullante de Alexander Giannascoli y la participación de artistas que transmiten el ensordecedor caos interno de los personajes.

Finalmente, Schoenbrun sabe que lo que hace a una película de terror una experiencia aterradora no son tanto los fantasmas y los monstruos, sino la humanización del dolor emocional y la sensación de no poder escapar de nuestra propia mente. I Saw the TV Glow tiene mucho estilo, pero es su sombría sustancia lo que destaca, usando metáforas brillantes para plantear una conmovedora y desoladora reflexión: la vida se puede pasar mientras añoramos épocas previas, recordando programas de televisión que ya no existen y personas que ya no forman parte de nuestra vida. Aun así, nunca será demasiado tarde para aprender a vivir en el presente y atreverse a cazar la felicidad propia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.